• Call Us Today! +0034 628 592 662
  • toniiraola@gmail.com

La Intolerancia en la red hoy. Por Antoni de Iraola.

La Intolerancia en la red hoy. Por Antoni de Iraola.

La Intolerancia en la red que se respira últimamente en el ambiente, es sin duda un gran problema hoy. Lo sabías?

 

La evolución del ser humano camina ya dentro de uno de los temas más empoderados en éste siglo, la libertad de expresión e internet como medio vehicular para reflejar nuestras vidas, actitudes y desafíos ante la falta de relación con los más cercanos, afecto y otros aspectos más del ser humano, suplidos hoy por inmediatez y la breve satisfacción de un “ like “.

La Intolerancia en la red que se respira últimamente en el ambiente, es sin duda un gran problema hoy, un gigantesco y engorroso problema social, que ya no se avecina, sino que vivimos a diario.

Vivimos tiempos complicados donde una crisis económica, de identidad y de salud emocional nos come las entrañas, por lo que el EXPRESARNOS CON LIBERTAD resulta en última instancia un poco de aliento entre tanto caos político y social, sumado al identitario y una enorme falta de objetivos en los que perseverar. Pues la falta de estímulo, nos lleva al cambio excesivo y al gasto compulsivo, arruinándonos como personas y económicamente.

 

 

Y es justo por esa razón que multitud de foros, dónde logramos expresarnos o no, toman relevancia para nuestro día a día, vertiendo contenidos falsos, ciertos o medias verdades infundadas para dañar, en un espacio dónde se debería poder decir la verdad, para unos una y para otros otra, sin pensar en ser juzgados o minimizados se vuelven ahora el medio de comunicación con mayor alcance, llegando a afectar en la vida profesional de uno, y lo más relevante;

 

“La vida es larga, y en ella convive el fracaso, el éxito, la caída y la resurrección en muchos aspectos. Juzgar es fácil y aceptar difícil, pero cuando uno su mayor obsesión es el otro, es que tiene un enorme problema consigo mismo”.

 

Las redes sociales aportan a éste gran vacío emocional una posibilidad de ejercer un derecho de todos, dando el perfecto espacio para que cada quien se exprese de la forma que desee; sin embargo aunque seamos los mejores y más sinceros oradores o expertos en un tema, otros pueden obviarlo y criticar o decir injurias y calumnias, y esa es hoy la parte más complicada, y donde justo los lectores se fijan, sin atender a experiencias, actitudes, voluntades o situaciones vividas, cuestionando todo sin saber cómo se dice en España, “ de la misa la mitad “, por lo que el gran problema de hoy en la red para mí, es el de decidir hasta dónde queremos, llegar, leer y aveces escuchar.

Al final de todo el camino, el problema no radica en qué podemos o no decir ante el público que nos sigue, sino que es lo que nos interesa saber de los demás. E aquí lo que se pone en tela de juicio y que hoy más que nunca es el Talón de Aquiles de todos nosotros, sumado al conocimiento y con ellos, la tolerancia.

 

 

Des de Antoni de Iraola, cuando buscamos una de las definiciones que arroja la RAE sobre la tolerancia es “Respeto a las ideas, creencias o prácticas de los demás cuando son diferentes o contrarias a las propias” y aunque parezca algo simple de ejecutar, es uno de los valores universales más complicados de seguir, sobretodo en la red.

Si en algún momento han tenido curiosidad en saber las reglas del juego en redes sociales como Facebook, pueden consultar por ejemplo un apartado en la Declaración de derechos y responsabilidades de la red social, que habla sobre el respeto al derecho de otras personas y que no todas las publicaciones son del agrado de todos y por tal motivo tienen la posibilidad de denunciarla como no apropiado, dentro de los Principios de Facebook , y en el que su quinto párrafo menciona que todas las personas deben tener la libertad para forjarse confianza y reputación a través de su identidad y sus conexiones, por lo que podemos decidir a quién sí y a quién no agregamos en nuestra comunidad, entre muchos otros puntos.

