Efectos que tienen en nuestro cerebro el abuso de las nuevas tecnologías.

 

En los últimos años se han dedicado varios estudios a los efectos que tienen en nuestro cerebro el abuso de las nuevas tecnologías, especialmente la Red y las aplicaciones alojadas en nuestros terminales. Y ahora….

 

Basada en una auditoria publicada por la consultora TechHive, y en la publicación de varios informes en los que se hizo una recopilación de las trastornos psicológicos más comunes entre los usuarios de Internet de todo el mundo y especialmente en España ya hoy, des de www.antonideiraola.es nos hacemos eco de las enfermedades ya no futuras, sino presentes y mucho, que nos afectan o pueden afectarnos y que creemos tener controladas, nunca más lejos de la realidad.

Y es que en este informe podremos ver que la sociedad, cada día está más anulada y sobretodo, dependiente del abuso de las nuevas tecnologías y que ya anula, relaciones sociales, afectivas y crea multitud de conflictos entre todos las que las utilizamos…pero bueno, que tire la primera piedra todo aquel que no le ha sucedido algo similar a los breves apéndices explicados en este artículo de manera muy muy breve.

 

“sólo 8 breves consecuencias del abuso de las nuevas tecnologías, redes sociales y sus aplicaciones móviles en nuestros Smartphone “.

 

8-nuevas-enfermedades-psicologicas-causadas-por-internet-y-los-moviles-byantonideiraola

 

El síndrome de la llamada imaginaria.

Hasta el 70% de los usuarios de dispositivos móviles han sufrido alguna vez la alucinación de que su celular había sonado o vibrado sin que en realidad lo hubiera hecho. La explicación es que nuestro cerebro ha empezado a asociar al teléfono móvil cualquier impulso que recibe, especialmente si estamos estresados.
 
Nomofobia. 

Este término, derivado de las tres palabras 'no', 'móvil' y 'fobia', habla por sí mismo. Describe la angustia causada por no tener acceso al celular, y puede variar desde una ligera sensación de incomodidad hasta un ataque grave de ansiedad si este no funciona o no esta, cuando lo vamos a utilizar. Efectivamente, muchos son propensos a experimentar miedo al darse cuenta que su móvil no está donde debería estar.

Cibermareo.

Esta palabra fue acuñada en los años 90, cuando aparecieron los primeros dispositivos de realidad virtual. Hace referencia al mareo que sienten los usuarios de aparatos de realidad virtual, y que son parecidos a los que algunas personas sufren cuando viajan en un medio de transporte. Solo que permaneciendo inmóviles.
 

Depresión del Facebook.

Una de las patologías más grabes y que ya encabeza la lista de causas grabes causadas por las redes sociales hoy. Algunas personas se deprimen porque tienen muchos contactos en las redes sociales, otros por la falta de ellos. Lo más habitual es entrar en Facebook para alabar a los amigos, subir fotos o escribir sobre acontecimientos agradables. Pero los usuarios que pasan mucho tiempo en las páginas de redes sociales de otras personas suelen sentirse deprimidos por su vida cotidiana.

Dependencia de Internet.

Se trata de la necesidad enfermiza de estar todo el tiempo conectado a la Red. Puede llegar a afectar seriamente la vida privada y social de los adictos a Internet, y anularnos socialmente.

Dependencia de videojuegos en línea.

Esta dependencia está muy extendida sobre todo entre los más jóvenes. Recientemente, para rehabilitar a los que padecen esta enfermedad, se han creado varios programas consistentes en 12 fases, igual que la terapia de alcohólicos anónimos, pues es realmente muy muy grave.

Cibercondria.

Otro trastorno muy común. Los que lo sufren se convencen de que padecen alguna o varias enfermedades de cuya existencia se han enterado en Internet. El problema es que uno puede empezar a encontrarse realmente mal a causa del efecto nocebo, lo contrario al efecto placebo, por efectuar consultas en el buscador de tipo sanitario sin ser conscientes que lo mejor siempre es acudir al médico, sin duda alguna.

Efecto Google.

Es cuando nuestro cerebro se niega a recordar información como consecuencia de la posibilidad de acceder a ella en cualquier momento. ¿Para qué aprender algo de memoria si los buscadores nos permitirán encontrar cualquier dato cuando lo necesitemos? El problema es que esta enfermedad pueden padecerla no solamente los que no tienen ganas de memorizar, sino que todos los usuarios de Internet son susceptibles de sufrirla. Nos volvemos vagos e inoperantes y nos quedamos atontados delante de nuestras pantallas, sin ser conscientes que nuestras vidas avanzan y no precisamente en la dirección a mi pensar, correcta.

 

Solo fíjate en una acción…cuando andes por la calle, cuantas personas, hablan solas y otras graban mensajes de audio de manera consecutiva e ininterrumpida, y cuantos  ejercen un abuso de las nuevas tecnologías ?.

 

Cuantos van mirando el suelo y su Smartphone, sin prestar atención ni que van a cruzar una calle y lo que sucede a su alrededor. Otros muchos ya sea en el autobús, ave o avión, el silencio les invade y envuelve de manera fria. Las conversaciones han sido interrumpidas, las relaciones humanas enfriadas y la empatía eliminada de manera total entre unos y otros. Solo escuchamos el click, click de los teclados de los Smartphone, haciendo que el minimo ruido de una simple conversación telefónica o entre dos personas, se convierta en algo molesto, llevandonos para colmo, a buscar viajar en vagones silenciosos, accediendo a pagar un canon de tranquilidad.

 

Y solo son 8 de algunas de las cosas que nos suceden a nuestro alrededor a diario causadas por el abuso de las nuevas tecnologías…pero a mi parecer, son muy, muy graves…..espermos a ver que nos depara el futuro!!!

 

cerebro-byantonideiraola