• Call Us Today! +0034 628 592 662
  • toniiraola@gmail.com

Archivos de la etiquetas angustia y frustracion

¿CUÁL ES LA DIFERENCIA ENTRE ACTITUD Y APTITUD? Por Antoni de Iraola.

 

 

¿CUÁL ES LA DIFERENCIA ENTRE ACTITUD Y APTITUD?

Después de varias entrevistas, creo ya saberlo…

 

La actitud es lo que somos. Es decir, es nuestra personalidad y la capacidad que tenemos para resolver una situación laboral o para saber estar en una reunión de trabajo, por ejemplo.

Pero también es la forma con la que haces las cosas, tu predisposición en el trabajo, por ejemplo. El comportamiento que tienes y que forma parte de tu personalidad.

Esta es importante porque es lo primero que los demás ven de nosotros mismos. De nada sirve tener un CV de 10 si tu actitud no es de matrícula. A las buenas personas todo el mundo las quiere en su equipo, verdad?

 

Pero, por otro lado, la aptitud es aquello que sabemos. Son nuestros conocimientos, todo lo que hemos ido aprendiendo a lo largo de nuestra vida académica y con nuestras experiencias laborales, el “know-how “ de cada uno. Y esta es justo, la capacidad que tenemos para realizar cualquier función, y que realmente nos diferencia de nuestros competidores.

 

Pues hace referencia a los conocimientos adquiridos, además de las habilidades innatas, que usas en el momento de aprender.

 

Y es que la importancia de esta parte es evidente: existen muchos puestos de trabajo a los que no puedes optar si no tienes las aptitudes necesarias para ello.

 

 

Pero las aptitudes no es lo único. Tener conocimientos sobre un ámbito concreto hará que podamos optar a mejores puestos de trabajo, pero, hoy en día, el valor personal y el saber estar es un valor añadido que se tiene muy en cuenta, pero asusta y mucho.

Y aunque los dos, en la mayoría de casos en un proceso de selección, si estos dos, superan con creces los de tu interlocutor y en este caso entrevistador, seguramente serás descartado, y yo Antoni de Iraola, te lo digo por experiencia. Y eso que para nada soy una eminencia, solo faltaría, pero 20 años de trabajo y alguna que otra mala experiencia, si en mi caso fuera yo el que debiera contratar, para mi serían grandes valores que sin duda sumarian, nunca iban a restar.

 

Y es que a quien le interesa contratar al que un día podría hacer que lo cesen? Nadie verdad!

 

Pero esta es la realidad de este país donde no se valora lo que realmente se exige en la entrevista “ACTITUD Y APTITUD “ y desde Antoni de Iraola nos hacemos hincapié de ello. Sino lo que realmente no se necesita, pues el conocimiento es escaso en muchos casos, y las exigencias elevadas a cambio de unos costes irrisorios, y hoy por hoy en España, no quieren ser pagados como tales.

 

Difícil disyuntiva. Seguimos!! Antoni de Iraola.

Owner www.antonideiraola.es

 

 

 

Los miedos, y el sueño de nuestras ilusiones más preciadas. Por Antoni de Iraola.

 

Solemos permitir que el miedo, las preocupaciones y la inseguridad dominen y definan nuestras vidas. Lo sabías?

 

Les permitimos robarnos la diversión, el sueño y nuestras ilusiones más preciadas. Y es que si quieres alcanzar la felicidad y llevar a cabo todos tus sueños debes estar preparado para dar un salto de fe y enfrentar tus miedos.

 

Las causas por las que preferimos seguir jugando con lo seguro y evitamos el éxito es el temor al ridículo, a parecer tontos, salir heridos, enfrentar el rechazo o fallar.

 

Aprendemos a vivir con miedo desde nuestra infancia y a causa de experiencias traumáticas o de los mensajes negativos que vemos en todos lados. A pesar de que los miedos no son nuestra responsabilidad, solo nosotros podemos enfrentarlos y eliminarlos de nuestra vida.

Y es que si tienes un trabajo que te permite dar de comer a los tuyos, tienes un miedo terrible a perderlo. Eso hará que seas capaz de cualquier cosa por conservarlo, incluso traicionar a otras personas. De la misma forma que aquellos que están por encima de ti, se pueden aprovechar de la situación para jugar contigo, con tus sentimientos y necesidades.

