El carácter.

El carácter.

Resume la manera en la que esta persona reacciona habitualmente frente a una situación dada, en cierto tipo de circunstancia o coyuntura. Y la forma de expresar esta manera de reaccionar, es señalando que la persona posee tal o cual perfil, característica o inclinación.

El verdadero carácter se aprecia en los tiempos difíciles y nos es muy difícil aceptarlo, pero sabemos que las dificultades forjan un carácter, y de estas surgen siempre nuevas experiencias de vida.

Hay que interiorizar que sí podemos hacer las cosas, y tener confianza en nosotros mismos, es lo más importante, aunque siempre pasando de puntillas y rozando nuestra autoestima, sin volvernos sublimes y excelsos, ni tampoco locos en el intento.

Gustémonos de la elegancia personal, la seguridad y aplomo, y saber pasar por la guillotina cuando es debido, sin perder la cabeza. Mantengamos siempre los pensamientos positivos y esperanzados, y apliquémonos el lenguaje positivo, optimizador, apoyado en los valores y virtudes incontestables sumado a las experiencias vividas, las cuales pueden guiarnos en el camino a andar.

Hay que adquirir comportamientos y hábitos incomprendidos por muchos, y desconocidos por otros, que nos hagan merecedores del reconocimiento al final y nos congratulen no para, sino a nosotros mismos.

¡Solo así lograremos el objetivo definido, ser auténticos y lo más importante, sentirnos vivos!

Carácter