El futuro y nuestra reputación online.

El futuro.

Según la concepción lineal del tiempo que tienen la mayoría de las civilizaciones humanas, el futuro es la porción de la línea temporal que todavía no ha sucedido; en otras palabras, es una conjetura que bien puede ser anticipada, predicha, especulada,postulada, teorizada o calculada a partir de datos en un instante de tiempo concreto. En la relatividad especial, el futuro se considera como el futuro absoluto o el cómo futuro del tiempo.

Y es que según nuestro ritmo de vida y nuestra forma de enfocarla, el futuro es hoy. No hay un más allá futuro, como mucho, un mañana como tal, y el día a día.

Como dice Simeone, partido a partido. ¡Pues nuestro espació, tiempo, actitud y forma de ver y estar en las cosas y los sitios, cambia como el tiempo, en nada!

Las cosas han cambiado señores, la vida está cambiando, nuestros trabajos están cambiando y debemos aprender a convivir con el cambio, la incertidumbre los nuevos acontecimientos que se avecinan, pero sin pensar más de lo estrictamente necesario, o no tendremos aquello que denominamos y anhelamos, el futuro.

Hace no más de 25 años o alguno más para que engañarnos. A todos nosotros nos educaron para pensar y proyectar sobre él. A mi parecer visto lo visto hoy, un enorme error. Pues no pensamos en lo que teníamos, sino en lo que íbamos a tener. Y al final el resultado para muchos no ha sido el esperado, sin duda alguna.

Mi especialidad, el Marketing corporativo y personal, es tan diferente de aquello que yo estudié y aprendí, que lo del marketing personal, me suena a prostitución encubierta y publica con reservas personales a la que se le delimitan y permiten en momentos puntuales los derechos adquiridos a lo largo de los años, cediéndolos a aquellos que quieren saber de ti. Muchas veces o la mayoría de veces sin nada a cambio, como poco o mucho unas críticas abiertas y mucha descomprensión en otras.

“Y es que todo en esta vida, siempre tiene un porqué”.

Todo en esta vida, tiene un porqué, y seguramente habrás oído que nada sucede por nada, y es verdad, te lo puedo asegurar por propia experiencia.

Cada momento que vivimos, des que nos levantamos hasta que nos acostamos, nos indica, enseña y avisa de acciones futuras que deberemos afrontar.

Nuestras vidas como las conocemos hoy, son veloces, muchas veces no sentidas y pocas veces disfrutadas. Multitud de acontecimientos ocurren a diario a nuestro alrededor sin darnos cuenta, y es por qué no estamos atentos aun que creamos que sí. Nos quejamos, divagamos y restamos hieráticos e inmóviles esperando algo que, si no salimos a buscarlo, no lo encontraremos, y que por sí solo no llegara. “oportunidades en general”.

“Y es que todo en esta vida, siempre tiene un porqué”.

Ataque de denegación de servicio al sitio web.

Ataque de denegación de servicio al sitio web.

En seguridad informática, un ataque de denegación de servicios, también llamado ataque DoS (siglas eninglés de Denial of Service) o DDoS (de Distributed Denial of Service), es un ataque a un sistema decomputadoras o red que causa que un servicio o recurso sea inaccesible a los usuarios legítimos. Normalmente provoca la pérdida de la conectividad de la red por el consumo del ancho de banda de la red de la víctima o sobrecarga de los recursos computacionales del sistema de la víctima.

Este tipo de ataques suceden cuando alguien, y en mí caso está perfectamente identificado, no quiere o intenta que no puedas avanzar, mediante el ataque al Login de tu acceso web, esperando que, mediante cientos de ataques repetitivos y continuados de manera sistemática, vulnerar y lograr el acceso a la misma, para hacerla caer o publicar según sus intereses.

La red, cara o cruz del éxito personal y condicionante en nuestra vida.

La red, cara y éxito de un condicionante en nuestra vida.

Somos lo que somos y vivimos donde vivimos, pero entre este ser y vivir, nuestras vidas navegan en un mundo tecnológico y muy real, que denominamos red.