El miedo, bajo mi experiencia, yo Antoni de Iraola,  es una herramienta de gran poder, que los desaprensivos usan una y otra vez para inculcar en los seres humanos el inmovilismo, la falta de cambio, el apremiar a conformarse con lo poco que se tiene, el temor a mirar hacia delante en busca de un futuro mejor, la necesidad de ser feliz en la vida…

 

En torno a nosotros, se ha creado una sociedad en la que la posesión, el consumo y el sentirte en propiedad de algo o alguien es lo que impera. Así pues, todos tenemos mucho que perder, por lo que el miedo a que nos falte algo es enorme cuanto más poseas.

 

¿Quién no es dueño de un empleo, un hogar, una familia, un automóvil…? ¿Quién no tiene miedo a perder todo cuanto ha cosechado con el paso del tiempo, y que tanto esfuerzo le ha costado conseguir? ¿Quién no tiene una pequeña propiedad al menos, por minúscula que sea? ¿Quién no teme a la pérdida?
Sin embargo, si te despojas de todo cuanto te ata, acabas por perder el miedo. De hecho, si eres capaz de liberarte del propio miedo a que te quiten algo, terminas por lograr que desaparezca. Recuerda. ” Quien no tiene nada que perder, nada tiene que temer”.

 

Dice un dicho popular que no es más feliz quien más tiene, sino quien menos necesita. Y es totalmente cierto.

 

Si lo piensas bien, esta simple frase está analizando una gran verdad, pues creamos en torno a nosotros una sociedad de consumo que constantemente recibe estímulos para adquirir productos y bienes que realmente no hacen falta para nada.

Y es que el día que somos conscientes del enorme miedo que nos produce la pérdida, y seamos capaces de superarlo, podremos comenzar un gran cambio en este mundo que nos lleve a valorar aquellos bienes que son en realidad necesarios para el ser humano.

Emociones como el amor, la amistad, la bondad o la solidaridad, no producen miedo, puesto que son sinceras, intangibles, y pertenecen al corazón. Y ellas sí son capaces de cambiar este planeta, de llenar nuestra alma y de hacernos sentir la belleza del mundo que nos rodea.

No esperes más y súmate al cambio, te lo digo yo, Antoni de Iraola. Abandona todas aquellas posesiones físicas que en realidad no necesitas. Siéntete una persona valiosa y quiere a quienes lo merecen con toda tu alma y corazón. Deja el miedo en la cuneta, y comienza a ser feliz hoy mismo.

 

Ya ves, que como siempre, des de Antoni de Iraola, intentamos proporcionar algún que otro tema interesante y a poder ser de actualidad, pues nos gusta y mucho nuestro trabajo, y aveces diversificar si con ello, podemos ayudarte un poco más.

 No dudes en seguirnos si te apetece o a contactar con nosotros a través de nuestro e.mail provisional; toniiraola@gmail.com, resolveremos tu consulta lo más rápido posible. Seguimos!!

Feliz e increíble día a todos. Antoni de Iraola.

Owner www.antonideiraola.es

 

El fracaso hoy en España. Antoni de Iraola.

 

Fracaso.

nombre masculino

1.

Resultado adverso en una cosa que se esperaba sucediese bien.

"mi proyecto ha sido un fracaso"

2.

Suceso adverso e inesperado.

"sus fracasos sentimentales le llevaron a la convicción de que no había un infierno mayor que el matrimonio".

 

¿Vistas estas dos definiciones, con cual te quedas, si en tu vida, hoy, antes o en un futuro fracasas en algo?

 

España, como todos la conocemos, esconde cientos de miles de fracasos. Emocionales, empresariales, en retos deportivos, en objetivos no cumplidos, en definitiva, en cientos de cosas. A diario, millones de personas fracasan, en todo el mundo (por cierto, palabra tremendamente humillante para todos aquellos que la escuchan y la sienten en sus pieles, y con la que muchos se llenan la boca y son capaces de no atragantarse), y aun así, el sol sigue saliendo y poniéndose cada día.Cierto, no?

