No vales nada, sigue así!

Cuántas veces hemos oído, o nos hemos visto implicados en esta situación.

“Esto es así o así, si no te gusta, ahí está la puerta “ y es que no vales nada, sigue así. Situación muy común en tiempos de crisis como la actual, en la mayoría de grandes compañías y en diversos y variados cargos de responsabilidad de las mismas.
Y es que las relaciones de poder entre jefe-empleado, no son normalmente nada agradables y en la gran mayoría de casos, los objetivos establecidos no pueden ni son posibles llevarlos a cabo, y lo saben. Porque la realidad de hoy, supera con creces y claramente la ficción.

El carácter.

Resume la manera en la que esta persona reacciona habitualmente frente a una situación dada, en cierto tipo de circunstancia o coyuntura. Y la forma de expresar esta manera de reaccionar, es señalando que la persona posee tal o cual perfil, característica o inclinación.

El verdadero carácter se aprecia en los tiempos difíciles y nos es muy difícil aceptarlo, pero sabemos que las dificultades forjan un carácter, y de estas surgen siempre nuevas experiencias de vida.

Hay que interiorizar que sí podemos hacer las cosas, y tener confianza en nosotros mismos, es lo más importante, aunque siempre pasando de puntillas y rozando nuestra autoestima, sin volvernos sublimes y excelsos, ni locos en el intento.

La confianza

Es una hipótesis sobre la conducta futura del otro. Es una actitud que concierne el futuro, en la medida en que este futuro depende de la acción de un otro. Es una especie de apuesta que consiste en no inquietarse del no-control del otro y del tiempo.

Que fantástico concepto y que difícil de aplicar. Todos hablamos de ella, nos llenamos la boca exigiéndola a los demás, pero soltamos muy poca. Y es que en una sociedad tan cambiante como la que nos ha tocado vivir hoy, la confianza es un aspecto e igual a una actitud. No nos es suficiente decirlo o pensarlo, hay que demostrarla y darla. Todo y que, de 9 veces sobre 10, duden de nosotros.

Y es que en la era de la información, aquella que yo denomino de la desinformación y la sobresaturación del que, sin saber cómo ni el dónde, el volumen de datos que llegan a nosotros en formato de imágenes, noticias o chismes hacen que esta, la confianza, este terriblemente alterada en nuestro cerebro, y muy activa en cuanto a asimilar conceptos, ideas o pensamientos ajenos a nuestras experiencias y manera de ser.

Visitas comerciales hoy.

Visitar clientes hoy, es tan o más difícil que masticar y tragar virutas de hierro, sin hacerte daño.

Puedes ir bien vestido, oler perfectamente, tener las manos arregladas y sobrados conocimientos y experiencia, todo unido o mejor dicho lo que te define como un profesional y gran entendedor de lo que vas a ofrecer, sin dudarlo ni un minuto, para nada es suficiente.

Pero en marketing y comunicación, ya no hablemos de seo, grow hacker o hacking ético sin mencionar la muy buena gestión y posicionamiento de una compañía en la red o persona física, y en cuanto a el valor de tu trabajo, el valor de tus conocimientos y de tu experiencia, sin dudarlo ni un solo momento, puede restar nunca. Ver como prevalece el precio por encima de todo lo demás, pues es lo primero que mira quien recibe nuestra oferta, es muy muy decepcionante y desalentador. Y sí señores, esto es lo que a día de hoy sucede, sin duda alguna.

Esfuerzo

esfuerzo. (De esforzar).

Empleo enérgico del vigor o actividad del ánimo para conseguir algo venciendo dificultades.

Y es que en esta sociedad actual y que todos conocemos hoy, resultados sin esfuerzo no existen.

A diario vivimos multitud de circunstancias que nos obligan a estar atentos, exigirnos y andar perfilando la línea de lo imposible. Situaciones que nos ponen al límite de nuestra paciencia.

Actitudes aceptadas de los demás, incomprensibles al percibirlas, entendibles y dudosas al analizarlas. Pues querer algo, sin luchar por ello, sin control o volverse loco, es hoy un gran reto de nuestra sociedad.

Anteponemos los egos personales por encima de las actitudes y valores de las personas. Olvidamos que todos, absolutamente todos venimos del mismo sitio, y que terminaremos en el mismo sitio también, pudiendo ser la única diferencia entre nosotros, la distancia entre puntos o lugar de defunción esa nuestra única diferencia respecto al cómo y dónde.