No somos conscientes de la cantidad descomunal de datos que vertimos y compartimos en la red, des de que despertamos hasta que nos vamos a dormir. Incluso durmiendo, vertemos contenido e información a la red, a través de nuestros dispositivos móviles. Los cuales, se conectan en periodos controlados por nuestras aplicaciones de manera automática, diciendo donde estamos, si tenemos un correo o alguien esta interactuando con nosotros o quiere hacerlo a través de las redes sociales.

Identidad corporativa

Como bien define la Wikipedia, la identidad corporativa o identidad visual (IVC) es la manifestación física de la marca o persona de manera visual frente a los demás.

Esta hace referencia a los aspectos visuales de la identidad de una persona o de una organización. Esta identidad corporativa está relacionada directamente con los siguientes atributos: – Historia o trayectoria de la empresa / persona, proyectos y cultura corporativa y logros profesionales, es decir, cómo se hacen las cosas, se han hecho o hacia donde van.

En general incluye un logotipo / fotografía o elementos de soporte, generalmente coordinados por un grupo de líneas maestras que se recogen en un documento de tipo Manual Corporativo, presentación web, blog o perfil en las redes sociales.

Verdad o reto

Verdad o reto (también llamado Verdad o desafío, ¿La verdad o te atreves? en Colombia y a veces en Venezuela, Verdad o consecuencia en Argentina o Verdad o castigo en Perú)”‘ Verdad o atrevimiento”‘ en España es un juego en el cual los participantes eligen entre responder con sinceridad una pregunta, por lo general muy personal, o cumplir un desafío estipulado en ese momento.

Es que ser uno mismo, eso es autenticidad y eso es el Reto, y eso implica ser creíble. Por qué engañarse a uno mismo es patético y garantiza un resultado final catastrófico, más tarde o más temprano, serás descubierto, y perderás una oportunidad.

La resiliencia, actitud o virtud.

La resiliencia es la capacidad de los seres vivos para sobreponerse a períodos de dolor emocional y situaciones adversas. Cuando un sujeto o grupo es capaz de hacerlo, se dice que tiene una resiliencia adecuada y puede sobreponerse a contratiempos o incluso resultar fortalecido por estos. Actualmente, la resiliencia se aborda desde la psicología positiva, la cual se centra en las capacidades, valores y atributos positivos de los seres humanos, y no en sus debilidades y patologías, como lo hace la psicología tradicional.

Estamos inmersos en una época de muchos cambios en todos los aspectos de nuestras vidas, Todos absolutamente todos nos vemos inmersos en la vorágine de esta nuestra nueva sociedad, en plena transformación a partir de la entrada de las nuevas tecnologías, sus aplicaciones y consecuencias sobre todos nosotros a diario.

A diario uno se conecta a LinkedIn por no hablar de Facebook, y solo entrar en la página principal, aparecen cientos de mensajes, de fácil posteo y de sinergia continuista con lo que las personas de dicha red, percibe o quiere transmitir su estado de ánimo. Véase un ejemplo en;

Marca es el perfume que usas. Reputación es el olor que dejas.

Marca es el perfume que usas. Reputación es el olor que dejas.

Marca (en inglés brand) es una identificación comercial primordial y/o el conjunto de varios identificadores con los que se relaciona y ofrece un producto o servicio en el mercado.

Y es que llegar a identificar una marca frente a cientos de otras es sumamente difícil. Posicionar, remarcar y llevar a la excelencia la misma, disimulando errores y resaltando logros, van a la par.

¿Por qué fijarse en mí, si en esta misma plaza, 7500 marcas más, quieren destacar? ¿Por qué soy relevante?

Puedes tardar en construir una imagen de marca 10 años y destruirla en un día. O lograr en un día, gracias a un éxito reciente, una gran noticia o reconocimiento de alguien relevante por su notoriedad en la red, aquello que anhelabas en una mañana.