Pero, ¿cuántos de ellos, quieren o han querido fracasar?, ¿si estuviéramos en una clase, como cuando íbamos al colegio, quien levantaría la mano? ¡Nadie!, o alguien despistado, como cientos de nosotros, que aún no nos habríamos percatado de ello, que hemos fracasado. Pero no por eso, somos menos persona que nadie, ni en ningún momento buscamos llegar a esa situación ni provocar las consecuencias que conlleva, que son muchas y muy duras y crueles, os lo aseguro.

Y es que, en España, nuestra educación y forma de ser, va condicionada al fracaso y a la derrota, y en nuestra cultura, fracasar eta considerado igual a un delito, y conlleva discriminación y exclusión social, al mismo tiempo que ensalza la felicidad de nuestro vecino o amigo más próximo, pues esta realza sus debilidades, y empequeñece tus nuevas victorias o logros.

Por eso, si muchos de nosotros tuviéramos la más mínima oportunidad de ver mundo, de viajar y conocer otras culturas, veríamos que el valor al fracaso es 0, y la recompensa a este, es 1000.

 

¿Y por qué?,

Porque lo intentaste, es sencillo. E hiciste algo, que los demás o muchos otros, no tuvieron valor de hacer. ¡Ni harán nunca! Vivimos en una sociedad acomodada, y tremendamente conformista, hasta que llegue el día en que alguien se mea en la puerta de nuestra casa, entonces y alhomejor, nos percataremos de que algo está sucediendo, pues de mientras, podemos seguir mirando sálvame, el futbol, en el que ya el tiempo de deportes en el boletin de noticias dura más que las noticias en sí, y todas esas mierdas, que nos mantienen la mente ocupada, y lejos de la realidad. Que por cierto, ya es difícil!…pero lo lográn…

 

Por eso, digo y afirmo, que la cultura de fracaso en España, condiciona nuestra mentalidad y sobretodo, lleva a la exclusión social la mayoria de veces. A todo ello hay que añadirle los “chismes”. Ese apabullante desplegamiento de informaciones circulantes, la mayoría falsas, de todos aquellos aspirantes a detectives o periodistas del radio macuto y que desinformados, actúan como primerosministros de sus casas, sacando a relucir su flamante coche finaciado los domingos por la amañana, una vez pasado por el tunel de lavado, con sus llanatas brillantes, y lo más importante, la mayoría FRACASADOS encubiertos, en las que sus vidas, monótonas y faltas de felicidad, no se atreven a aceptar la realidad, su realidad y no tienen el valor de darle un giro de 360º, llenandose la boca de mentiras, que hieren y perjudican mucho más si cabe aún, en todos los aspectos de la vida de uno, y ya no solo en el laboral, y si muchisimo en el familiar.

 

Pero es que señores, España es así. Un sistema bancario corrupto. Un sistema político oligárquico y corrupto, y una sociedad empobrecida, humillada y sobretodo y ante todo, sumisa a los hechos. Y es que, en el fondo, si todo te ha ido bien, eres un cabrón con suerte. Y si te ha ido mal, seguro jodiste a alguien o a muchos, lo hiciste a posta y te lo tienes merecido.

 

Pues señores, tengo una mala noticia que daros," hemos fracasado, todos" jejejeje. Por qué España, esa España dividad y llena de problemas, está hecha una mierda, y faltan personas capaces de ponerse al frente, decir las cosas claras y marcar el paso. Y lo más importante, una educación llena de valores sobre nuestros hijos, no tanto facebook, snapchat o instagram y moviles caros, dejarnos de tantos objetivos tangibles futuros y materiales, y procurar por que a las generaciones venideras, si vuelve una crisis enorme como esta, los valores empujen y mantengan la integridad de la sociedad.

 

¡Nos tenemos que mirar el ombligo, todos!!! yo el primero..y yalo hago.

 

Por eso, digo y no quiero ofender a nadie, aplicándomelo a mí mismo en primera persona, “Fracasados”, somos todos, y por ello, mi escrito hoy, harto de todo, y más viéndole des del país vecino, Francia, qué es muy fácil atacar. Atacar desde y detrás de una pantalla, mediante un periódico, un blog, un foro o una noticia, solo por un mero afán de protagonismo, escondiendo tus miserias, aprovechándote de la debilidad del otro. Y eso es de cobardes, de fracasados y no de personas humanas e integras.

 

 

Yo fracasé y lo digo con voz alta y orgulloso estoy nueve años después, y lo volví a intentar, y lo estoy intentando cada día, pero ya fuera de este país, pues en España, hoy no es posible.

