¿Eres una persona disruptiva? Si no lo eres, pronto lo serás. Por Antoni Iraola.

 

En los últimos años, la comunicación y las facilidades para lograrla han cambiado radicalmente y con ello nuestras vidas. Pero en los últimos meses, todo esto se ha acelerado de manera exponencial y a veces discriminatoria.

Esta revolución no se queda únicamente dentro de ese perímetro, el de la comunicación, sino que afecta de lleno al resto de aspectos vitales, como son el modo de vida, los métodos de trabajo, la manera de relacionarse, etc…En definitiva ser y convertirse en una persona disruptiva.

La evolución o si le queremos llamar transformación digital i vital, va a una velocidad de vértigo en la que la sociedad se encuentra sumergida, y hace que esta intente adaptarse continuamente a las nuevas medidas, formatos y actividades, y pocas veces llegue.

 “Por esta misma razón, el sistema de selección de personal para los distintos puestos de trabajo también se ve modificado en función de los medios actuales”.

Afectando a cientos de compañías que buscan bajar sus costes fijos, ser más eficientes y nunca llegar a resultados salvo en casos excepcionales, y en perfiles excepcionales.

Las redes sociales, que normalmente suponen la exposición de la vida personal, pueden ser determinantes a la hora de ser o no contratado según qué requisitos se exijan y qué tipo de puesto laboral sea.

Y de esta forma, los responsables de recursos humanos cada vez investigan más rigurosamente las redes de los posibles candidatos a ocupar dicho puesto. Como vemos y en este breve ejemplo, la marca personal se convierte en algo mucho más importante, algo que va a tener mucho más peso en la decisión de la contratación de empleo.

¿Y como lo sé?

Lo sé, por experiencia propia. La misma, que hace de mi perfil, un perfil complejo, aunque sobradamente preparado, debido al pasado en crisis de este puñetero país y un enorme fracaso, en el que la segunda oportunidad, no existe como si existe en otros países.

 “Hace 20 años el currículum era un pedazo de papel. Ahora todos tenemos una identidad digital que va mucho más allá del currículum. Nos hemos convertido todos, los que están en la red y los que aún no, en potenciales productos de marketing: todos los datos que se pueden encontrar sobre una persona o una empresa en la web generan marca, personal y/o profesional". Y así sucesivamente afectando corporaciones e instituciones.

Y ahora dicho, ¿Cuál es tu comportamiento respecto a la información online?

La mayoría de empresas de trabajo temporal aseguran que:

- El 86% de las empresas consulta las redes sociales de los candidatos preseleccionados antes de tomar una decisión de contratación.

- El 55% de los profesionales de redes sociales encuestados ha reconsiderado su decisión de contratación después de consultar los perfiles en redes de algún candidato preseleccionado; el 36% lo ha hecho empeorando su decisión.

- Tan solo un 21% de las empresas ha seleccionado a un candidato por su actividad en redes sociales.

- El 31% de las organizaciones ha desestimado la candidatura de algún aspirante a un puesto de trabajo por la imagen que proyectan en alguno de sus perfiles en redes.

Por otra parte, podemos contarte cuáles son las ventajas de la presencia en las redes sociales a la hora de tomar la decisión sobre si contratar o no a un candidato.

¿Ventajas?

Suponen una gran ventaja en lo relativo a una mayor accesibilidad de comunicación con otros profesionales de cualquier sector, haciendo más fácil la conexión dentro del mundo laboral.

¿Posibilidades?

La posibilidad de ofrecer a las empresas tan fácilmente el propio Currículum, de forma que la cantidad de oportunidades de llegar a las empresas se multiplique, hace que la capacidad de alcance aumente significativamente. Un claro y popular ejemplo sería la plataforma de Linkedln. Plataforma de la que muchos creen ser buenos gestores de información y presencia, pero sin duda les queda mucho por aprender.

¿Seguimos?

