“Y es que todo en esta vida, siempre tiene un porqué”.

Todo en esta vida, tiene un porqué, y seguramente habrás oído que nada sucede por nada, y es verdad, te lo puedo asegurar por propia experiencia.

Cada momento que vivimos, des que nos levantamos hasta que nos acostamos, nos indica, enseña y avisa de acciones futuras que deberemos afrontar.

Nuestras vidas como las conocemos hoy, son veloces, muchas veces no sentidas y pocas veces disfrutadas. Multitud de acontecimientos ocurren a diario a nuestro alrededor sin darnos cuenta, y es por qué no estamos atentos aun que creamos que sí. Nos quejamos, divagamos y restamos hieráticos e inmóviles esperando algo que, si no salimos a buscarlo, no lo encontraremos, y que por sí solo no llegara. “oportunidades en general”.

“Y es que todo en esta vida, siempre tiene un porqué”.