¿Y qué?, ¿por ello debo esconderme, dejar de hacer nada, y de intentarlo? No señores, el sol sale cada día, y nada va a detenerme, le guste a quien le guste.

 

Por eso y he ahí mi breve reflexión, y la de este mundo y país lleno de fracasos, en la que seguro, muchos, por no decir muchísimos lo pensareis y no lo diréis dándome la razón a todo lo escrito, en silencio y con vuestro silencio, siendo conscientes que aquello que nos ocurre a algunos y vivimos diariamente con ello, que antes de humillar, criticar, escribir, decir nada de alguien, y lo más importante, no tener pelotas a ponerte delante de algo o alguien, procedas a mírate a ti mismo, pues culpar al otro, verter mierda sin conociemiento, es fácil y mezquino.

 

Y es que posiblemente seas un fracasado, y aun no lo sepas.

Antoni de Iraola.

 

Feliz semana a todos!!! Seguimos a por todas….

 

Reputación online

Identidad mediante el Inbound and Content Marketing. Antoni de Iraola

Identidad mediante el Inbound and Content Marketing, por Antoni de Iraola … una es lo que yo soy, o pretendo ser, o creo que soy. La otra, la reputación, de mientras, es la opinión que otros tienen de mí

 

Identidad Identidad mediante el Inbound and Content Marketing 

La identidad.

 

Es lo que permite distinguir entre miembros de una misma especie. La identidad, es un concepto relativo al individuo, pero a su vez sólo tiene sentido en cuanto este forma parte de un grupo social. En cierta medida la identidad es lo que yo soy, o pretendo ser, o creo que soy.

La reputación.

Mientras que la reputación online, es la opinión que otros tienen de mí. Se forma en base a lo que yo hago y lo que yo digo, pero también a lo que otros perciben de mis actos o palabras, y cómo lo interpretan y a cómo lo trasmiten a terceros. Teniendo en cuenta que a mayor es un grupo social, más importante es la construcción de la identidad y reputación propias.

Ejemplo de ello es…

Un ermitaño aislado en el desierto puede hacerse preguntas sobre su propia identidad en sus sesiones de meditación y autoconocimiento. Puede formarse una imagen muy precisa de su identidad. Pero no se preocupará nunca en exceso de su reputación. Y es que sino existe un grupo, aun que sea de pocas personas, en este caso, la identidad y reputación digital, ósea “Dedicar esfuerzo a construir tu propia identidad digital ya no es opcional. Y si existe deberá ser un acto de pura responsabilidad”. nada más.

Y es que al final estas personas, y en un pequeño pueblo, por ejemplo, todos conocen a todos. Saben cómo se llama cada uno de ellos, quién son sus padres, dónde viven, a qué se dedican, incluso que han hecho durante el fin de semana. La información circula de forma muy rápida y eficaz. Lo que haces o dices se sabe y permite construir tu identidad. A ello contribuyes tú con tus actos, pero también lo hace con sus chismes la vecina de al lado. Esa a la que nunca le caíste bien y siempre te ha tenido ojeriza. En ese contexto la construcción de la identidad personal y de la reputación es fácil y casi inconsciente.

Es entonces y según el grupo social, cuando la identidad o reputación online se va agrandando y va aumentando el número y tipo de interacciones sociales, la construcción de la identidad y de la reputación se vuelven más importantes, y a la vez más complejas. Por una parte, requieren de más acciones por parte del individuo. Incluso de acciones distintas y de construcción de identidades parcial o totalmente diferenciadas en distintos ámbitos de su vida. Por otra parte, son más los actores con los que entra en contacto, que se forman una opinión sobre él y que la difunden a otros. Estas opiniones suelen partir de subconjuntos de información por fuerza parciales y no completos. Además, pasan de un interlocutor a otro y por el camino van perdiendo fidelidad. Y, por último, en cualquiera de esos pasos puede haber todo tipo de intencionalidades. Tanto positivas como negativas.

        Y en esto llegó internet para hacerlo todo exponencialmente más complejo.

