Reflexiones no atendidas, principal causa de la perdida de confianza

Abres la ventana y todo esta diferente. La cierras, y de inmediato ha sido modificado todo de nuevo. No existe un momento igual, aunque si parecido. Y es así como vivimos hoy. Movimientos constantes, de ir y venir, de avanzar y retroceder, de pensar en atacar o de reservarse para momentos mejores. Estamos como el tiempo, o parecemos políticos ofuscados y perdidos en prácticas destructivas que involucionan hasta el caos, donde se mezcla lo personal y lo profesional, con tal de llegar. Pero a dónde? Y la cuestión es; Que debemos hacer?. Lo hacemos bien?. O si gustaremos a los demás. Ejemplos muy simples y amenos pero que conviven con nosotros a diario, pues al final todos somos marcas y todas las marcas son personas, pues las marcas las hacen personas y las gestionan personas, para que al final, vivan de otras personas y así el mayor tiempo posible.

Y la verdad, todo este cumulo de sensaciones a flor de piel nos lleva a la reflexión, bueno a la reflexión. Básicamente a una conclusión muy simple. Si quieres generar confianza y que tú, tu marca o compañía avance, debes anticiparte. Propón soluciones antes de que lleguen los problemas. Sé más rápido que ellos, luego ya venderás. Esa es la mejor forma de generar confianza en tu interlocutor, siendo más rápido que la realidad. Difícil verdad? Muchísimo.

De ello dependerán tus capacidades cognitivas y de atención respeto al sistema y maneras de vivir de hoy. Y si vas por delante de la realidad, te convertirás en alguien imprescindible y tu marca también, en cambió si vas por detrás estas abocado a la queja, a la perdida de ventas, a la no captación de posibles clientes, a la involución y retroceso a la muerte comercial.

Como solucionar estos inconvenientes o pequeñas piedras en el camino que pueden llevarte al barranco, al despeño de tus opciones, en definitiva a la quiebra personal o de tu compañía? Hay que cumplir lo que se promete, dando seguridad al cliente, y sobretodo estando siempre al otro lado, nunca lejos. Las personas, las marcas o las compañías, buscan garantías y más hoy.

Por eso es de vital importancia establecer una política en nuestra compañía de posibles devoluciones y atención de quejas a los clientes, pues las quejas son el “Cáncer “de la mayoría de las compañías y el descontento masivo y continuado donde se reflejan nuestras acciones erróneas en nuestros clientes, y la primera causa de cierre de miles de estas compañías.

Y si parece obvió lo que digo, sabes tú realmente cómo actuar cuando esto sucede? Sabes de manera cierta que tu cliente ha quedado satisfecho y se siente atendido correctamente, provocándole el deseo de volver a confiar en ti y tu compañía o marca. Reflexiona!.

Una reclamación, es uno de esos momentos en los que se comprueba hasta donde llega la excelencia en el trato con el cliente y hasta qué punto, uno, una marca o una compañía está orientada hacia la satisfacción de sus clientes. Por eso, es de vital importancia, establecer una política de devoluciones adecuada a nuestra actividad, de manera transparente y que aporte seguridad y confianza al cliente, de lo contrario no avanzaremos.