Felicidad (nombre femenino)

Felicidad (nombre femenino)

Felicidad.Estado de ánimo de la persona que se siente plenamente satisfecha por gozar de lo que desea o por disfrutar de algo bueno. (concepto subjetivo).

“la felicidad era el objetivo último del ser humano, y la riqueza (es decir, la propiedad libre e individual y absoluta), su principal baluarte”, por eso estamos como estamos. Causa, igual a consecuencia.

¿Y es que somos felices? La verdad, que responder a esta cuestión es tan difícil como detener el tiempo. Pero cabe decir que sentirse feliz a día de hoy, es posible.

A veces, muchísimas son las situaciones que nos pueden hacer creer felices, y otras pueden hacernos realmente serlo. No es solo una cuestión material, ni a mí parecer sentimental. Aunque ambas pueden combinar a la perfección en su justa medida, y en dosis no excesivas.

Y es que tengo un gran amigo, uno que vive lejos, y que por circunstancias muy especiales vivió momentos difíciles. Momentos de toma de decisiones, de cerrar puertas, de alejarse para reencontrarse y lo logró. Su travesía fue larga y difícil, pero su nueva visión de aquello que nosotros denominamos sociedad del bienestar, vista des de fuera, le defraudo por completo.

Lógicamente, pasado un tiempo, volví a verle. Y su expresión facial era completamente diferente, y aunque seguía siendo el, sus ojos brillaban, su expresión era serena, derrochaba una paz absoluta y una tranquilidad pasmosa. Indudablemente mí pregunta fue clara y concisa; ¿qué has hecho para estar así? Y su respuesta inmediata fue.

“Aceptar mí muerte en vida. Desprenderme de los superfluo, dejar las cargas, abrir mí mente y aceptar la situación vivida”. todo ello entre muchas otras cosas….claro está pero estas como principales.

Y es que una vez aceptas, comprendes y eres capaz de manera objetiva de aceptar tu situación, tu capacidad de volver a construir aumenta al 1000%. Construyes laboralmente, construyes afectivamente, construyes empáticamente, y abres caminos.Y sí, se que es filosófico, pero es real…

Toca reinventarse cada día.

Estamos ya a mitades de febrero, y en breve llegaremos a su fin, y con él nos acercaremos a la primavera. Cabe decir que está siendo un mes peculiar, de tirones y frenadas, de momentos en los que pensar y en que estos, nuestros pensamientos ocupan la mayoría de nuestro tiempo, y en los que observar acompaña nuestro pensamiento y condicionan sin duda nuestra manera de hacerlo.

Hablas con uno o con otro, y la palabra reinante es inseguridad. Y es que vivimos una época en que la inseguridad planea por encima de todas nuestras acciones, además que son multitud de noticias las que no alientan para nada el positivismo, ni a corto o medio plazo.

¡No miréis la tele, hacedme caso!

Muchos lo muestran en sus rostros, otras personas en sus acciones o aptitudes y hay quien inherente respira y anda con paso firme, temiendo desplazarse para un lado u otro, evitando caer con sensación de desequilibrio. Y es que da igual si tienes 29, 32, o 40 años, la edad empieza a no ser lo más importante, y si la aptitud o aptitudes ante las cosas. A todos nos ha tocado vivir ahora y en este tiempo, ni al vecino menos, ni a tu jefe más. Tenlo en cuenta.

Son momentos de aprender a controlar los tiempos, de saber ser paciente, de mirar objetivamente pensando en la realidad, dejando de lado la fantasía adquirida de niños, pero sin dejar de soñar, nunca.

No vales nada, sigue así!

Cuántas veces hemos oído, o nos hemos visto implicados en esta situación.

“Esto es así o así, si no te gusta, ahí está la puerta “ y es que no vales nada, sigue así. Situación muy común en tiempos de crisis como la actual, en la mayoría de grandes compañías y en diversos y variados cargos de responsabilidad de las mismas.
Y es que las relaciones de poder entre jefe-empleado, no son normalmente nada agradables y en la gran mayoría de casos, los objetivos establecidos no pueden ni son posibles llevarlos a cabo, y lo saben. Porque la realidad de hoy, supera con creces y claramente la ficción.

