• Call Us Today! +0034 628 592 662
  • toniiraola@gmail.com

Archivo mensualabril 2018

Insultos, fotos picantes y suplantación de identidad: además de todo tipo de delitos en las redes sociales hoy,comentarios difamatorios, injuriosos y calumniantes. Por Antoni de Iraola.

 

 

 

Una más que breve “ intro “ a un problema de muchos, que por desgracia hoy, es bastante frecuente y masivo.

 

Y es que ya hace muchos años, y se dé que hablo. Qué resto a la espera de ver como algunos que se dedican a verter falsedades en la red sobre algunos conocidos muy amigos míos y otros no tan amigos, en base a situaciones vividas, o dificultades que les han sobrepasado, como me sucedió a mí mismo ya hace más de 10 años, y así a otros miles, debido a la gran crisis de este país llamado España, en el que no existe manera, llegue a su fin.

 

Por eso, cada día, veo como todos estos amigos míos, incluido yo también, soportamos la malintencionada gestión, la desinformación y sobretodo, el daño enorme, que mediante la publicación de cosas que posiblemente fueron mal gestionadas, otras ciertas, pero que todas ellas al final se resolvieron, hoy más que nunca pueden afectarnos. Y es que utilizar todo ello, por querer dañar, y continuar insistiendo en aquello que ya sin duda, es más que pasado y se resolvió, lo único a que nos lleva, es a un cansancio excesivo.

 

Además, cabe decir, que si todo aquello que pone y se muestra en la red sobre muchos, y que en mi caso, fue causa y motivo de una gran crisis personal y una enorme depresión, y que una vez resuelta, a santo de que, yo personalmente continuaría con todos mis perfiles públicos e informaciones varias, así como publicaciones, cursos, conferencias y trabajos más que bien gestionados y retribuidos, además de mantener todos mis datos, actualizados y perfectamente detectables a día de hoy en la red, y no buscaría esconderme debajo de una piedra, como si hubiera matado a alguien, para que no me encontraran. Y la verdad, no tengo por que hacerlo y no voy a hacerlo.Quien trabaja conmigo, sabe como soy. Sabe lo capaz que soy, y sabe sin duda, el grado de profesionalidad y experiencia acreditable que consta en mi currículum. Permitiéndome a día de hoy, trabajar o haber trabajo, con los clientes que lo hago. Por cierto, mi participación, por que así fue en eliminalia, y de la cual no me arrepiento en absoluto, termino ya hace más de 4 años.

 

https://about.me/antonideiraola

http://www.antonideiraola.es

https://www.facebook.com/antoni.deiraola

https://business.facebook.com/byantonideiraola

Instagram, Twitter, etc…y alguno que otro, que me olvido ahora mismo.

 

” Pero la gran verdad de todo esto, es que sin duda hubo una vez en que me afecto mucho a mí, a mis amigos y sobretodo a mi familia, pero que gracias a hacer o intentar hacer las cosas sobretodo mucho mejor de lo que uno sabía, resolviendo antes de nada todas aquellas cuestiones pendientes, hoy nada de lo que es, sería posible, incluida mi vida actual”. llena de posibilidades y felicidad.

De aquí mi post de hoy. Dedicado a todos aquellos que alguna vez hemos sufrido o sufrimos esto. Pues es como las grandes crisis oídas por algunos des de la lejanía, de las que solo se sabe lo que es o son, cuando se sufre en propia piel. Todo y que al final, nada de todo ello, sea para tanto, eterno y al final, con el tiempo, se resuelva. Por qué como decía mi amado padre;

 

El tiempo pone a cada uno en su sitio, y para algunos de ellos, su tiempo, culmino! Arrancamos…

me sigues?

 

 

 

 

La red hoy.

 

De forma inocente o por puro desconocimiento, todo usuario de las redes sociales puede estar cometiendo delitos en su día a día que tienen graves consecuencias o podrían tenerlas en un más que breve y corto espacio de tiempo.

Lo sabías? Antoni de Iraola, te lo cuenta ahora mismo.

 

Suplantar una identidad, manchar la imagen de otra persona con una mentira, difamación o calumnia, incluso intentar utilizar contraseñas ajenas sin permiso son algunas de los prácticas que el Código Penal sancionará de forma más dura cuando entre en vigor su reforma el 1 de julio de este mismo año, y que ya a día de hoy son más que un delito, si son denunciadas estas actividades.

 

La mayoría de nosotros actúa en internet de la misma forma que en el mundo físico, y muchas veces compartimos contenidos o nos expresamos sin tener en cuenta las consecuencias que puede tener que en la Red, pues todo en esta, queda registrado y el alcance de un público potencialmente masivo.