 

identidad digital

Internet es un mecanismo extraordinariamente eficiente de comunicación humana. Multiplica nuestra capacidad de establecer relaciones. Nos libera de los límites que introducen las distancias geográficas. También de muchos prejuicios. Permite que personas que viven a miles de kilómetros de distancia y que a priori no parecen tener nada en común puedan comunicarse y relacionarse. Y todo esto tiene un muy fuerte impacto en los procesos de creación de identidad y de reputación online.

Pero, durante un cierto tiempo no nos preocupó mucho. Internet era un entorno al que le dedicábamos una parte razonablemente limitada de nuestro tiempo. Nuestra vida real, nuestros amigos, nuestro trabajo, nuestros contactos profesionales, nuestra vida familiar, todo estaba en el mundo físico. En el mundo real. Poco a poco internet ha ido penetrando en todas esas esferas.

Y ya, casi sin darnos cuenta nos encontramos con que un creciente número de personas pasa, que pasamos, una muy importante cantidad de tiempo en internet. Y no es sólo tiempo. Es que trabajan online, se relacionan online, están en contacto con amigos y familia online, cambian de empresa online, se hacen famosos online o son vilipendiados online, estorsionados, juzgados o manipulados de manera online. Lo que haces o dices en internet ya no es algo marginal que decías o hacías incluso bajo otra identidad, bajo un pseudónimo. Lo que haces y dices (o incluso lo que dejas de hacer o decir) en internet cada vez pesa más en la creación de identidad y reputación general.

 

Y lo curioso es que las reglas de generación de identidad y reputación no son las mismas que en el mundo físico. O al menos no son exactamente iguales. Todo ello por varios motivos que voy a intentar resumir.

reputación online

 

 

La permanencia de la información en líneas generales, lo que se publica en internet permanece. Cuando escribes algo en internet y lo publicas en una página de libre acceso debes asumir que esas líneas van a quedar permanentemente almacenadas y disponibles en esa página. Puede que no siempre sea así, pero es lo más habitual. Es la hipótesis con la que se debe trabajar online. En primer lugar, no siempre controlas el servicio en el que estás dejando tu opinión. Es más, lo habitual es que no lo hagas, que se trate de un servicio controlado por un tercero que no siempre va a estar dispuesto a darle curso a tu petición de retirar determinados contenidos.

En segundo lugar, hay que ser consciente de que el mecanismo fundamental de difusión de la información en internet es la copia. En cuanto algo se publica empieza a ser replicado múltiples veces. Desde la caché de Google, se vincula a las copias de otros servicios, servidores para entendernos, el Internet Archive o los pantallazos que capturan los propios internautas. Incluso si la publicación original de la información se hizo en privado, la facilidad de copia unida a un número suficientemente alto de usuarios con acceso a ella y a conexiones entre ellos no suficientemente fuertes, hace que las probabilidades de que se haga pública sean muy altas. Y eso sin contar con posibles fallos técnicos o humanos que también pueden revelarlas.

Identidad o reputación Online

 
Como afirmo Linus Torvald ya en su día. “Dado un número suficientemente alto de ojos, cualquier información que publiques en internet estará permanentemente disponible, y nunca más podrá ser controlada al 100% por ti, una vez esta esté en la misma red indexada”.

 

Reflexionemos, y reflexionemos en voz alta, pues todo aquello que hoy este en la red indexado por nosotros a través de nuestros perfiles, puede ser sumamente importante en nuestro futuro más inmediato, por todo ello puedo afirmar que; La Identidad o reputación Online… no es solo lo que yo soy, o pretendo ser, o creo que soy. Sino que también es la opinión que otros tienen de mí, y estos pueden manipular o enlazar con todo aquello que me perjudica. Por lo que cada día será y es muchísimo más importante el cuidado y la gestión de esta.

Y será entonces cuando nuestra identidad o reputación online deberá estar impoluta, por que ya sin ella, en un futuro inmediato, no seremos nada, ni existiremos, pues la red para todos es ya nuestro futuro, y nuestra nueva forma de vivir e intercambiar todo.

Identidad o reputación Online

felicidad

Felicidad (nombre femenino). Por Antoni de Iraola.

Felicidad.

Estado de ánimo de la persona que se siente plenamente satisfecha por gozar de lo que desea o por disfrutar de algo bueno. (concepto subjetivo).

 

“la felicidad era el objetivo último del ser humano, y la riqueza (es decir, la propiedad libre e individual y absoluta), su principal baluarte”, por eso estamos como estamos. Causa, igual a consecuencia.