Y tomo de ejemplo a Facebook como podría ser Instagram, ya que en varios estudios realizados nos confirman que ya somos el 59.9% internautas de la población total de España, de los cuales 9 de cada 10 de estos, se conectan a una red social, y que la mayoría, estos estudios nos dicen, que el 97% de todos ellos, pertenecen a Facebook.

 

Mucho se ha criticado sobre la libertad que arroja éste medio de comunicación y sin embargo lo complicado, como siempre, no es el medio, sino quién lo utiliza [y cómo lo utiliza].

Y en donde lo complejo se vuelve en que dicho respeto a las ideas, creencias o prácticas que se exponen ahí no son toleradas por muchos en mayor o menor medida. Volviéndose muy complicado gestionar la red propia, cuando el medio funciona para burlas, para amedrentar la privacidad de otros, para privar de la libertad y no respetar lo que al otro puede dañar, en simples palabras, cuando empieza a abundar lo que denominamos;

“¡CERO EMPATÍA CON LOS DEMÁS!”

 

Sin duda, si pintar de arcoíris tu fotografía de perfil en Facebook, si anunciar los asesinatos de mascotas en alguna zona en nuestro país, si hacer una denuncia de acoso laboral como la desaprobación del comportamiento de un conductor ya sin entrar en si hablar de política, religión, o ideologías contrarías a las nuestras o problemas de género son temas que para muchos son de suma importancia, para otros puedan exagerarlas, sacarlas de contexto, o verter contenido sin sentido, mientras para otros tantos resultan sumamente alarmantes y ofensivos, es justo dónde nos percatamos de la diversidad de pensamientos con las que nos topamos todos los días, y nos guste o no, el problema es la poca tolerancia, la crítica sin fundamentos y el no respetar el derecho de los demás.

Por la misma razón en la que alguien no está de acuerdo otra persona defiende con toda la pasión esa postura, sin caer en radicalismos, nuestra postura deberá ser de completo respeto por la libertad de pensamiento, mismo derecho que tenemos incluso al emitir nuestro opinión de manera educada, tolerante y previa información de lo que uno va a comentar y verter. El desconocimiento genera enfrentamientos y la ignorancia los multiplica.

Toda libertad de expresión comienza justo en el QUÉ haremos con esa información, si queremos ignorarla, si decidimos no participar en esos temas, si deseamos involucrarnos por completo o finalmente en que aceptamos ver en nuestras redes sociales. En definitiva, todo lo que se vive en estos medios es alimentado única y exclusivamente por nosotros, desde el amigo que aceptamos hasta la publicidad que nos logra impactar a través del algoritmo de la misma red, recuerda, tu eres el producto, no lo que ves anunciado, ellos te necesitan y harán todo lo posible por atraparte.

 

 

Y no nos olvidemos de esto que os digo;

 

“Que detrás de cada mensaje en las redes sociales siempre estará alguien de carne y hueso y así como las normas universales convergen para la buena convivencia entre seres humanos en el plano físico, de la misma manera se debería aplicar ya y sacar un código universal de la red valida  para el mundo, y no favoreciendo a unos y perjudicando a otros, para que la comunicación por las redes sociales, fuera mejor y sin duda, tolerante”.

 

Ya ves, que siempre intentamos proporcionar algún que otro tema interesante y a poder ser de actualidad, pues nos gusta y mucho nuestro trabajo. No dudes en seguirnos si te apetece o a contactar con nosotros a través de nuestro e.mail provisional; toniiraola@gmail.com, resolveremos tu consulta lo más rápido posible. Seguimos!!

Feliz e increíble día a todos. Antoni de Iraola.

Owner www.antonideiraola.es

 

 

Antoni de Iraola

Digital marketing Toni de Iraola Font & branding specialist, increased sales and reputation Online.