La fortaleza digital

Hace nueve años y raíz de esta crisis tremenda que todos sufrimos y hemos sufrido de manera alguna, mi vida como la conocía dejo de existir. Y para muchos incluido yo, me pareció el final de todo, la carretera por la que circulaba había llegado a su fin. Un enorme muro, cerraba el camino que estaba andando con paso firme, y que al final no fue tan firme. Quede ciego de mente, visión y actitud. Mermado, indefinido y desplazado del mundo, que tampoco era real, lo real era lo que vivía, aunque no quisiera verlo. Pero por una circunstancia u otra más esta, mi vida laboral ya no comentar la personal, en las que habitábamos amigos, conocidos y no tan amigos y que fueron muchas personas, se difuminaron y mi trayectoria varia hacia lo que es hoy.

Por primera vez, me importo lo que se decía de mí o se escribía de mí en la red. Empecé a indagar, preocuparme y sin negarlo sufrir en propia persona lo que cientos de miles de personas y compañías sufren hoy en la red y en el mundo, la extorsión en la red y el acoso. Y todo se vino abajo, no existía fin, caía y caía.

Solo tres apuntes, enlaces o links, demolieron lo poco que me quedaba, pues dinero no había, y mi dignidad estaba por los suelos, así como mí estado de ánimo, pero fue mi reputación online la que se desmorono. Si ya de por sí, mi fracaso profesional, que hoy sin duda alguna veo, no como un fracaso sino como una aprendizaje inmenso e impagable con todo el dinero del mundo, cerro toda puerta a la calle relegándome a la discriminación más absoluta y a hacer hincapié en intentar resolver eso que nadie podía resolver y que hoy es tan difícil denominado el derecho al olvido, mediante la eliminación de alguna manera o formulación mágica, los enlaces, links o url que me estaban bloqueando mi vida profesional y ya no hablar de la personal.

Derecho al olvido, sin derecho.

Derecho al olvido, sin derecho.

Es un derecho relacionado con el Habeas Data y la protección de datos personales. Se puede definir como el derecho que tiene el titular de un dato personal a borrar, bloquear o suprimir información personal que se considera obsoleta o no relevante por el transcurso del tiempo o que de alguna manera afecta el libre desarrollo de alguno de sus derechos fundamentales. Como cabe apreciar, este derecho puede en ocasiones colisionar con la libertad de expresión.

Des de hace no más de 2 años, a raíz de la sentencia a favor del Sr.Mario Costeja en la que se ratificaba la victoria de este frente al buscador Google, en el famoso y muy interesante proceso sobre el Derecho al olvido en internet, reputación online, y en el que la sentencia resolutoria a favor del afectado, obliga por parte de la corte suprema de justicia a de Bruselas a la compañía Google Inc., a des-indexar el contenido publicado mediante varios enlaces de manera perjudicial a este señor en la red.

Reputación online y identidad digital.

Hoy, 20 años después, con cientos de aplicaciones y lo más importante, millones de usuarios en la red a diario nada más que unos 6.000 millones, todo aquello que nos mostraron, enseñaron y propusieron, para nada basta.

Los motores de búsqueda, robots TXT y las arañas que mueven la información en la red país a país aún que nosotros visualicemos un único buscador son tan complejos como que el 10% del CO2 que se genera en la atmósfera a diario lo causan los ordenadores de las principales redes que mueven todo esto.

Pues estas máquinas como así son, no solo posicionan, sino que también penalizan. Una web cargada de imágenes, efectos y vídeos sin un contenido preciso y unas keyborads lo más efectivas posibles, que indexen y puedan posicionar tu web como es debido, solo hará de tu inversión en adwords, una inversión deficitaria, a que un solo euro que te gastes euro que estarás tirando a la basura.

La estructuración web y su “content “es tan importante como el producto o servició que uno fabrica, compañía o taller ofrece, pero con un añadido que difícilmente podrás controlar sino haces las cosas como es debido, las críticas, alabanzas o descrédito en la red. Y este es un mal difícilmente controlable que si no se trabaja des del inició, el daño puede ser irreversible.