Decir que sirven de gran ayuda a la hora de construir y vender la imagen personal las plataformas como LinkedIn. Las empresas tienen las herramientas para saber “lo que quieran” de los candidatos, así que se puede hacer uso de esta arma de doble filo para vender aquello que se quiera sobre uno mismo a la hora de encontrar un nuevo trabajo, aprovechándose de sus interacciones en todas y cada una de sus publicaciones.

¿Desventajas de la exposición en las redes sociales?

Como se ha indicado, esta última ventaja puede también perjudicar al interesado en el puesto, debido a que la empresa puede llegar a saber incluso cosas que quizás no convendría o se querría que supieran, pero tampoco si consideran un perfil interesante, se detienen a preguntar, ante la masiva afluencia de candidatos. Mi experiencia lo confirma.

Suponen una pérdida de la intimidad y de la privacidad. La exposición de la vida diaria (que suele ser el contenido de las redes sociales más comunes, como Facebook o Instagram) puede jugarnos una mala pasada haciendo públicas las carencias y debilidades, no solo las fortalezas. ¿Lo sabías?

¿Pero qué hacer para evitar que esto perjudique tu perfil?

La estrategia ideal para ello es la atracción mediante la demostración de las capacidades de uno mismo y lo que puede aportar en su futura posición.

Cuanto mayor es la centralización por parte de las empresas en el uso del Social Media como método para seleccionar su plantilla, es mucho más importante estar presente en ellas y hacerlo de forma efectiva. Los candidatos a los diferentes puestos deben centrarse en crear un buen perfil y mantener una buena imagen, poniendo a las redes sociales en el centro de su estrategia de búsqueda de empleo.

Es necesario actualizarse; la presencia en redes sociales en todos los aspectos de la vida cotidiana aumenta de forma exponencial.

En definitiva, la nueva disruptiva laboral, y su cambiante situación diaria nos condiciona a todos. Y cuando digo a todos es todos, el que no lo crea, es que ya no es consciente de su situación y de la del país en el que vive.

Bueno amigo lector, mil gracias por seguir mis publicaciones y sobre todo por leerlas. Espero a ver resuelto tu duda, y que seas ya de por sí, consciente de tu disruptividad en constante evolución.

At.Antoni Iraola.

 


La era post-Covid19. Una nueva era en la que nada volverá a ser igual.

Arrancamos una nueva semana. Y ya van 3. Pero esta es aun diferente a las otras dos anteriores, pues hoy se pone punto final a la actividad no esencial. Por una parte, algo completamente lógico pues debería haberse realizado esta acción, mucho antes. Por otra parte, el fin para muchos. (PYMES, autónomos, etc.…)

Y ya no justo ahora, sino des de hace días. He dejado de ver de manera masiva los medios. Incluso las redes, llenas de nada y vacías de todo. Esperemos que nieve esta semana, ayudaría a cambiar la tendencia y el enorme contenido vacío que se vierte en ella.

Hasta ayer mismo, escuchaba, leía y observaba a todos aquellos que tenían cierta credibilidad, y la perdieron. Observaba y escuchaba cientos de oportunistas y expertos de nada, que también la perdieron.

Esperaba y creía que los políticos estarían a la altura, y tomarían las medidas certeras y correctas, como parte afectada de esta mierda. Que los países de la unión irían a la una ahora más que nunca. Y que la palabra, “Unión “, porque ya no es más que eso, sería más indestructible que nunca. Y no más débil que nunca.

Pues señores, yo ya soy uno de los cientos que no espera nada, más que un sálvense quien pueda. Esto es el siguiente paso. Y no referente a lo sanitario. Admirable y descomunal ejercicio de solidaridad, empatía y profesionalidad la de los miles y miles de médicos, enfermeros y personal sanitario que se esta jugando la vida por los demás, ellos merecen todo, sin discusión alguna. Lastima que, en agosto, los habremos olvidado todo. Típico de la cultura occidental.

“Nos cuesta mucho aprender y olvidamos muy rápido”.