El carácter.

Resume la manera en la que esta persona reacciona habitualmente frente a una situación dada, en cierto tipo de circunstancia o coyuntura. Y la forma de expresar esta manera de reaccionar, es señalando que la persona posee tal o cual perfil, característica o inclinación.

El verdadero carácter se aprecia en los tiempos difíciles y nos es muy difícil aceptarlo, pero sabemos que las dificultades forjan un carácter, y de estas surgen siempre nuevas experiencias de vida.

Hay que interiorizar que sí podemos hacer las cosas, y tener confianza en nosotros mismos, es lo más importante, aunque siempre pasando de puntillas y rozando nuestra autoestima, sin volvernos sublimes y excelsos, ni locos en el intento.

La confianza

Es una hipótesis sobre la conducta futura del otro. Es una actitud que concierne el futuro, en la medida en que este futuro depende de la acción de un otro. Es una especie de apuesta que consiste en no inquietarse del no-control del otro y del tiempo.

Que fantástico concepto y que difícil de aplicar. Todos hablamos de ella, nos llenamos la boca exigiéndola a los demás, pero soltamos muy poca. Y es que en una sociedad tan cambiante como la que nos ha tocado vivir hoy, la confianza es un aspecto e igual a una actitud. No nos es suficiente decirlo o pensarlo, hay que demostrarla y darla. Todo y que, de 9 veces sobre 10, duden de nosotros.

Y es que en la era de la información, aquella que yo denomino de la desinformación y la sobresaturación del que, sin saber cómo ni el dónde, el volumen de datos que llegan a nosotros en formato de imágenes, noticias o chismes hacen que esta, la confianza, este terriblemente alterada en nuestro cerebro, y muy activa en cuanto a asimilar conceptos, ideas o pensamientos ajenos a nuestras experiencias y manera de ser.

Visitas comerciales hoy.

Visitar clientes hoy, es tan o más difícil que masticar y tragar virutas de hierro, sin hacerte daño.

Puedes ir bien vestido, oler perfectamente, tener las manos arregladas y sobrados conocimientos y experiencia, todo unido o mejor dicho lo que te define como un profesional y gran entendedor de lo que vas a ofrecer, sin dudarlo ni un minuto, para nada es suficiente.

Pero en marketing y comunicación, ya no hablemos de seo, grow hacker o hacking ético sin mencionar la muy buena gestión y posicionamiento de una compañía en la red o persona física, y en cuanto a el valor de tu trabajo, el valor de tus conocimientos y de tu experiencia, sin dudarlo ni un solo momento, puede restar nunca. Ver como prevalece el precio por encima de todo lo demás, pues es lo primero que mira quien recibe nuestra oferta, es muy muy decepcionante y desalentador. Y sí señores, esto es lo que a día de hoy sucede, sin duda alguna.

El horizonte.

El horizonte (del griego ορίζοντας, “orizonta”: limitar) es la línea que aparentemente separa el cielo y la tierra. Vista desde cualquier ángulo esta línea siempre aparece a la altura de los ojos del espectador. Esta línea es en realidad una circunferencia en la superficie de la Tierra centrada en el observador.

Arrancamos trimestre, legislatura, año laboral y el nuevo periodo escolar. Sin duda alguna ante nosotros y ante mí, grandes retos se avecinan, es momento de arremangarse, luchar y confiar en uno mismo.

Marcarse objetivos, definir estrategias y tener muy clara la línea a seguir para sin duda alguna lograr llegar ya no vencer, será nuestra tarea en todas nuestras facetas de nuestra vida amenos este trimestre que empezamos.

Esfuerzo

esfuerzo. (De esforzar).

Empleo enérgico del vigor o actividad del ánimo para conseguir algo venciendo dificultades.

Y es que en esta sociedad actual y que todos conocemos hoy, resultados sin esfuerzo no existen.

