La confianza. Por Antoni de Iraola.

La confianza

Es una hipótesis sobre la conducta futura del otro. Es una actitud que concierne el futuro, en la medida en que este futuro depende de la acción de un otro. Es una especie de apuesta que consiste en no inquietarse del no-control del otro y del tiempo.

 

Que fantástico concepto y que difícil de aplicar. Todos hablamos de ella, nos llenamos la boca exigiéndola a los demás, pero soltamos muy poca. Y es que en una sociedad tan cambiante como la que nos ha tocado vivir hoy, la confianza es un aspecto e igual a una actitud. No nos es suficiente decirlo o pensarlo, hay que demostrarla y darla. Todo y que, de 9 veces sobre 10, duden de nosotros.

Y es que en la era de la información, aquella que yo denomino de la desinformación y la sobresaturación del que, sin saber cómo ni el dónde, el volumen de datos que llegan a nosotros en formato de imágenes, noticias o chismes hacen que esta, la confianza, este terriblemente alterada en nuestro cerebro, y muy activa en cuanto a asimilar conceptos, ideas o pensamientos ajenos a nuestras experiencias y manera de ser.

Pero es que no puede ser de otra manera. O detenemos el tiempo, o seleccionamos y mandamos nosotros, si no, nos dejamos llevar al estrellato, pero no del triunfo, sino el de la ostia bien da.

 

No puedes ver la TV, si escuchas según que emisora o la misma gente de la calle, la desconfianza es la clave, y ya no hablemos de clientes o posibles clientes. Muchos de ellos, te alaban, te adoran, te admiran y también discriminan o “desconfían “sin antes preguntar, informarse o dirigirse a uno mismo para aclarar dudas.

Sea como sea, nuestra información en la red, debe ser clara, precisa y muy bien posicionada. Pues si hay una cosa cierta es que…

 “ preciso es considerar el pasado con respeto y el presente con desconfianza si se pretende asegurar el porvenir, protegiendo y cuidando sobre todo a día de hoy, nuestra reputación online” .

Antoni de Iraola.

confianza