” En definitiva, tu reputación digital o la de tu compañía debe estar cuidadosamente gestionada y controlada”.

reputación online

Tener en tu equipo, compañía o proyecto un buen gestor de contenido especializado en SEO tendría que ser para este nuevo año que empezamos una prioridad tan importante como el gestor o fiscalista que gestiona y dirige tus cuentas. Pues este puede hacer con tiempo y un trabajo arduo sin duda alguna y de manera eficiente, que la reputación Online y tu identidad digital sea la deseada, minimizando costes y sacando el máximo rédito a los recursos propios.

” Protegerte, informar y posicionar, es tan importante como estar. Pues estar sin gestionar es un no estar”.

El futuro

La gestión de la Reputación Online, como así denominamos ahora mi trabajo, es un trabajo arduo, complejo y nada fácil. No es SEO, es mucho más. La utiluzación de los contextos y palabras adecuadas en los mementos justos y acordes a las tendencias, así como la máxima atención a los momentos y contextos actuales nos obliga a estar muy atentos, a leer y saber de muchas cosas.

Teniendo en cuenta que todo se está enfocando y canalizando a la red que es donde todos queremos estar, la competencia por el primer lugar está siendo feroz. Todo y que cabe decir, que no es en la mayoría de veces la mejor opción, sino que un tercer o cuarto lugar bien gestionado, nos puede permitir recibir el filtro de los demás que han querido comerse el mundo, haciendo que el poco sea mucho, y el mucho muy poco.

La Reputación Online al igual que en la vida la reputación personal y laboral, no se logra en un mes. Es el trabajo arduo y claro hacia un objetivo, sin moverse lo más mínimo del camino marcado, del futuro que anhelamos en este caso de lo que queremos se sepa de nosotros o nuestras compañías. ¡Me reitero, no es solo SEO, es mucho más! ¡Muchos o algunos diréis vahhh!!!, no creo sea esta una cuestión que abordar ahora. Aun que podría ser!.

¿Pero qué sucede si hoy te quedas sin trabajo? ¿Has tecleado nunca tu nombre completo en la red, tu DNI o tu nº de móvil? Sabes que datos existen sobre ti, ciertos o falsos en la red.

La dificultad de avanzar, de llegar al futuro que no es más que vivir el día a día con tranquilidad y armonía, pasa sin duda por la red, ya hoy.

Conviene empezar a pensar en todo esto y ser conscientes que la Reputación Online, mal gestionada, es tan dañina como la peor de las enfermedades, sabiendo que, en la mayoría de los casos, los tiempos no son nuestros, ni los podemos controlar nosotros, sino que dependemos de terceros y estos no solo deben ser gestores SEO, buscadores o clientes contentos o insatisfechos, con todo esto no basta.

Los trabajos que conocemos todos y que a día de hoy escasean, lo harán muchísimo más en un futuro inmediato. El pluriempleo y entre ellos ganarse la vida en la red, es ya una realidad. Y por ello y para ello, debemos reflexionar y pensar aunque sea un poquito en todo ello, pues podría ser, estuviéramos fuera, aunque muy dentro de ella, y nuestros resultados de búsqueda no fueran los deseados.

Alcanzar metas

Pero no nos engañemos, no sucede en el 80% de los que hacemos vacaciones, y ya no digo el 90%, algunos me dirían que eso no es verdad. ¿Y sabéis que les digo? ¿Serias capaz de irte de vacaciones dejando el móvil en un cajón, apagado? No, ¿verdad?…

Las metas no solo se fijan, sino que deben ser cumplidas y llevadas a término, sino entramos en otra cuestión y que ahora no es el caso, la decepción.

Acabamos el año, un año muy intenso, donde todos en nuestra humilde pero muy importante medida, hemos intentado dar lo máximo, cumplir, ser y estar en todos lados, cierto, ¿no? ¿Pero cuál era nuestra meta, aquello que pensamos y deseamos todos los mortales justo antes de las campanadas, del cambio al nuevo año numérico…reflexiona, te acuerdas?, si verdad!! ¿Lo has cumplido?, posiblemente no.

Nuevamente, el ciclo de la vida te vuelve a dar una nueva oportunidad, llega el fin de año y con él, la posibilidad de repasar todo lo sucedido y lo que no. Piensa, motívate y márcate una meta. Siempre asumible, realizable y que pueda satisfacerte enormemente. Pues si te das cuenta todo son ciclos vitales, que se repiten, en lugares posiblemente distintos o no, con personas nuevas o no, pero con unos valores que no tenías y aptitudes espero que aprendidas, en definitiva, una enorme experiencia adquirida, visión y actitud. Todo aprendido a lo largo del tiempo, de la vida vivida hasta este día.

