Identidad corporativa

 

Como bien define la Wikipedia, la identidad corporativa o identidad visual (IVC) es la manifestación física de la marca o persona de manera visual frente a los demás.

 

Esta hace referencia a los aspectos visuales de la identidad de una persona o de una organización. Esta identidad corporativa está relacionada directamente con los siguientes atributos: – Historia o trayectoria de la empresa / persona, proyectos y cultura corporativa y logros profesionales, es decir, cómo se hacen las cosas, se han hecho o hacia donde van.

 

En general incluye un logotipo / fotografía o elementos de soporte, generalmente coordinados por un grupo de líneas maestras que se recogen en un documento de tipo Manual Corporativo, presentación web, blog o perfil en las redes sociales.

 

Hoy en día la identidad corporativa tanto de compañía como personas físicas es realmente muy importante. Como bien se decía antes y se aplica mucho ahora, una imagen vale más que mil palabras, y nunca mejor dicho.

Pues podemos ser grandes conocedores de una materia, especialidad o técnica, pero sin una identidad clara y definida, enfocada en la dirección correcta, nuestra identidad y capacidades restaran de más valor ante todos aquellos que pueden necesitar de nuestros recursos, quieren saber de nosotros o simplemente necesitan informarse de algo o alguien.

No basta con estar, hay que ser y también parecer aquello que se es, con todo. Y más aún hoy en día, en medio de este inmenso cambio coyuntural, social y tecnológico en el que vivimos, donde la red supone el 70% de toda nuestra actividad, ya no presente, sino futura llegando a cuotas de más del 90% tanto para personas como corporaciones, y donde el no ser, conllevara no estar y no ser encontrado. Debemos aceptar que nuestra privacidad, ha de ser controlada, precisa y delimitada por nosotros, pero que el anonimato en la red como tal y en busca de estos objetivos anteriormente nombrados, es un error.

Hay que tener muy claro que debemos trabajar a largo plazo, ser pacientes y establecer unas pautas muy rigurosas sin desviarnos del camino ni un milímetro. Estar atentos a los cambios, nuevas tendencias y hábitos de consumo que se avecinan, pero sin volvernos locos. Un poco de algo es bueno y un atracón de mucho, casi seguro será fatal. (entiéndase esto, por estar en cientos de perfiles sociales y redes compartidas)

Identidad corporativa

En definitiva, nuestra identidad, lo que nosotros mostramos sin decir nada que no seamos, será y es sumamente importante, pues no sabemos cuándo vamos a necesitar tirar de ella, y aun que nunca lo necesitemos, tened por seguro que esta, nuestra identidad corporativa, tanto de marca como personal, siempre nos estará ayudando de manera indirecta, sobretodo en nuestros logros y atribuciones personales y profesionales.

 

identidad corporativa