El fracaso hoy en España. Antoni de Iraola.

  Fracaso. nombre masculino 1. Resultado adverso en una cosa que se esperaba sucediese bien. "mi proyecto ha sido un fracaso" 2. Suceso adverso e inesperado. "sus fracasos sentimentales le llevaron a la convicción de que no había un infierno mayor que el matrimonio".   ¿Vistas estas dos definiciones, con cual te quedas, si en…

Identidad mediante el Inbound and Content Marketing. Antoni de Iraola

Identidad o reputación Online… una es lo que yo soy, o pretendo ser, o creo que soy. La otra, la reputación, de mientras, es la opinión que otros tienen de mí

La identidad.

Es lo que permite distinguir entre miembros de una misma especie. La identidad, es un concepto relativo al individuo, pero a su vez sólo tiene sentido en cuanto este forma parte de un grupo social. En cierta medida la identidad es lo que yo soy, o pretendo ser, o creo que soy.

La reputación.

Mientras que la reputación online, es la opinión que otros tienen de mí. Se forma en base a lo que yo hago y lo que yo digo, pero también a lo que otros perciben de mis actos o palabras, y cómo lo interpretan y a cómo lo trasmiten a terceros. Teniendo en cuenta que a mayor es un grupo social, más importante es la construcción de la identidad y reputación propias.

Felicidad (nombre femenino)

Felicidad (nombre femenino)

Felicidad.Estado de ánimo de la persona que se siente plenamente satisfecha por gozar de lo que desea o por disfrutar de algo bueno. (concepto subjetivo).

“la felicidad era el objetivo último del ser humano, y la riqueza (es decir, la propiedad libre e individual y absoluta), su principal baluarte”, por eso estamos como estamos. Causa, igual a consecuencia.

¿Y es que somos felices? La verdad, que responder a esta cuestión es tan difícil como detener el tiempo. Pero cabe decir que sentirse feliz a día de hoy, es posible.

A veces, muchísimas son las situaciones que nos pueden hacer creer felices, y otras pueden hacernos realmente serlo. No es solo una cuestión material, ni a mí parecer sentimental. Aunque ambas pueden combinar a la perfección en su justa medida, y en dosis no excesivas.

Y es que tengo un gran amigo, uno que vive lejos, y que por circunstancias muy especiales vivió momentos difíciles. Momentos de toma de decisiones, de cerrar puertas, de alejarse para reencontrarse y lo logró. Su travesía fue larga y difícil, pero su nueva visión de aquello que nosotros denominamos sociedad del bienestar, vista des de fuera, le defraudo por completo.

Lógicamente, pasado un tiempo, volví a verle. Y su expresión facial era completamente diferente, y aunque seguía siendo el, sus ojos brillaban, su expresión era serena, derrochaba una paz absoluta y una tranquilidad pasmosa. Indudablemente mí pregunta fue clara y concisa; ¿qué has hecho para estar así? Y su respuesta inmediata fue.

“Aceptar mí muerte en vida. Desprenderme de los superfluo, dejar las cargas, abrir mí mente y aceptar la situación vivida”. todo ello entre muchas otras cosas….claro está pero estas como principales.

Y es que una vez aceptas, comprendes y eres capaz de manera objetiva de aceptar tu situación, tu capacidad de volver a construir aumenta al 1000%. Construyes laboralmente, construyes afectivamente, construyes empáticamente, y abres caminos.Y sí, se que es filosófico, pero es real…

No vales nada, sigue así!

Cuántas veces hemos oído, o nos hemos visto implicados en esta situación.

“Esto es así o así, si no te gusta, ahí está la puerta “ y es que no vales nada, sigue así. Situación muy común en tiempos de crisis como la actual, en la mayoría de grandes compañías y en diversos y variados cargos de responsabilidad de las mismas.
Y es que las relaciones de poder entre jefe-empleado, no son normalmente nada agradables y en la gran mayoría de casos, los objetivos establecidos no pueden ni son posibles llevarlos a cabo, y lo saben. Porque la realidad de hoy, supera con creces y claramente la ficción.