La nueva revolución industrial silenciosa

Terminamos Febrero y con el damos paso a Marzo y a la más que probable llegada de la primavera.

Días más largos, temperaturas más suaves, en definitiva, mejor ambiente y predisposición a todo, un estado de ánimo nuevo en la gente, en general.

Llevamos un invierno muy duro, no solo por la climatología sino también laboral mente.

Nuestras jornadas laborales son diferentes, unos días muy largas, otros muy relajadas, otras con sensación de no haber trabajado lo suficiente o sin resultados inminentes. Y eso sucede sobre todo los que trabajamos por cuenta ajena, los resultados del mes obtenidos en días, y el resto…ejecutamos y probamos acciones, multitud de cosas para mejorar lo existente, para sentirnos activos, en definitiva, para sentirnos vivos y útiles, defendiendo nuestro pequeño espacio.