Es el momento de construir lazos de confianza. Solo así llegarás.

Muchos empiezan su proyecto con poco presupuesto y no pueden invertir mucho (o nada) en publicidad para llegar a más personas y ganar visibilidad. Otros ya llevan años y no ven posibilidad de invertir, pues la situación de pandemia que vivimos les resta.

Entonces, ¿qué otras opciones hay para seguir creciendo y conseguir nuevos clientes? Hoy más que nunca des de Antoni de Iraola, lo sabemos. Construye lazos de confianza.

Afortunadamente, ya quedó lejos el perfil de emprendedor solitario y aislado, que tenía que tirar solo del carro y que no daba abasto. Ahora, los profesionales buscan a otros expertos del mismo sector para compartir experiencias, ideas y, por qué no, para aliarse y establecer colaboraciones estratégicas win-win.

Pero para que una sinergia o alianza salga adelante y obtenga sus frutos, debe basarse en un win-win real; es decir, en una estrategia de marketing en la que ambas partes salgan beneficiadas. Y para ello, debemos ser sinceros todos y sobretodo, profesionales y consecuentes con nuestros actos.

Con este tipo de acuerdos, la idea es generar ideas de negocio en común con otros expertos, empresas, marcas o instituciones, para llegar a nuevos clientes y que el negocio prospere. Ese es el único fin.

Des de  www.antonideiraola.es , os comentamos algunas ventajas que recibes a la hora de realizar colaboraciones estratégicas win-win:

  • Llegaras a un público mayor: si sumas esfuerzos con otra parte, llegarás también a su audiencia y esto implica seguidores, suscriptores y visitantes del blog.
  • Posibilidad de crear nuevos productos, servicios o contenidos: por ejemplo, cuando colaboras con otro experto en otra área diferente a la tuya, aumentas el segmento y target de cliente al que puedes llegar.
  • Ganas visibilidad: llegas a personas que ni siquiera han oído hablar de ti. Te sorprenderás!!
  • Consigues publicidad gratis: Imagina que vas a colaborar como autor invitado en otro blog y ese bloguero luego comparte tupost en sus redes, con miles de seguidores. ¿No crees que es una forma de publicitarte gratis? Nosotros creemos que sí.
  • Mayor beneficios económicos: verás un aumento de ventas gracias a este tipo de sinergias.

¿Pero cómo?. Aprovecha el potencial de los influencers y microinfluencers

Es cierto que los influencers, normalmente tienen una reputación consolidada y muchos seguidores en redes sociales. Por tanto, colaborar con estos referentes mejorará tu posicionamiento, y te ayudará a aumentar tu reputación y visibilidad.

Pero esas mismas ventajas puedes conseguirlas también con los microinfluencers. Más accesibles, y si sabes seleccionar, económicos y resultadistas. Tienen una mayor necesidad de todo. ¿Me sigues?

Por ejemplo, piensa en una colaboración con un bloguero de un nicho muy específico. Quizás su audiencia sea pequeña, pero la tiene muy bien segmentada. Esto, sin duda, es clave para llegar a un público interesado en tu oferta, con muchas posibilidades de que convierta su atención en demanda de producto.

¿Como crear colaboraciones win-win?.

Después de ver los beneficios de estas alianzas, estos son algunos consejos a la hora de entablar alianzas con otros blogueros, empresas o marcas.

Crea un plan de acción sólido y no te desvíes.

Un plan de acción es clave para saber cómo actuar en cada momento. Primero, te recomiendo que busques 20-30 personas con las que creas que puedes colaborar.

Anota en un borrador algunas ideas. Piensa qué ofrecer o qué le puede interesar a un influencer y a un microinfluencer. Y empieza a detallar bien los beneficios para que este pueda detectarlos rápidamente (si se trata de un intercambio de enlaces, de una mención o de la redacción de un contenido, acláralo). Un buen trato, garantiza un buen resultado.

Una vez que has creado la propuesta, envíasela a todos. Y no te rindas si a la primera te dicen que no o que no están convencidos. Un segundo correo puede ayudarte a terminar de convencerlos, y para terminar, busca la acción presencial.

Busca y encuentra especialistas para crear nuevos productos.

Este punto es especialmente interesante. Imagina que tienes un blog, de un nicho específico, como puede ser diseño web.

Además de ofrecer tus servicios y contar con un blog, quieres crear un nuevo producto, un programa de podcasts. Lo ideal sería buscar un especialista que pusiera voz a tu programa y que sacara adelante la parte más técnica, esa parte que tú no controlas tan bien. Pues todos sabemos de lo que sabemos, tenlo muy claro.

Pero para lanzar un nuevo producto, tendrás que estudiar bien el mercado y qué necesita tu audiencia, para sacarle provecho al formato que mejor se adapte a tu público objetivo.

Encuentra socios relacionados con tu sector potentes, y dales protagonismo.

Algunos factores que debes considerar a la hora de determinar si es el socio adecuado, son tener un público objetivo similar y tener unos valores afines, además de compatibles.

Si tienes una tienda de cafeteras, lo lógico es encontrar un socio que tenga el mismo perfil de cliente ideal. Uno idóneo sería una marca de café. No tendría sentido aliarte con una marca de té, ¿no?...

Piensa bien tu propuesta y los beneficios que vas a ofrecer.

Aquí es importante que tu propuesta sea firme, que se te vea seguro de ti mismo y que los beneficios sean claros, para llegar cuanto antes a un acuerdo que beneficie a ambos.

Si las ventajas no son contundentes, puede ser motivo suficiente para echar por la borda el acuerdo y perder el tiempo. Piensa en la venta por impulso, llegar y cerrar. A la segunda, nunca o muy pocas veces lo lograras. Construye lazos de confianza. Se transparente.

Recuerdo un caso concreto de link building, en el que estuve trabajando hace unos años, donde una de las colaboraciones estratégicas win-win que estaba a punto de cerrar, se fue a pique por no trabajar previamente unos lazos de confianza.

Se trataba de una propuesta que envié para intercambiar enlaces. Al enviarla, me di cuenta de que el enlace que propuse para intercambiar no era el que me interesaba.

Aunque volví a insistir mediante un correo electrónico, corrigiendo el enlace y pidiendo disculpas, ese error hizo que ese bloguero desconfiara de mí. No habíamos hablado lo suficiente y el error fue el detonante. Finalmente, no conseguí llegar a ningún acuerdo.

Con esto no quiero decir que no podamos equivocarnos, eso es incontrolable. Pero un error tan tonto como ese, cuando no se ha trabajado previamente una confianza mínima, puede ser decisivo.

Lo dicho; a veces no basta con saber, sino que hay que compartir, dar y saber recibir para poder llegar.

Feliz e increíble semana a todos!!