¿Y es que somos felices? La verdad, que responder a esta cuestión es tan difícil como detener el tiempo. Pero cabe decir que sentirse feliz a día de hoy, es posible.

A veces, muchísimas son las situaciones que nos pueden hacer creer felices, y otras pueden hacernos realmente serlo. No es solo una cuestión material, ni a mí parecer sentimental. Aunque ambas pueden combinar a la perfección en su justa medida, y en dosis no excesivas.

Y es que tengo un gran amigo, uno que vive lejos, y que por circunstancias muy especiales vivió momentos difíciles. Momentos de toma de decisiones, de cerrar puertas, de alejarse para reencontrarse y lo logró. Su travesía fue larga y difícil, pero su nueva visión de aquello que nosotros denominamos sociedad del bienestar, vista des de fuera, le defraudo por completo.

Lógicamente, pasado un tiempo, volví a verle. Y su expresión facial era completamente diferente, y aunque seguía siendo el, sus ojos brillaban, su expresión era serena, derrochaba una paz absoluta y una tranquilidad pasmosa. Indudablemente mí pregunta fue clara y concisa; ¿qué has hecho para estar así? Y su respuesta inmediata fue.

 

“Aceptar mí muerte en vida. Desprenderme de los superfluo, dejar las cargas, abrir mí mente y aceptar la situación vivida”. todo ello entre muchas otras cosas….claro está pero estas como principales.

 

Y es que una vez aceptas, comprendes y eres capaz de manera objetiva de aceptar tu situación, tu capacidad de volver a construir aumenta al 1000%. Construyes laboralmente, construyes afectivamente, construyes empáticamente, y abres caminos.Y sí, se que es filosófico, pero es real…

Y en España, como la conocemos y su sociedad, está a un paso de perder la poca felicidad que cohabita en nuestra vida. Hemos decrecido, perdido réditos, aumentado la pobreza, sucumbido a las promesas de nuestros dirigentes, abandonados todos a la suerte de los mercados, volátiles y fluctuantes como la marea, pues hace años, nos dijeron que la felicidad era tener, y no nos detuvimos a pensar en el estar.

 

Debemos aprender a bajar ritmos, pulsaciones, y darnos cuenta que estamos vivos, que no somos simples bólidos en el espació con un único fin, colisionar y extinguirnos. Pues es ahora más que nunca, cuando debemos buscar la felicidad, y esta debe ser siempre sin duda alguna, en femenino.

Antoni de Iraola.

 

felicidad

 

 

autoestima

No vales nada, sigue así! Por Antoni de Iraola.

Cuántas veces hemos oído, o nos hemos visto implicados en esta situación.

 

“Esto es así o así, si no te gusta, ahí está la puerta “ y es que no vales nada, sigue así. Situación muy común en tiempos de crisis como la actual, en la mayoría de grandes compañías y en diversos y variados cargos de responsabilidad de las mismas.

 

Y es que las relaciones de poder entre jefe-empleado, no son normalmente nada agradables y en la gran mayoría de casos, los objetivos establecidos no pueden ni son posibles llevarlos a cabo, y lo saben. Porque la realidad de hoy, supera con creces y claramente la ficción.

Las disputas o dificultades en nuestras relaciones personales con quienes nos mandan y que se establecen entre ambos, dificultan enormemente en gran mayoría de casos el avance de una compañía hacia nuevos resultados, retos y sobre todo hacia la satisfacción de nuestros clientes, quienes son los que al final perciben la calidad de aquello que envuelve un producto o servició.

Unos, los jefes, se sienten con pleno derecho de usar el poder con autoritarismo, mientras que los otros, los empleados, obedecen por temor, pierden la autoestima. Dejando de lado el valor humano que constituye una compañía, y que al final hacen y constituyen las personas, pues hacen que mejor o peor al responder al teléfono, atender físicamente a los clientes o simplemente la barren, mucho mejor o peor aquella compañía y marca.

Los que están en posición de poder suelen confundir con “servilismo “ lo que es normal y cotidiano en servició o trabajo entre ambas partes, establecidos contractualmente por una relación basada en el temor del empleado a perder su trabajo o en su necesidad de tener un sueldo, sí o sí. Véase la mayoría de ofertas o entrevistas de trabajo publicadas a día de hoy, en que los objetivos y circunstancias imposibles, llevan al desespero de aquellos que la solicitan ante la criba de miles de posibles candidatos frente a un sueldo miserable y promesas ilusionantes que nos hacen perder de vista la realidad de la misma.

