300 Megas de subida y 100 horas de insomnio por culpa de internet. Trabaja tu reputación online.

 

 300 Megas de subida y 100 horas de insomnio por culpa de internet. Trabaja tu reputación online.

A mediados del siglo XIX, la prensa escrita europea informaba de los acontecimientos en el frente de batalla de la guerra de Crimea con varias semanas de retraso respecto a la fecha en la que ocurrían. Y era completamente normal. Y aunque los sucesivos avances tecnológicos permitieron evolucionar hasta el actual diario de papel que cuenta las noticias del día anterior, nunca nada llegaba a tiempo.

Posteriormente a la radio y a la televisión, que cuentan lo que pasa y pueden trasmitir en directo, pero que suelen tardar algún tiempo (horas al menos) en empezar a cubrir cualquier acontecimiento no previsto, les empezó a suceder lo mismo y les sucede aun hoy.

 

Pero apareció Internet. Y es que internet le ha dado, una vez más, una nueva vuelta a este fenómeno de la aceleración de la disponibilidad de la información, convirtiéndola en instantánea e inmediata sea el lugar que sea.

 

fortaleza digital

 

Hoy en día disponemos de herramientas como Twitter, donde la información está disponible desde el mismo momento en que se produce. Y, a menudo, trasmitida por los propios protagonistas o por testigos presenciales, saturan nuestros terminales. Y aunque mucha puede ser retrasmitida (retwiteada) por multitud de individuos que hacen que llegue en cuestión de segundos a amplísimas audiencias, nada parece ya imposible. ¿Cuál será el próximo paso? La verdad…ahora mismo no lo sé.

 

Es entonces cuando en este contexto, las respuestas corporativas habituales a las críticas, alabanzas o injurias y difamaciones en la red, son excesivamente lentas y del todo ineficaces, todas ellas previo paso por los consejos de administración o largas y aburridas reuniones que retardan la operativa y su respuesta. Para cuando se quiere reaccionar, para cuando se tiene la aprobación del departamento legal, o del de comunicación, o para cuando vuelve del fin de semana el responsable de la decisión suele ser demasiado tarde o ya simplemente, catastrófico.

 

Conclusión.

El entorno ciertamente es muy nuevo y trae nuevas y variadas reglas. Pero muchos de los principios permanecen, aunque parezca mentira. Además, siempre detrás de algo están las personas, sea un servidor, un host, una web o una noticia o chisme. Y es que la reputación online se construye con esfuerzo y dedicación durante mucho tiempo, no en dos días ni tres semanas. Necesitas un mínimo de 68/69 días hábiles para que aquello que se indexa sin coste alguno o mediante posicionamiento natural, aparezca en los primeros resultados. Y eso siempre si se hace bien, sino como mucho, estará en la memoria caché o el historial de tus búsquedas en la red, de nadie más. Pero esa información te puede arruinar con mayor facilidad y velocidad de lo que puedas imaginar y más, cuando se hace des de la vertiente informativa, difamatoria o injuriosa.

 

 

digital-marketing

 

 

 

Y es que la construcción de la propia identidad digital pasa por definir qué, cómo y dónde se va a comunicar en internet como primer paso. Por conocer y utilizar las diversas herramientas disponibles y ser conocedor de ella. Por ir construyendo esa presencia poco a poco. Por hacerlo relacionándote con terceros también presentes en internet, más menos relevantes. Y también por contar con la opinión que sobre nosotros generarán de forma natural otros fuera de nuestro control. Y aun que podemos ayudar a encauzarla, podemos interactuar con ella, podemos incluso contestarla cuando sea claramente falsa, lo que nunca podremos tener será el control absoluto. Y ahora ya, en nuestra era, la de la información o incluso desinformación por no querer saber y aprender, lo que ya no podemos hacer es ignorarla ni impedir que se publique o que tenga impacto directo en nuestra reputación online. Debemos dedicar esfuerzo a construir tu / nuestra propia identidad online, pues ya no es opcional. Es un acto de pura responsabilidad.

Y Si no lo haces, tu reputación online vendrá determinada exclusivamente sobre lo que opinen otros sobre ti.

 

 

reputacion online