La nueva revolución industrial silenciosa

Terminamos Febrero y con el damos paso a Marzo y a la más que probable llegada de la primavera.

Días más largos, temperaturas más suaves, en definitiva, mejor  ambiente y predisposición a todo, un estado de ánimo nuevo en la gente, en general.

Llevamos un invierno muy duro, no solo por la climatología sino también  laboral mente.

Nuestras jornadas laborales son diferentes, unos días muy largas, otros  muy relajadas, otras con sensación de no haber trabajado lo suficiente o  sin resultados inminentes. Y eso sucede sobre todo los que trabajamos  por cuenta ajena, los resultados del mes obtenidos en días, y el resto…ejecutamos y probamos acciones, multitud de cosas para mejorar lo existente, para sentirnos activos, en definitiva, para sentirnos vivos y útiles, defendiendo nuestro pequeño espacio.

Esta crisis como así la denominamos todos, más que una crisis, es el final de un sistema en el que hemos vivido todos los últimos 50 años, y que está transformando nuestro sistema de vida, y los que estamos en la franja de los 35/50 años, vivimos una revolución que nos trastorna y dificulta todo, negarnos a la evidencia es no aceptar lo que sucede, creíamos tenerlo todo, y nos lo quitaron para re-dirigirnos a golpe de timón, eso sin hablar del sistema capitalista, pero esa no es mi especialidad.

Vivimos la nueva revolución industrial silenciosa que nos impone la red, de Internet como así la conocemos todos.

Que obtiene grandes resultados y beneficios en un corto espacio de tiempo mediante aplicaciones y webs gratuitas entre otras, “Me gustas “en masa y “Likes “o “hashtags “que hoy son importantes y mañana no tienen ningún valor, se desvanecieron en el tiempo y el recuerdo, pero la red perseverante en sus objetivos e intenciones y poco a poco nos atrapa a todos, es un nuevo sistema social y de vida, la vida On line.

Nos están redirigiendo a ello para tenernos controladísimos, y no es una locura mía o de muchos que percibimos lo que sucede, sobre todo los que trabajamos en la red, cada día lo tenemos más claro y así es hoy todo esto, una realidad candente que va en “crecento “sin fin.

Conviene tomárselo con calma, intentar tener el control absoluto, ser pacientes, observadores y lo más importante, confiar en nosotros mismos, ahora más que nunca, solo nosotros podemos vencer nuestros miedos y seguir avanzando.