denegación de servicio

El carácter. Por Antoni de Iraola.

El carácter.

Resume la manera en la que esta persona reacciona habitualmente frente a una situación dada, en cierto tipo de circunstancia o coyuntura. Y la forma de expresar esta manera de reaccionar, es señalando que la persona posee tal o cual perfil, característica o inclinación.

El verdadero carácter se aprecia en los tiempos difíciles y nos es muy difícil aceptarlo, pero sabemos que las dificultades forjan un carácter, y de estas surgen siempre nuevas experiencias de vida.

Hay que interiorizar que sí podemos hacer las cosas, y tener confianza en nosotros mismos, es lo más importante, aunque siempre pasando de puntillas y rozando nuestra autoestima, sin volvernos sublimes y excelsos, ni tampoco locos en el intento.

Gustémonos de la elegancia personal, la seguridad y aplomo, y saber pasar por la guillotina cuando es debido, sin perder la cabeza. Mantengamos siempre los pensamientos positivos y esperanzados, y apliquémonos el lenguaje positivo, optimizador, apoyado en los valores y virtudes incontestables sumado a las experiencias vividas, las cuales pueden guiarnos en el camino a andar.

Hay que adquirir comportamientos y hábitos incomprendidos por muchos, y desconocidos por otros, que nos hagan merecedores del reconocimiento al final y nos congratulen no para, sino a nosotros mismos.

¡Solo así lograremos el objetivo definido, ser auténticos y lo más importante, sentirnos vivos!

Antoni de Iraola.

Carácter


confianza

La confianza. Por Antoni de Iraola.

La confianza

Es una hipótesis sobre la conducta futura del otro. Es una actitud que concierne el futuro, en la medida en que este futuro depende de la acción de un otro. Es una especie de apuesta que consiste en no inquietarse del no-control del otro y del tiempo.

 

Que fantástico concepto y que difícil de aplicar. Todos hablamos de ella, nos llenamos la boca exigiéndola a los demás, pero soltamos muy poca. Y es que en una sociedad tan cambiante como la que nos ha tocado vivir hoy, la confianza es un aspecto e igual a una actitud. No nos es suficiente decirlo o pensarlo, hay que demostrarla y darla. Todo y que, de 9 veces sobre 10, duden de nosotros.

Y es que en la era de la información, aquella que yo denomino de la desinformación y la sobresaturación del que, sin saber cómo ni el dónde, el volumen de datos que llegan a nosotros en formato de imágenes, noticias o chismes hacen que esta, la confianza, este terriblemente alterada en nuestro cerebro, y muy activa en cuanto a asimilar conceptos, ideas o pensamientos ajenos a nuestras experiencias y manera de ser.

Pero es que no puede ser de otra manera. O detenemos el tiempo, o seleccionamos y mandamos nosotros, si no, nos dejamos llevar al estrellato, pero no del triunfo, sino el de la ostia bien da.

 

No puedes ver la TV, si escuchas según que emisora o la misma gente de la calle, la desconfianza es la clave, y ya no hablemos de clientes o posibles clientes. Muchos de ellos, te alaban, te adoran, te admiran y también discriminan o “desconfían “sin antes preguntar, informarse o dirigirse a uno mismo para aclarar dudas.

Sea como sea, nuestra información en la red, debe ser clara, precisa y muy bien posicionada. Pues si hay una cosa cierta es que…

 “ preciso es considerar el pasado con respeto y el presente con desconfianza si se pretende asegurar el porvenir, protegiendo y cuidando sobre todo a día de hoy, nuestra reputación online” .

Antoni de Iraola.

confianza


vender

Visitas comerciales hoy. Por Antoni de Iraola.

Visitar clientes hoy, es tan o más difícil que masticar y tragar virutas de hierro, sin hacerte daño.

 

Puedes ir bien vestido, oler perfectamente, tener las manos arregladas, sobrados conocimientos, llevar un producto serio y experiencia, todo ello unido o mejor dicho, lo que te define como un profesional y gran entendedor de lo que vas a ofrecer sin dudarlo ni un minuto, para nada hoy es suficiente.

