La culpa

Des del comienzo de la humanidad, a partir de la misma creación del primer hombre, Adán, la culpa y la victimización empezaron a formar parte del ser humano.

La primera culpa nació en Adán por haberle hecho caso a Eva y haber comido el fruto prohibido. Entonces, por culpa de adán comenzó a tapar su cuerpo; ya no podía mostrarse desnudo delante de su creador. Por culpa de Eva, dice la historia, Adán cayó.

“No permitas que nadie tome el control de tu vida ni boicotee tus sueños “, evita la gente toxica. Antoni de Iraola.

Todos en algún momento de nuestras vidas, nos hemos encontrado con personas problemáticas (jefes, amigos, familiares, etc.)

En todo grupo humano, ¿Quién no se ha enfrentado con un manipulador que quería que hiciera todo lo que disponía, con un psicópata que se había predispuesto a hacerte la vida imposible, con un jefe autoritario que pensaba que podía disponer de su vida las 24 horas del día, con un amigo envidioso que celaba todo lo que hora salía y entraba a su casa y con quién?

En todo grupo humano, ¿Quién no se ha enfrentado con un manipulador que quería que hiciera todo lo que disponía, con un psicópata que se había predispuesto a hacerte la vida imposible, con un jefe autoritario que pensaba que podía disponer de su vida las 24 horas del día, con un amigo envidioso que celaba todo lo que hora salía y entraba a su casa y con quién?

Muchas veces permitimos entrar en nuestro círculo más íntimo a los chismosos, a los envidiosos, a gente autoritaria, a los psicópatas, a los orgullosos, a los mediocres, en fin gente TOXICA, a personas equivocadas que permanentemente evalúan lo que decimos y lo que hacemos, o lo que no decimos y no hacemos.

Estas personas “TOXICAS “, que potencian nuestras debilidades, nos llenan de cargas y frustraciones, nos impiden avanzar. Ellas, por cierto, saben todo lo que pasa en el ojo ajeno, pero se olvidan de ver lo que tienen en el propio.

“No permitas que nadie tome el control de tu vida ni boicotee tus sueños “, evita la gente toxica.