A diario vivimos multitud de circunstancias que nos obligan a estar atentos, exigirnos y andar perfilando la línea de lo imposible. Situaciones que nos ponen al límite de nuestra paciencia.

Actitudes aceptadas de los demás, incomprensibles al percibirlas, entendibles y dudosas al analizarlas. Pues querer algo, sin luchar por ello, sin control o volverse loco, es hoy un gran reto de nuestra sociedad.

Anteponemos los egos personales por encima de las actitudes y valores de las personas. Olvidamos que todos, absolutamente todos venimos del mismo sitio, y que terminaremos en el mismo sitio también, pudiendo ser la única diferencia entre nosotros, la distancia entre puntos o lugar de defunción esa nuestra única diferencia respecto al cómo y dónde.

La fortaleza digital

Hace nueve años y raíz de esta crisis tremenda que todos sufrimos y hemos sufrido de manera alguna, mi vida como la conocía dejo de existir. Y para muchos incluido yo, me pareció el final de todo, la carretera por la que circulaba había llegado a su fin. Un enorme muro, cerraba el camino que estaba andando con paso firme, y que al final no fue tan firme. Quede ciego de mente, visión y actitud. Mermado, indefinido y desplazado del mundo, que tampoco era real, lo real era lo que vivía, aunque no quisiera verlo. Pero por una circunstancia u otra más esta, mi vida laboral ya no comentar la personal, en las que habitábamos amigos, conocidos y no tan amigos y que fueron muchas personas, se difuminaron y mi trayectoria varia hacia lo que es hoy.

Por primera vez, me importo lo que se decía de mí o se escribía de mí en la red. Empecé a indagar, preocuparme y sin negarlo sufrir en propia persona lo que cientos de miles de personas y compañías sufren hoy en la red y en el mundo, la extorsión en la red y el acoso. Y todo se vino abajo, no existía fin, caía y caía.

Solo tres apuntes, enlaces o links, demolieron lo poco que me quedaba, pues dinero no había, y mi dignidad estaba por los suelos, así como mí estado de ánimo, pero fue mi reputación online la que se desmorono. Si ya de por sí, mi fracaso profesional, que hoy sin duda alguna veo, no como un fracaso sino como una aprendizaje inmenso e impagable con todo el dinero del mundo, cerro toda puerta a la calle relegándome a la discriminación más absoluta y a hacer hincapié en intentar resolver eso que nadie podía resolver y que hoy es tan difícil denominado el derecho al olvido, mediante la eliminación de alguna manera o formulación mágica, los enlaces, links o url que me estaban bloqueando mi vida profesional y ya no hablar de la personal.

Derecho al olvido, sin derecho.

Derecho al olvido, sin derecho.

Es un derecho relacionado con el Habeas Data y la protección de datos personales. Se puede definir como el derecho que tiene el titular de un dato personal a borrar, bloquear o suprimir información personal que se considera obsoleta o no relevante por el transcurso del tiempo o que de alguna manera afecta el libre desarrollo de alguno de sus derechos fundamentales. Como cabe apreciar, este derecho puede en ocasiones colisionar con la libertad de expresión.

Des de hace no más de 2 años, a raíz de la sentencia a favor del Sr.Mario Costeja en la que se ratificaba la victoria de este frente al buscador Google, en el famoso y muy interesante proceso sobre el Derecho al olvido en internet, reputación online, y en el que la sentencia resolutoria a favor del afectado, obliga por parte de la corte suprema de justicia a de Bruselas a la compañía Google Inc., a des-indexar el contenido publicado mediante varios enlaces de manera perjudicial a este señor en la red.

Reputación online y identidad digital.

Hoy, 20 años después, con cientos de aplicaciones y lo más importante, millones de usuarios en la red a diario nada más que unos 6.000 millones, todo aquello que nos mostraron, enseñaron y propusieron, para nada basta.

Los motores de búsqueda, robots TXT y las arañas que mueven la información en la red país a país aún que nosotros visualicemos un único buscador son tan complejos como que el 10% del CO2 que se genera en la atmósfera a diario lo causan los ordenadores de las principales redes que mueven todo esto.