Y es que, a este estilo de jefes, que recurren en el autoritarismo con el fin de sacar ventaja, des de su posición dominante y lograr que su voluntad sea cumplida sin ser cuestionada, hay que decirles y hacerles ver, que podría ser el entre muchas otras cosas, que algún día estuvieran en el otro lado además de que se equivoca, a mí parecer. También hay que decir que de empelados hay de muchos tipos, pero hoy no es el tema, ya llegará. ¡Prometido!

 

autoestima

 

“Pero hay que decir que lo peor en este mundo, es educar por métodos basados en el temor, la fuerza y la autoridad, por que destruye la sinceridad y la confianza, llevándonos a una falsa sumisión, sin reversión alguna posible “.

 

Por qué solo generan conductas agresivas, de odio o ineficacia ante los clientes. Y es que no hay percepción más dañina para una compañía y el futuro de la misma, que aquella que notan los clientes, con el descontento, inseguridad y la falta de estima, determinación o autonomía del empleado, hacia la compañía que uno representa.

Toda compañía, grande o pequeña al final es formada por personas. Personas con familia o sin ella. Personas con valores, autoestima y cualidades diversas, aptitudes adquiridas o por adquirir y aprender. Y todas ellas por encima de cualquier preció, cultura o menospreció o desvalorización de los trabajos a desempeñar, son y serán personas, siempre. Sea bien en un trabajo como maquinista, barriendo, limpiando cristales, manejando grandes cuentas, o despachando dinero en un banco, al final todas ellas suman y constituye la grandeza de una marca y compañía.

 

Vivimos tiempos de cambios, convulsos y sobretodo de egoísmos muy intensos por parte de muchos. Todos ellos, los egoísmos junto nos llevan a la división y al enfoque a mí parecer erróneo de nuestro hacer diario, por eso estamos como estamos (véase la clase política de este país).

 

 

autoestima

 

Y hoy, resulta que este apunte en mí bloc va dirigido al mundo laboral. Pero de manera idéntica podría ir enfocado al ámbito personal y de uno mismo dado que es perfectamente extrapolable y comparable. Y es que en estas, nuestras relaciones personales a día de hoy, ya sucede o se vislumbra en el futuro más inmediato, mostrandonos que dicha posibilidad a que suceda, exista.

Sinceramente y ante todo ello, creó yo, debemos reflexionar. ¡Feliz e increíble semana a todos!!

Antoni de Iraola.

 

 

angustia y frustración

La Ley de la Concentración. Angustia y frustación, por Antoni de Iraola.

Angustia y frustración.

 

Dicha ley, establece que; “Cuanto más pienses sobre una cosa, más se hace parte de tu realidad”.

Es decir, que aquello que pienses acerca de ti mismo o quieras será aquello en lo que te convertirás.

La posición de víctima no solo te traerá angustia y frustración a tu vida, sino que también te transformará en la presa preferida del descalificador, y lo peor de todo es que si por un instante te animas a responder a su agresión, la culpa de responder y defenderte te producirá una angustia aún mayor.

Por todo y para esto, cabe marcarse unos pasos a seguir. El primero, es poner en orden tu mente y refutar todo lo que hasta hoy has aceptado como cierto. Un pensamiento verdadero acarrea otro pensamiento verdadero, y la suma de ellos sanará tu autoestima y cambiará el valor y el poder de tus decisiones. Para romper con la descalificación que alguna vez recibiste o puedas recibir, ordena tu propia atmosfera interior y decidir a qué personas vas a dejar entrar en tu círculo más íntimo y a cuáles no. Cuando defiendas tus creencias y tus valores, podrás afirmar tu autoestima, tu valoración y por encima de todo tus acciones.

Poco a poco sentirás que estas capacitado para alcanzar todo lo que te propongas, y con cuota de perseverancia, las mejores oportunidades estarán a tu alcance.

Pues tal y como afirma y dice Erich Fromm, “Cuando el ser humano se transforma en cosa, enferma, lo sepa o no”.

Feliz e increíble semana a todos!!

angustia y frustración