 

Debes pensar y saber qué;

 

Lo que uno dice en un bar, o en una comida, suele quedarse en el bar o en la mesa de la comida. Lo que uno escribe en Twitter o sube a YouTube, facebook, bloc, foro etc… puede ser visto por millones de personas con independencia del momento y el lugar del mundo en que se encuentren.

 

Siendo todo perfectamente rastreable y llegando a saber des de donde se publica, quien lo publica y en qué momento lo publica. Todos fallamos, y en algún momento aquel que difama, también lo hace.

 

Además, con más frecuencia de lo que parece, muchos de los comportamientos que son habituales en las redes sociales pueden llegar a ser delictivos. Nos podemos meter en algún que otro problema con la justicia sin ser plenamente conscientes de lo que supone. 

 

“Véase hoy más que nunca, muchas de las situaciones vividas con el proceso en Catalunya”.

Puede parecer divertido y, además, no parece que le hagamos daño a nadie, ¿verdad? Nunca más lejos de la realidad.

 

 

 

Cogemos las fotos de un perfil de Facebook o Instagram y creamos una nueva cuenta en cualquier red social haciéndonos pasar por esa persona. Lo que en principio parece inocente, en realidad puede tener repercusión legal. Cuando esta suplantación de identidad se alarga en el tiempo y se llega a asumir como propia la identidad robada, haciendo creer al resto de los usuarios que el suplantador es la persona por la que se está haciendo pasar, tienes un problema: estás cometiendo un delito recogido en el Código Penal castigado con una pena de prisión de hasta tres años. Además de una enorme sanción económica.

 

Y es que no todo vale. Lo sabías?

 

Al igual que fuera de internet, en la libertad de expresión no cabe el insulto, ni las afirmaciones falsas, ni mucho menos las acusaciones de delitos (más aún si se formulan sabiendo de su falsedad para dañar la imagen de alguien), aunque se haga todo para protestar por una injusticia porque, en ese caso, podría ser el justiciero quien acabe cometiendo un delito.

La víctima de una situación injusta convertida en delincuente sin saberlo. ¿Por qué? Por realizar un comentario que puede perjudicar la imagen de otra persona. Si el objetivo de su ira es su expareja, los problemas son mayores y la condena puede tener más peso. El delito podría ser ya Penal.

Es lo mismo que ocurre con los comentarios vejatorios o denigrantes, aunque con un pequeño matiz que se incluirá muy pronto en nuestras leyes: y es que a partir del 1 de julio, con la entrada en vigor de la reforma del Código Penal, se despenaliza esta conducta salvo en los casos en los que dichos comentarios se viertan como venganza contra la ex-pareja, estos ya están penados, hoy.

Acusar a otro de haber cometido un delito – por ejemplo, decir que es un estafador, que dejo de pagar a alguien sin saber que aquello fue resuelto, que hace o deja de hacer cualquier actividad sin que para nada tenga que ver con esta des de hace más de 4 años, o que maltrata a su mujer -, sabiendo que es mentira o sin estar del todo seguro, también puede traerte muchos problemas: podrías estar cometiendo un delito de calumnias penado con hasta dos años de prisión en el caso de que se viertan con publicidad y una multa económica muy elevada (y no podemos pasar por alto que las redes sociales contribuyen bastante a ello).

 

En definitiva, cuidado con lo que haces, dices o públicas en la Red si no quieres tener problemas.

 

Y aunque parezca que nada tiene repercusión, lo cierto es que, cada vez más, la gente empieza a ser consciente de los derechos que tiene – que son los mismos que en el mundo real – y de las acciones judiciales que puede iniciar para hacerlos valer, y que muchas veces se emprenden, pues se está muy harto de ineptos e incompetentes que no tienen más faena que perder el tiempo intentando joder a uno o a el otro, en vez de mirarse al espejo y darse cuenta de lo inútiles que son, tanto ellos, como en la actividad emprendida.

Las leyes, que siempre van un peuqeño paso por detrás, empiezan ya a adecuarse de manera muy efectiva a este nuevo entorno, al mismo tiempo que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, con los cuales colaboro y he colaborado de manera muy intensa, y que cada vez persiguen con mayor eficacia este tipo de delitos telemáticos, además de resolverlos.

 

Ya ves, que como siempre, des de Antoni de Iraola, intentamos proporcionar algún que otro tema interesante y a poder ser de actualidad, pues nos gusta y mucho nuestro trabajo. No dudes en seguirnos si te apetece o a contactar con nosotros a través de nuestro e.mail provisional; toniiraola@gmail.com, resolveremos tu consulta lo más rápido posible. Seguimos!!

Feliz e increíble día a todos. Antoni de Iraola.

Owner www.antonideiraola.es