Por eso, y sinceramente lo creo, debes marcarte una meta, no dos ni tres, sino solo una, debe ser algo importante para ti, reflexiona, no corras, no esperes a tres minutos antes de las campanadas, pues seguro que, si lo logras, tu vida será muchísimo más llena. Confía en ti!

Optimismo

Compartimos con los demás, una dimensión de la personalidad estable, garante inequívoco de la psicohigiene personal más absoluta, un producto de la interacción herencia-ambiente que incide en diversas facetas de nuestras vidas de manera muy favorable, y que nos ayuda adaptarnos al medio y sobre todo a ser capaces de transformarlo, superar y rehacerse sin obviar el infortunio o problema y a volver a construir, creando estrategias de acción con las que afrontar la realidad más inminente. Y lo tremendamente útil de todo esto, no es ser brutalmente optimista, pues aun que contribuye a un mayor bienestar personal como social, es el reto de transformar lo negativo en positivo, aprovechando su energía, lo que nos motiva. La dificultad y sus adversidades.

Si observamos a aquellos que creemos felices de cerca, veremos que es porque casi todo les hace feliz. Comparten objetivos, contagian felicidad. Debemos rodearnos inteligentemente de personas felices, que suman aspectos positivos a nuestras vidas, personas tónicas que contagia su fuerza interior, en definitiva, su positivismo y energía impulsiva.

Aléjate de los quejicosos que, des del derrotismo, evitan asumir responsabilidades. Los pesimistas deberían querer cambiar el mundo, pero no están contentos con lo que hay. Es más, podrían llegar a pensar que todo tiene arreglo, pero que nadie si no lo hacen ellos, lo va a intentar.

El pesimismo a mí parecer, es una dolencia del alma, por eso soy optimista, pero no sin perder el respeto al cambio y la más absoluta realidad de mí vida y sobre todo en los pesimistas.

Ser optimista es propender a ver juzgar las cosas en su aspecto más favorable, y no se debe confundir el optimista con aquel ingenuo que menosprecia la realidad.

¡Por qué la vida es demasiado corta como para perder el tiempo, y lo más importante, VIVIRLA!

La escritura

Firmamos cheques, apuntamos notas, en el lateral de nuestro diario o libreta de acciones, así como nuestras agendas. Enviamos mails, redactamos ponencias y presentaciones, enviamos cartas…si cartas. Aquello que antiguamente hacíamos cuando queríamos contactar con alguien, transmitirle sentimientos, decirle un simple te quiero o que estábamos bien. Ahora, las tecnologías nos permiten esta mensajería de manera instantánea, pero la verdad sea dicha, continuamos escribiendo de una manera u otra.

Face, twiter, watts, mesenger, Instagram…por todos lados la escritura es presente, mucho más de lo que somos conscientes y más aun de la fuerza que esta tiene.

Querer decir algo con una imagen es importante e impactante además que hay que escogerla muy bien, sino no llegaremos con nuestro mensaje. ¿Pero qué es lo que le da la fuerza? La escritura.

Esa frase o conjunto de palabras, silabas o monosílabas que enriquecen la luminosidad u opacidad de la imagen, haciéndonos reaccionar. Y es que, sin ella, la escritura, no seriamos nadie.

Por eso ahora más que nunca debemos cuidarla, mimarla, y sobretodo aplicarla correctamente. Pues al final, una de las pocas cosas que nos queda es el lenguaje escrito, la libertad de palabra y expresión, decir o apuntar aquello que anhelamos y pensamos.

Siendo esta al final, la única que si deja rastro de lo que hemos sido, hecho o dicho. Nuestra vida es lo que escribimos, sobre cualquier soporte, sobre nuestro espíritu, nuestra consciencia, grabando cada una de nuestras acciones de la vida. Ese inmenso e intenso devenir de situaciones que nos llevan de un lado a otro, con un final ya escrito, pero de prologo e historia por escribir.

