Comunica, pero hazlo bien. Por Antoni de Iraola.

Comunicación; del latín communicatio, onis1.

Actividad que consiste en intercambiar información entre dos o más personas pudiendo utilizar los medios existentes o de manera verbal y directa.

“Para comunicarse de manera efectiva, debemos darnos cuenta que todos somos diferentes en la forma que percibimos el mundo y utilizar el conocimiento como guía para nuestra comunicación “.

En este mundo, cambiante, que día a día nos obliga a evolucionar, estudiar, leer, aprender, enseñar y multitud de conceptos altamente estresantes, encontramos uno que de por si existe en nuestra vida siempre 24 horas, des de que nos levantamos hasta que nos acostamos, bien sea de una manera o de otra.

Miles y cientos de mensajes continuos en la publicidad, la calle, la gente, perfiles y redes sociales, bien sea Linkedin, Facebook, twitter, etc… informaciones e imputes sin control, imágenes y situaciones que todas ellas juntas suman o restan, pero la más importante comunican cosas, quieren decir algo, todas ellas junto a las palabras.

El gran e inmenso volumen de información que recibimos así como el que emitimos, es imposible de por sí asimilarlo o gestionarlo correctamente, sino establecemos premisas, orden de prioridad y lo más importante, objetividad.

Escribir por escribir, enviar y reenviar, por el mero hecho de la inercia que todos llevamos, no nos vale. Esto no es comunicar. Es idéntico a decir que 1+3=8, y es un error enorme, pues recuperar luego lo perdido, es altamente costoso en tiempo y trabajo, ya no solo en dinero.

Debemos tener en cuenta que a veces el silencio, comunica mucho más que las palabras, debemos escucharlo, pues se oye, haciendo que todo lo demás en si sea ruido, y el ruido, no es comunicación, sino ruido.

Las palabras principal medio de comunicación pero no el único, existe en nuestras vidas, para hacernos diferentes de los animales. Estas ensalzan, discriminan o destruyen de la misma manera que las guerras. Por lo que medirlas, controlarlas y aplicarlas a los medios justos y necesarios en los contextos precisos, harán de nuestra comunicación, una comunicación certera y precisa, llevándonos como no a llegar a nuestro objetivo y quien sabe, si luego la suma de muchos otros factores al éxito comercial, personal o reputacional.

Comuniquemos pensando, de manera sensata e integra. Digamos verdades no medias verdades escondiendo aquello que nos avergüenza o resta en nuestras vidas, pues todo absolutamente todo, suma.

Pero comuniquemos bien! Antoni de Iraola.

Comunicación