Reputación, ciberseguridad y fakes en la red, por Antoni de Iraola.

 

Redes sociales, desgaste, influencia y ciberataques. Menuda combinación.

 

Las redes sociales hoy, por su fuerza de desgaste e influencia, junto a los ciberataques, aumentan su capacidad destructiva en los modelos democráticos obsoletos del mundo tal y como lo conocemos, no acordes a la ley de la red hoy, y que amenazan la batalla electoral en España, y ahora mismo más que nunca en Catalunya, especialmente el próximo dia 21D, lo sabias?

 

 

En el caso de los procesos electorales futuros, el papel de las redes va a ser muy crítico. Se juntan muchos factores en un mismo momento. Por un lado el proceso independentista, que polariza a la sociedad y con mucha incidencia en lo económico y lo social, algo muy fácil de propagar por las redes. Y por otro lado, la situación de crisis económica que vivimos, y que continúa más acentuada hoy, bajo la aplicación del 155 por parte del gobierno y su oposición. Si a todo ello, sumamos la pérdida de identidad y rumbo en el que está Europa y en especial su ciudadania, y en especial España. Esto hace que se den las condiciones perfectas para que en unas redes sin filtros y con unas empresas dispuestas a ganar dinero, promover este tipo de  viralizaciones, sean demoledoras, poco democraticas y en muchos caso, muy dificiles de resolver.

 

“Nadie que trabaje en la red hoy, tiene dudas de que la ‘guerra digital’ ya está aquí “.

 

 

En esta guerra, en la que sin duda alguna, un buen informático es mucho más útil que un buen soldado. Y es que la escena internacional, dibuja ya un panorama de gobiernos y servicios secretos pugnando por los mejores informáticos del planeta “que están cotizadísimos” para reforzar sus filas de ataque, defensas digitales, y gestores brillantes de contenido y posicionamiento.

 

“Hay muchos gobiernos, no sólo Rusia o Europa, que se han preparado desde hace tiempo. Países como Corea del Norte o incluso Cuba, que tienen algunos de los mejores informáticos del mundo. Auténticos batallones dedicados exclusivamente a este tipo de cuestiones”.

 

 

Pongamos un ejemplo.

 

Si buscamos y observamos, veremos que en el equipo de Putin, está integrado por personal procedente de la antigua KGB. Y que en realidad libran la misma guerra de siempre, crear caos y más caos además de confusión ante el rival, que es lo que buscaba la KGB, pero ahora “llevándolo a un terreno digital”.

Y es que el objetivo ahora mismo, no necesariamente pasa por acabar físicamente con el rival, basta con “atacar su reputación", que es donde creo yo Antoni de Iraola, se van a librar muchas de las guerras, en el terreno de lo social para generar descredito y desconfianza hacia sus electores, y en mi caso, mis posibles clientes”, pues así lo padezco y lucho.

 

 

Hace un tiempo,Julian Assange provoco uno de los revuelos mundiales más sonados, al filtrar que la CIA, habia perdido el control de su principal software de ciberataque y que podría estar en manos de piratas informáticos de otros países. Si leemos detalladamente lo que publica, veremos que en su denuncia también incluyó la acusación de que los servicios secretos norteamericanos tienen la capacidad para espiar ordenadores, teléfonos o televisores inteligentes, dejando en evidencia que los servicios secretos habían quedado “obsoletos” y quebrados ante las nuevas coyunturas mundiales. Por eso, el reto de gestionar la reputación a la par de la ciberseguridad, parece imposible hoy.

" Pasar de hacer rentable la mentira, como comentábamos en nuestro anterior post, para convertirla en verdad en el gran negocio de la red presente y futuro. Solo es cuestión de tiempo ".

 

Hay que promover cambios que impliquen directamente a las empresas digitales por las que se expanden las noticias falsas para que contribuyan a frenar un fenómeno con una incidencia aún por descubrir pero ya predictiva:

 

 “Es cierto que no tienen códigos deontológicos que determinen sus contenidos o principios editoriales, pero sí tienen algoritmos, parámetros que se podrían adaptar para filtrar la verdad de la mentira. El problema es que todos quieren escurrir este debate porque saben que afectaría a su negocio y al rendimiento del mismo en sus cuentas corrientes, pues el tráfico por las redes y por tanto a su cuenta de resultados, dejaría de crecer, todo y que saben que esto socialmente será insostenible”, como ocurro en su día con los carburantes y la contaminación y ahora ya es perfectamente visible, bajo las nuevas tendencias del coche eléctrico, que ya aplastan a los de combustión.

 

Si te ha interesado este articulo, puedes seguirme semanalmente, mediante mis publicaciones.

Feliz e increíble semana  a todos!

@Antoni de Iraola