Cierto es que enciende el televisor, escuchas las noticias, y todo parece enfocado a la vida online. Pero cierto es tambien que, en la vida online, nada es lo que parece ni lo que realmente parece, muchas veces es nada. ¿Lo sabías?

Por eso, desarrollar una marca personal o personal branding va más allá de dar a conocer quién eres, que haces, con quien trabajas o has trabajado,  o de que el color tienes tus ojos, algo que en principio, debería de ser bastante irrelevante.

Y es que saber crear una estructura de información que te diferencie de los demás, que de valor y sobre todo, ser capaz de transmitir conocimiento, es donde radica la cuestión.

Trabajar para unos, o haber trabajo para tantos muchos, en tu porfolio bien estructurado, mostrara posibles habilidades y a veces, sin ser tu consciente, posibles carencias. No todo se vale.

En la era digital que vivimos, todos quieren tener presencia online y promociona su trabajo, mostrar sus virtudes y a través del marketing online y sus estrategias SEO-SEM, esconder sus enormes defectos, mediante mucha inversión, para seguir hacia adelante, si o si.

Pero ¿Cómo puedes hacer para destacarte entre un mar de personas que comparten un perfil similar al tuyo? En los que la gran mayoría, pueden y saben más que tú, pero son muchos los que carecen de visión comercial. Ahora te lo cuento…

Y es que no es lo mismo mostrar que vender. Fidelizar o perder. O aportar que restar. Ni tampoco Ser bueno, a parecerlo. Debes demostrar que puedes, y luego hacerlo posible. Sino, fracasaras.

Es justo ahora el momento de comenzar a trabajar en tu marca personal para impulsar tu presencia online. Siempre enfocado a resultados reales y tangibles. Todo acorde a tu inversión.

Y para ello, necesitaras dedicación y constancia antes no logres algún resultado. Por eso, lo primero que debes hacer es comenzar a construir una base sólida para tu imagen, des de cero. Y aprovisionar cierta recurrencia para llevarlo a buen puerto.

Eso significa conocerte muy bien a ti mismo. Ser capaz de identificar qué sabes hacer mejor y en que no debes entrar. Definir cuál es tu valor profesional. Qué características te hacen más visible que tu competencia y diferente a ellos, en este mar de tiburones denominado, el internet de las cosas.

Y así, un sinfín de cosas que puedes seguir añadiendo, preguntas y más preguntas, las que creas necesarias para definirte en un entorno tan competitivo como Internet, y que den valor a lo que pretendes sea tu marca.

Tener un currículum optimizado es importante, pero dedicarte solo a compartirlo en RRSS no es una buena estrategia de marketing personal, necesitaras algo más.

Necesitas dar a conocer tu perfil, experiencia y habilidades, pero necesitas una plataforma para demostrar la veracidad de ese contenido. Un bloc donde publicar, y que muchas personas y compañías rehúyen de él. Recuerda que las palabras keyboards deben ser tu gran alianza y las imágenes solo la puerta hacia el mundo que deseas mostrar, dependiendo donde y cuando desees mostrarlo, para quien o quienes. Conocer tu publico objetivo, franjas de visualización, y posibilidades entre otras cosas. Harán de tu nueva “Site”, algo diferente, relevante e interesante para los motores de búsqueda existente.

Y más allá de eso que no es para nada poco, tienes que demostrar qué aportas a tu sector, qué puede esperar una organización de ti y qué eres capaz de ofrecer, de manera clara, directa y captando su atención.

Crear marca personal o personal branding. Hoy más que nunca

Posicionar tu marca personal también te dará la oportunidad de evaluar los proyectos que se te presenten para escoger los que mejor se adapten a tus características, derivarlos a colaboradores y establecer nuevas alianzas de negoció futuras, que aporten crecimiento.

Define tu objetivo, así darás pasos sólidos. Los resultados, es poco probable que los veas de inmediato, pero si eres activo lograrás darle ese impulso que buscas para tu imagen, y hacerte un hueco en este enorme escaparate que te brindan las redes y en sí mismo, internet.

Recuerda; desarrollar una buena imagen y saber cómo venderla es imprescindible para construir una marca personal. No solo debes conocerte a ti mismo, dedícate también a evaluar a tu competencia y a configurar un perfil de tus clientes potenciales, segmenta. Cuando hayas cumplido con todos estos pasos, escoge los canales de comunicación que mejor se adapten a ti y tus objetivos.

Feliz fin de semana a todos, amigos lectores.

Antoni Iraola.