Como bien sabrás, una estrategia de marca es mucho más que definir una personalidad y escoger unos valores. Y que la parte más creativa no se sostiene si no hay detrás una estrategia de negocio.¿Verdad?.

Pero juntas, consiguen solidez para mantener el ADN de la empresa en el presente, pero también deberían hacerlo en el futuro. ¿Lo sabías? Ahora te lo cuento.

Y es que no es ninguna primicia afirmar que el mercado está sobre informado. El exceso y la sobrecarga informativa tiene incluso su propio concepto para referirse a ella: la infoxicación.

Expertos en comunicación corporativa, como los de nuestra compañía, saben que necesitan disponer de una visión integradora de todas las técnicas e instrumentos de comunicación, para consolidar una buena estrategia a través de todos los canales que tienen a su disposición y dejar atrás la invisibilidad, ganándose un espacio en el mercado y en sus clientes. Algo, sencillo de escribir. Difícil de contar. Importante enseñar. Y muy complicado lograr a corto.

“Sin embargo, el III barómetro realizado por la Asociación Española de Empresas de Branding (Aebrand) ha puesto de manifiesto que las empresas españolas no destinan los suficientes recursos económicos y humanos a una estrategia de marca global e integradora para la consecución de los objetivos”.

En la gran mayoría de empresas, la gestión de marca se limita a, crear un logotipo, un manual de marca y corporativo y el resto de los elementos gráficos relacionados como mucho.

Por eso, y ahora más que nunca con la Pandemia del Covid19, deja de ser casualidad que ocho de cada 10 empresas esté convencido de que la estrategia de la marca conseguirá mejores resultados cuando está, vaya ligada con otros aspectos de la empresa. Y no nos referimos solamente a acciones de comunicación o marketing.

Sin lugar a duda, éstas son necesarias en el plan global de comunicación, pero en este proyecto hacen falta más ingredientes. Y sobre todo, hay que contar desde el principio con el apoyo de todo el equipo y de la Dirección de la empresa, así como un más que aceptable presupuesto para su ejecución.

 

comunicar_content_branding_por_antoni_iraola

 

Sabiendo esto, y gracias al trampolín que ha supuesto la transformación digital y la digitalización ( que no es lo mismo ), las compañías están despertando un poco tarde y reconociendo que necesitan apostar por una estrategia de marca sólida y rigurosa que lidere un responsable creativo, original y eficiente, que relaciona su área con el resto de la empresa offline, para extrapolarla al online.

Lo que tiene mucho sentido para la marca, desde el punto de vista de comunicación. Empezar desde la zona cero a afianzar una marca, es mil veces mejor, que intentar mostrarla al exterior, sin antes no tenerla bien implementada de manera interna.

En la construcción de una marca (branding) importan tanto las intenciones, los sueños y las ambiciones de quiénes están detrás como otros y variados ingredientes que harán de ella, algo posible y real: los números.

Se trata de un diálogo bidireccional. La estrategia de marca y la de negocio se necesitan. Se complementan. Se completan.

Una empresa debe comunicar lo que hace y cómo lo hace porque forma parte de la sociedad y porque la sociedad quiere conocer esta información y debe conocerla ( content ).

Así las personas se relacionarán con ella e interactuarán, pero lo harán más allá del marketing. Por eso, es importante trabajar esa estrategia desde todas las esferas, hasta delimitar tu publico objetivo, segmentarlo e ir a por él.

Todos y cada uno de los que forman parte de la marca tienen que cambiar la forma de pensar, actuar y organizarse.

Por ello, desde www.antonideiraola.es te recomendamos cinco puntos a tener en cuenta a la hora de desarrollar y mostrar tu marca al mundo.

 

  • Es muy necesario, creer y demostrar que el producto o servicio que se ofrece es verdaderamente la solución única para los deseos y necesidades de los potenciales clientes.
  • Tener una estrategia de comunicación en el futuro y no solo a corto plazo, tanto para reacciones positivas, como negativas. (proyecto de reputación online y comunicación integral)
  • Apostar por la creatividad y desinhibición, para impulsar acciones, comportamientos y decisiones a la hora de diseñar estrategias, adecuadas a cada canal y público.
  • Adaptarse constantemente a un entorno cambiante y evolutivo, ya que es vital saber cómo hacer que nuestro mensaje llegue y poner en valor lo que comunicamos de manera efectiva y resolutiva. ( segmentación y monitorización )
  • Entender que la gestión de la marca va más allá de una estrategia de comunicación, y publicar contenido en las redes sociales y medios. Debe existir una estrategia y acotarla.

 

En definitiva, diremos que comunicar es mucho más que transmitir un mensaje. La comunicación es ya 100% bidireccional. Y porque nuestra reputación corporativa está en juego.

Recuerda;

En la ignorancia, no existe libertad alguna. Muestra. Comparte conocimientos y Comunica.

Solo entonces y con un poco de suerte, venderás.

Gracias por leernos.

Antoni Iraola.