Sentir Hondo. “Conducirse con honestidad, cumplir los compromisos, dar lo mejor de uno, darlo a fondo perdido. Y sobre todo, pararse a pensar”

Sintamos hondo, el bien no es un tema banal, acostémonos honrados y sobretodo, dignos.

No caigamos en los prejuicios y evitemos a los fanáticos que no quieren cambiar de opinión y no quieren cambiar de tema. Sentir hondo es ser conscientes de la realidad, en bastantes ocasiones, muy dura e injusta, también hierente, con desigualdades.Es implicarse, renunciar a muchas otras cosas, entre ellas, privilegios, es sufrir con alguien, es sentir satisfacción por lo que hacemos y damos, también por lo que recibimos.

Los sentimientos, son esenciales, y más hoy en día. Donde en nuestra vida personal, con sus satisfacciones y preocupaciones, nuestra memoria afectiva está muy presente y necesitamos de la ayuda de esta en multitud de ocasiones. Utilizar la palabra, y utilizarla bien, de manera no solo racional, sino también emocional. Conscientes de que hay palabras que hieren los sentimientos de formas irreversibles, debemos mostrar nuestra ternura y fragilidad sin miedo alguno, no hay nada que esconder.