Pues estas máquinas como así son, no solo posicionan, sino que también penalizan. Una web cargada de imágenes, efectos y vídeos sin un contenido preciso y unas keyborads lo más efectivas posibles, que indexen y puedan posicionar tu web como es debido, solo hará de tu inversión en adwords, una inversión deficitaria, a que un solo euro que te gastes euro que estarás tirando a la basura.

La estructuración web y su “content “es tan importante como el producto o servició que uno fabrica, compañía o taller ofrece, pero con un añadido que difícilmente podrás controlar sino haces las cosas como es debido, las críticas, alabanzas o descrédito en la red. Y este es un mal difícilmente controlable que si no se trabaja des del inició, el daño puede ser irreversible.

” En definitiva, tu reputación digital o la de tu compañía debe estar cuidadosamente gestionada y controlada”.

reputación online

Tener en tu equipo, compañía o proyecto un buen gestor de contenido especializado en SEO tendría que ser para este nuevo año que empezamos una prioridad tan importante como el gestor o fiscalista que gestiona y dirige tus cuentas. Pues este puede hacer con tiempo y un trabajo arduo sin duda alguna y de manera eficiente, que la reputación Online y tu identidad digital sea la deseada, minimizando costes y sacando el máximo rédito a los recursos propios.

” Protegerte, informar y posicionar, es tan importante como estar. Pues estar sin gestionar es un no estar”.

El futuro

La gestión de la Reputación Online, como así denominamos ahora mi trabajo, es un trabajo arduo, complejo y nada fácil. No es SEO, es mucho más. La utiluzación de los contextos y palabras adecuadas en los mementos justos y acordes a las tendencias, así como la máxima atención a los momentos y contextos actuales nos obliga a estar muy atentos, a leer y saber de muchas cosas.

Teniendo en cuenta que todo se está enfocando y canalizando a la red que es donde todos queremos estar, la competencia por el primer lugar está siendo feroz. Todo y que cabe decir, que no es en la mayoría de veces la mejor opción, sino que un tercer o cuarto lugar bien gestionado, nos puede permitir recibir el filtro de los demás que han querido comerse el mundo, haciendo que el poco sea mucho, y el mucho muy poco.

La Reputación Online al igual que en la vida la reputación personal y laboral, no se logra en un mes. Es el trabajo arduo y claro hacia un objetivo, sin moverse lo más mínimo del camino marcado, del futuro que anhelamos en este caso de lo que queremos se sepa de nosotros o nuestras compañías. ¡Me reitero, no es solo SEO, es mucho más! ¡Muchos o algunos diréis vahhh!!!, no creo sea esta una cuestión que abordar ahora. Aun que podría ser!.

¿Pero qué sucede si hoy te quedas sin trabajo? ¿Has tecleado nunca tu nombre completo en la red, tu DNI o tu nº de móvil? Sabes que datos existen sobre ti, ciertos o falsos en la red.

La dificultad de avanzar, de llegar al futuro que no es más que vivir el día a día con tranquilidad y armonía, pasa sin duda por la red, ya hoy.

Conviene empezar a pensar en todo esto y ser conscientes que la Reputación Online, mal gestionada, es tan dañina como la peor de las enfermedades, sabiendo que, en la mayoría de los casos, los tiempos no son nuestros, ni los podemos controlar nosotros, sino que dependemos de terceros y estos no solo deben ser gestores SEO, buscadores o clientes contentos o insatisfechos, con todo esto no basta.

Los trabajos que conocemos todos y que a día de hoy escasean, lo harán muchísimo más en un futuro inmediato. El pluriempleo y entre ellos ganarse la vida en la red, es ya una realidad. Y por ello y para ello, debemos reflexionar y pensar aunque sea un poquito en todo ello, pues podría ser, estuviéramos fuera, aunque muy dentro de ella, y nuestros resultados de búsqueda no fueran los deseados.