• Call Us Today! +0034 628 592 662
  • toniiraola@gmail.com

Archivo mensualabril 2015

culpa

La culpa, una sensación que por desgracia, he conocido yo, Antoni de Iraola.

Des del comienzo de la humanidad, a partir de la misma creación del primer hombre, Adán, la culpa y la victimización empezaron a formar parte del ser humano.

 

La primera culpa nació en Adán por haberle hecho caso a Eva y haber comido el fruto prohibido. Entonces, por culpa de adán comenzó a tapar su cuerpo; ya no podía mostrarse desnudo delante de su creador. Por culpa de Eva, dice la historia, Adán cayó.

Ahora bien; ¿dónde quedó la capacidad de Adán para decidir comer o no esa manzana?¿Fue Eva la victimaria y Adán la víctima?

Sin darse cuenta, el hombre comenzó a llenar ese Edén con culpables e inocentes, con victimas y victimarios y se predispuso a vivir y asumir culpas ajenas, transformando una vida de libre albedrío en una vida culpó gena llena de sacrificios, ritos y frustraciones innecesarios.

¿Qué sucede cuando una persona experimenta sentimientos de culpa?

Sufrirá privaciones. Dirá frases como:

  • No tengo tiempo para mí.
  • A mí sí me gusta lo que estoy haciendo, pero no vale la pena.
  • No lo puedo lograr, mi familia nunca pudo alcanzar este sueño.

Des del momento en que un obstáculo, bloquea tu sueño y afirmas que no tienes capacidad para llevarlo a cabo, vives con culpa. La culpa es la emoción más obstaculizadora en el camino de los anhelos y objetivos. La culpa te hará sentir que no eres merecedor de esos beneficios, que tu deseo es mucho para ti, y, en medio de un mundo en el cual cada ser humano trata de obtener ventajas y de aprovechar al máximo cada oportunidad, te sumergirás en la culpa, dejando que otros tomen lo que es tuyo y te pertenece.

“de noventa enfermedades, cincuenta son producidas por la culpa y las otras cuarenta, por la ignorancia.” (Anónimo)

Antoni de Iraola. Owner.

 

gente toxica

“No permitas que nadie tome el control de tu vida ni boicotee tus sueños “, evita la gente toxica. Antoni de Iraola.

 

Todos en algún momento de nuestras vidas, nos hemos encontrado con personas problemáticas (jefes, amigos, familiares, etc.)

 

En todo grupo humano, ¿Quién no se ha enfrentado con un manipulador que quería que hiciera todo lo que disponía, con un psicópata que se había predispuesto a hacerte la vida imposible, con un jefe autoritario que pensaba que podía disponer de su vida las 24 horas del día, con un amigo envidioso que celaba todo lo que hacia, incluso a que hora salía y entraba a su casa y con quién?

Muchas veces permitimos entrar en nuestro círculo más íntimo a los chismosos, a los envidiosos, a gente autoritaria, a los psicópatas, a los orgullosos, a los mediocres, en fin gente TOXICA, a personas equivocadas que permanentemente evalúan lo que decimos y lo que hacemos, o lo que no decimos y no hacemos.

Estas personas “ TOXICAS “, que potencian nuestras debilidades, nos llenan de cargas y frustraciones, nos impiden avanzar. Ellas, por cierto, saben todo lo que pasa en el ojo ajeno, pero se olvidan de ver lo que tienen en el propio.

 

“No permitas que nadie tome el control de tu vida ni boicotee tus sueños “, evita la gente toxica.

Procura conectarte con la gente correcta, confía en ti. Estas capacitado para hacerlo! Si tienes claro tu propósito y tus sueños, podrás tener el control de tus emociones y decidir a quién quieres elegir para que te acompañen en este trayecto denominado Vida. El problema surge cuando decidimos quien nos acompañará mucho antes de tener claro adónde queremos llegar.

El propósito de tu vida es tuyo y solo a ti te pertenece diseñarlo, las soluciones a todo están en ti. Desafíate cada día a más, a mucho más, habrá muchas personas que darán valor a tus sueños.

Otras menospreciaran todo lo que te propongas, mí consejo, no des crédito a ninguna de aquellas palabras o sugerencias que provengan de gente toxica, oídos sordos.

El que no se alegra de tus avances, de tus sueños, que diga lo que quiera. Tú prosigue hasta la meta, no te amarres a quienes no se alegran de tus éxitos, se libre de cada una de sus palabras, no idealices, no esperes nada de nadie. Proponte ser excelente, no te conformes con menos, pues está a tú alcance.

 

Aprendamos a negociar, pero no cedamos nuestros derechos, nos pertenecen. Disponemos de dos palabras todos los seres humanos y estas son imprescindibles, “Si “y “No “.

 

Ambas nos serviran de gran ayuda para resolver cualquier diferencia que podamos tener en nuestros vínculos interpersonales, pues vivimos inmersos en una sociedad, somos seres sociales y, por lo tanto, necesitamos aprender a relacionarnos de forma saludable. Convivir es difícil, pero os aseguro que se puede, sin gente toxica!

( Puntualizaremos con tal de dejar claro que  no quiero faltar a nadie, que la utilización del término “ toxico “ referido en si a personas físicas y a los efectos perjudiciales de estas sobre las demás personas del mundo, mediante conductas perjudiciales, no es un invento mío. Es a partir de la década de los 80, que se inicia a la utilización de esta expresión con referencia a las relaciones humanas, tanto en costumbres toxicas, relaciones toxicas, lideres tóxicos incluso organizaciones toxicas.)

 

Gracias de corazón a todos los “ Tóxicos “ que hacéis de mí, alguien mejor, día tras día!!!

Antoni de Iraola.

gente toxica