Y es que algunos siempre me habéis tachado de catastrofista. Y pudiera haber sido así en tiempos “A “, pero ahora no. Dado que la debacle que nos viene encima es un pelín grande. Y a todos, menos a nuestra clase política, va a superarnos en mayor o menor medida. A ellos les llegará un poco más tarde,,…ya lo veréis.

Pero os contaré algo. Aquello que no se dice y esta ya sucediendo. Para que reflexionéis, sino lo habéis hecho ya. Vamos a ello.

Es por todos sabido, que España, y solo España esta al 120% de su PIB. Es por todos sabido que la caja de las pensiones esta vacía. Es por todos sabido que fuimos rescatados por el FMI con 70.000 millones de Euros regalados a la Banca y aun así nos cobraron a todos por respirar, y que no devolvimos ni un solo euro a Europa. Solo intereses.

Es por todos sabido que llevamos años sin invertir en I+d, Sanidad y nuevos mercados que desenvelejar a parte del turismo geográfico ya de por sí, sobrexplotado y en caída libre. De ahí el concepto “low-cost “, en mi especialidad, el Marketing en el Branded corporativo.

Es por todos sabido que nuestros mayores, han estado impulsando la economía y manteniendo a miles de familias con sus pensiones retributivas ya de por si bajísimas tras una vida de esfuerzos y penurias. Y ahora se mueren solos, y se despiden a través de una tablet. Que triste el ser humano.

Y así un sinfín de cosas. ¿Verdad? Cierto….no hace falta nuevas la cabeza. Lo sé.

Pero quien dice la verdad en toda esta historia. Y el por que de la misma. Sencillo. Ahí va un símil.

¿Qué sucede cuando una gran corporación hace fallida? Que sus acreedores dejan de cobrar.

¿Cierto? Veraz como la vida misma.

Es entonces cuando debes dejar de pensar en España, como la España única e indivisible de Vox, PP y Ciudadanos, sino en la España quebrada del PSOE, Podemos, PNV, ERC, CIU y todos los que abanderan el mensaje mentiroso que están vertiendo.

 ¿Por qué?

Por qué España, ya es una gran compañía en fallida, liderada por unos gestores pésimos (todos los partidos políticos, todos ), que ya heredaron de sus antecesores, un desastre infumable en mayúsculas bajo un lema; mierda para el que venga detrás.

Un barco lleno de grietas y de por si quebrado. Y curiosamente no todo es culpa de Sánchez. No le restemos méritos al chaval. Es ahora mismo un capitán, que intenta salvar a un Títanic, bajo la promesa de alguien que le dice, no corras, nos hundimos, pero tú y los tuyos no. Aunque al final, será que sí. Ya lo veréis. (su manual de resistencia, solo será papel mojado)

Pero, volvamos a lo que nos tenía en vereda.

Quienes son los acreedores de España. ¿El FMI? ¿Y quién representa el FMI? Los mercados internacionales, ¿la bolsa y esa famosa Unión de la que hablábamos unas líneas más arriba, os acordáis? Yo sí.

Pues tras toda esta historia acelerada a velocidad de la luz ( crisis ), hay un trasfondo de impagos, quiebras y suspensión de un sistema caduco ya des de hace años. El Capitalismo de bolsillo. En el que muchos se han enriquecido y en los que la mayoría, somos y seremos pobres. Y señores. Ya llegamos al fin, solo que ahora en cuestión de meses, no más de dos, por cierto.

Despertaremos de esta gran mentira que empezó con los atentados en las torres gemelas por allá el año 2001. ¿Os acordáis? Justo entonces todo lo que ahora ya llegaba a su fin, era perfectamente visible, aun que como no habían ganado lo suficiente con las suprime, etc…decidieron que debían alargarlo un pelín más. Pues ahí estamos.

Entonces el culpable, fue el islam, los bancos y la población. Y como tales, cada uno de ellos pagamos con creces nuestra parte de culpa. Llamadle rescate bancario, si queréis.