Pero en marketing y comunicación, ya no hablemos de seo, grow hacker o hacking ético sin mencionar la muy buena gestión y posicionamiento de una compañía en la red o persona física, además de la gestión de su reputación online, y en cuanto a el valor de tu trabajo a realizar, de tus conocimientos, experiencia, etc...sin dudarlo ni un solo momento, puede restar más ahora que nunca en otro momento. Ver como prevalece el precio por encima de todo lo demás, pues es lo primero que mira quien recibe nuestra oferta, es muy muy decepcionante y desalentador. Y sí señores, esto es lo que a día de hoy sucede, sin duda alguna, Antoni de Iraola.

Tarifas planas, de 50, 100 o 70 €uros de compañías a las que los clientes les importan un huevo, ni les visitan, o atienden sus llamadas en momentos de máxima urgencia pues han salido a comer, convierten nuestro trabajo, aquel que sabemos será a medio, corto o largo plazo, idóneo para el futuro del cliente, en desanimo y dudas de lo que estamos haciendo ahí. Todo viendo caer a nuestros pies, el valor de nuestra acción y como desciende pasando al estado de bono basura o hipoteca suprime, convirtiendo nuestra oferta, pasan a la formulación de; experiencia + conocimientos + resultados = o cobras eso que te digo, o detrás de ti viene y el valor del trabajo a desempeñar en un valor nulo o de menos tres.

 

“señores el pan para todos en la red, no existe “, eso solo existe para quien no compite y quiere ser el primero sin trabajar y luchar.

 

vender

 

Y sin menospreciar a nadie, ni querer faltar, pues nuestros estudios, conocimientos y aptitudes, no valen 4,5€uros la hora. Valen tanto o más que la compañía que quiere contratarnos, pues por eso necesitas a alguien de los que gestionamos el marketing digital, pues solo conoces e intuyes ciertas cosas y conceptos por oído y de re filón, además des de un prisma equivocado.

La verdad, si uno entra en la tesitura de querer resultados, y exige implicación, fidelidad a un proyecto y lucha, debe reportar en sus empleados, colaboradores, partners y demás, multitud de motivos suficientes, aptitudes suficientes, para que este se sienta mínimamente motivado en ese proyecto, valorado y que menos, poder dar de comer a sus hijos en cuanto llega final de mes.

 

¡Cabe reflexionar y mucho de la situación de este país y hacia dónde vamos, pues si entre todos y cada uno de nosotros no ponemos de nuestra parte, nada será resuelto y lo más importante, no avanzaremos, y no existirá futuro alguno!

Antoni de Iraola.

digital-marketing

 

La sinceridad no es aceptada y aun menos comprendida por los futuros clientes, debemos aceptar la realidad en la que todos estamos metidos, decir las cosas como son y no engañar, pues la realidad de hoy supera con creces toda fantasía imaginada por George Lucas, y debemos seguir avanzando con paso firme.


horizonte

El horizonte. Por Antoni de Iraola.

El horizonte (del griego ορίζοντας, "orizonta": limitar) es la línea que aparentemente separa el cielo y la tierra. Vista desde cualquier ángulo esta línea siempre aparece a la altura de los ojos del espectador. Esta línea es en realidad una circunferencia en la superficie de la Tierra centrada en el observador.

Arrancamos trimestre, legislatura, año laboral y el nuevo periodo escolar. Sin duda alguna ante nosotros y ante mí, grandes retos se avecinan, es momento de arremangarse, luchar y confiar en uno mismo.

Marcarse objetivos, definir estrategias y tener muy clara la línea a seguir para sin duda alguna lograr llegar ya no vencer, será nuestra tarea en todas nuestras facetas de nuestra vida amenos este trimestre que empezamos.

En el horizonte, albergamos esperanzas, ilusiones y visualizamos si observamos solo un poquitín, situaciones que asoman a la dificultad del momento que nos a tocado vivir.

Contemos los pasos, establezcamos control sobre el tiempo y mantengamos la calma. Observar, escuchar, atender y luego sin duda actuar, serán pautas a seguir muy recomendables.

El sentido de la realidad y más aún el sentido de la posibilidad, debe ir sin duda unido al de la motivación y la constancia.

Hemos de autoeducarnos en la toma de decisiones, la inseguridad y la incertidumbre nos acompañaran de por vida, acostumbrémonos a coexistir con ellas, a convivir, pues la búsqueda de la seguridad total, es un enorme error de principios.

Recuerda.

Ser humilde para reconocer y asumir errores y valiente para afrontar retos. Sin estas premisas, el horizonte nos quedará aún más lejos.

Antoni de Iraola.

horizonte