No lo olvides nunca, la fuerza de la escritura, es tan poderosa como la energía solar, pues si estamos hoy haciendo lo que hacemos, posiblemente sea por que aprendimos cosas de otros que las escribieron. ¡Ahora te toca a ti!

La identidad corporativa o identidad visual (IVC).

En general la identidad corporativa incluye un logotipo / fotografía o elementos de soporte, generalmente coordinados por un grupo de líneas maestras que se recogen en un documento de tipo Manual Corporativo, presentación web, blog o perfil en las redes sociales.

Hoy en día la identidad corporativa tanto de compañía como personas físicas es realmente muy importante. Como bien se decía antes y se aplica mucho ahora, una imagen vale más que mil palabras, y nunca mejor dicho.

Pues podemos ser grandes conocedores de una materia, especialidad o técnica, pero sin una identidad clara y definida, enfocada en la dirección correcta, nuestra identidad y capacidades restaran de más valor ante todos aquellos que pueden necesitar de nuestros recursos, quieren saber de nosotros o simplemente necesitan informarse de algo o alguien.

No basta con estar, hay que ser y también parecer aquello que se es, con todo. Y más aún hoy en día, en medio de este inmenso cambio coyuntural, social y tecnológico en el que vivimos, donde la red supone el 70% de toda nuestra actividad, ya no presente, sino futura llegando a cuotas de más del 90% tanto para personas como corporaciones, y donde el no ser, conllevara no estar y no ser encontrado. Debemos aceptar que nuestra privacidad, ha de ser controlada, precisa y delimitada por nosotros, pero que el anonimato en la red como tal y en busca de estos objetivos anteriormente nombrados, es un error.

Hay que tener muy claro que debemos trabajar a largo plazo, ser pacientes y establecer unas pautas muy rigurosas sin desviarnos del camino ni un milímetro. Estar atentos a los cambios, nuevas tendencias y hábitos de consumo que se avecinan, pero sin volvernos locos. Un poco de algo es bueno y un atracón de mucho, casi seguro será fatal. (entiéndase esto, por estar en cientos de perfiles sociales y redes compartidas)

En definitiva, nuestra identidad, lo que nosotros mostramos sin decir nada que no seamos, será y es sumamente importante, pues no sabemos cuándo vamos a necesitar tirar de ella, y aun que nunca lo necesitemos, tened por seguro que esta, nuestra identidad corporativa, tanto de marca como personal, siempre nos estará ayudando de manera indirecta, sobretodo en nuestros logros y atribuciones personales y profesionales.

Comunica, pero hazlo bien.

Comunicación; del latín communicatio, onis1.

Actividad que consiste en intercambiar información entre dos o más personas pudiendo utilizar los medios existentes o de manera verbal y directa.

“Para comunicarse de manera efectiva, debemos darnos cuenta que todos somos diferentes en la forma que percibimos el mundo y utilizar el conocimiento como guía para nuestra comunicación “.

En este mundo, cambiante, que día a día nos obliga a evolucionar, estudiar, leer, aprender, enseñar y multitud de conceptos altamente estresantes, encontramos uno que de por si existe en nuestra vida siempre 24 horas, des de que nos levantamos hasta que nos acostamos, bien sea de una manera o de otra.

Miles y cientos de mensajes continuos en la publicidad, la calle, la gente, perfiles y redes sociales, bien sea Linkedin, Facebook, twitter, etc… informaciones e imputes sin control, imágenes y situaciones que todas ellas juntas suman o restan, pero la más importante comunican cosas, quieren decir algo, todas ellas junto a las palabras.

La vida es una enfermedad hereditaria, sexualmente transmisible, incurable y sobretodo, mortal. Hay que tener en cuenta, que vivir, es un milagro, por lo tanto; VIVID!!!

Debemos sentirnos razonablemente libres, mostrarnos independientes, permitirnos momentos de reflexión, vivir sencillamente y humildemente, disfrutando la amistad, ingredientes necesarios para una vida plena, una gran vida.
Cada día, cuando amanece, volvemos a nacer, es una nueva invitación a hacer, a ser, simple y llanamente a vivir.
Todo es intransferible, personal. Se presupone que con honestidad, nobleza, alegría y a poder ser con amor. Debemos elegir la forma, el lugar, con quien, de manera placentera y calmada o extenuante. Sorprendida o pausada. Pensada o precipitada. Gozosa o hiriente…en definitiva, agradecida o amargada.
Al final, llegaremos al día de nuestra partida, de dejar de estar, de morir. Habremos sido queridos, habremos sido amados, habremos disfrutado de las personas, de la naturaleza, y habremos hecho cosas por otras personas? No podremos ir en paz, orgullosos…satisfechos de esta, nuestra vida?…
Aunque si es cierto que la vida como el Jazz, necesita improvisación y de un sentido de urgencia permanente, pero también de que debemos priorizar.
Alguien dijo;
La vida es una enfermedad hereditaria, sexualmente transmisible, incurable y sobretodo, mortal.
Hay que tener en cuenta, que vivir, es un milagro, por lo tanto; VIVID!!!

“Solo el que posee humor, puede ver las cosas con claridad “.

La Sonrisa cuesta menos que la electricidad y da mucha más luz. (Proverbio Escoces) Hay que relativizar las cosas, empezar, reír ante el espejo, a buscar la carcajada pura. La sonrisa abre muchas puertas, es el lenguaje del alma. Es increíblemente bueno reírse con alguien, negativo reírse de alguien y terapéutico reírse de uno mismo,…

“ Ashley Madison ” y los 40 millones de datos privados publicados por el grupo de hackers “ Impac team “.

Viendo lo convulsas que están las cosas estos días en la Red, y más con la causa “ Ashley Madison ” y los 40 millones de datos privados publicados por el grupo de hackers “ Impac team “, me permito una breve pero certera reflexión;

Es muy importante podar las ramas de la conducta humana, y trabajar en las raíces de los valores, los paradigmas y las actitudes de los mismos seres humanos. Buscamos o deberíamos buscar ser personas sanas que no alberguemos dudas de nuestra identidad, aceptarnos con todos los defectos y las virtudes, implicados en nuestras vidas, motivados y empujados por proyectos a largo plazo, dotándolos de ideales, comprensivos con los demás, sobretodo cálidos y con capacidad para interpretar correctamente todas aquellas actitudes con los demás. No podemos despilfarrar la vida entre el miedo y el odio y por cierto; en las redes sociales hoy, miedo me da que muchas personas se transformen en dispersas y superficiales, dado que es lo que más se transmite a día de hoy, y por eso personas como yo trabajamos en lo que trabajamos, en el borrado de las mismas, pues lo único que visualizamos y percibimos se transmite es IRA, sea en forma de noticia, comentario, opinión o ataque.

Sentir Hondo. “Conducirse con honestidad, cumplir los compromisos, dar lo mejor de uno, darlo a fondo perdido. Y sobre todo, pararse a pensar”

Sintamos hondo, el bien no es un tema banal, acostémonos honrados y sobretodo, dignos.

No caigamos en los prejuicios y evitemos a los fanáticos que no quieren cambiar de opinión y no quieren cambiar de tema. Sentir hondo es ser conscientes de la realidad, en bastantes ocasiones, muy dura e injusta, también hierente, con desigualdades.Es implicarse, renunciar a muchas otras cosas, entre ellas, privilegios, es sufrir con alguien, es sentir satisfacción por lo que hacemos y damos, también por lo que recibimos.

Los sentimientos, son esenciales, y más hoy en día. Donde en nuestra vida personal, con sus satisfacciones y preocupaciones, nuestra memoria afectiva está muy presente y necesitamos de la ayuda de esta en multitud de ocasiones. Utilizar la palabra, y utilizarla bien, de manera no solo racional, sino también emocional. Conscientes de que hay palabras que hieren los sentimientos de formas irreversibles, debemos mostrar nuestra ternura y fragilidad sin miedo alguno, no hay nada que esconder.

La vida

  Hace no mucho tiempo, aprendí que la actitud ante la vida determina la existencia. “La actitud es más importante que los hechos “Y que no debemos defraudarnos a nosotros mismos por un resbalón o tropiezo, pues en realidad, somos el principal por qué y para qué de la existencia de esta, nuestra vida, tenga…

Un supervisor, a su subordinado.

Cuántas veces hemos oído, o nos hemos visto implicados en esta situación. “Esto es así o así, si no te gusta, ahí está la puerta “ Situación muy común en tiempos de crisis como la actual. Las relaciones de poder entre jefe-empleado, no son normalmente nada agradables y en la gran mayoría de casos, los…