Existían culpables tangibles (nuestra mente enfermiza en la compra y consumo de bienes existenciales como una vivienda), y con ellos justificantes de derecho a cobro.

Justo entonces la gran irrupción de internet y las nuevas tecnologías. Muchas excluyentes y discriminatorias, aparcaban a un retiro indefinido a miles de personas (todo lo procedente de un exceso de personal de la construcción poco cualificado y sin formación y a la quiebra de sus familias), sin posibilidad de adaptarse a una nueva realidad. Mientras de manera silenciosa, se educaba a nuestros hijos, en la gratuidad de algo que des de ya, dejará de ser. “El internet de las cosas “o “ Internethofthings “ que hay quien le gusta más.

Nuevos sistemas. Nuevas normas. Nueva manera de vivir. Y más desunión que nunca entre estados y países. Y, sobre todo, distancia entre personas. Todo más impersonal que nunca.

¿Pero que será lo siguiente a mi humilde parecer?

Para mí que soy un ignorante de todo y mucho, así como un espectador incansable, que sufre y mucho por los míos como tantos cientos de españoles hoy. Empiezo a pensar en la palabra “Desunión“.

  • Desunión Europea.
  • Retorno a algo de lo que no debíamos haber salido. (Claro esta que alguien hizo un gran negoció con todo ello)
  • Devaluación y visión infumable del nivel de endeudamiento de todo tras la re-conversión olvidada de una moneda a la otra. (Salida de la zona Euro, como el Brexit)

Y es que señores. Estamos a las puertas de volver a empezar. De algo que lo esta cambiando todo. De un culpable tangible en forma de enfermedad amenazante y no discriminatoria. Pues afecta a todos y puede acabar con todos.

Algo a lo que no podremos pedirle explicaciones y que les va grande a nuestros gobernantes. Y que a mí humilde pensar, parece planeado al 100%.

Un plan magistral. Elaborado y ejecutado a la perfección que nos conduce a todos sin exclusión, a una nueva era. La era post-Covid19. Una nueva era en la que nada volverá a ser igual.

¡¡¡Feliz e increíble semana a todos!!!

Antoni Iraola.


Estamos ante uno de los retos más importantes de la sociedad actual des de la segunda guerra mundial. La nueva era, tras el Covid19.

Días intensos de videoconferencias con varios clientes tanto en la península como en Baleares.

La realidad y su perspectiva de lo que sucede, la verdad sea dicha, va por barrios y sectores.

Pero cierto es también, que sufrimos un proceso muy acelerado de transformación hacia una nueva economía, en la que toda aquella compañía que no opere en digital y su negocio sea enfocado hacia la recurrencia (véase las telefónicas como ejemplo ) cesara su actividad, de una manera u otra, antes o después. Solo es ya cuestión de tiempo. No lo dudéis.

Estamos ante uno de los retos más importantes de la sociedad actual des de la segunda guerra mundial.

" Un escenario, donde nadie dice la verdad, y la verdad de todo tendrá un precio desorbitado".

Solo es necesario ver y oír la cantidad de fallecidos que estamos sufriendo por esta pandemia del Covid19. La procedencia de todo, y como ya los países y gobiernos se posicionan de manera egoísta, hacia un salvase quien pueda. Muchos sustentados por un sistema quebrado y sin salida, más que la fallida.

He aquí toda relación con el miedo. La duda. Y sobre todo la impotencia, que se está apoderando de muchos de nosotros.

Ciudadanos de a pie. Empresarios. Pymes y autónomos, que estamos viendo como el castillo se desmorona, y nadie va a poder detenerlo. O bien por que no saben, o bien por que no interesa.

Y lo más peligros, es que a todo ello debemos añadirle un factor sorpresa si cabe peor, la Incertidumbre generada.

A todo ello, súmale los medios. Que aun que digan que no, volcados en su estrategia, intentan rentabilizar sus bajas en publicidad que están llenando sus cuentas de importes negativos. Provocando la osadía en ellos, de mostrar todo, sin pudor a nada como único recurrente, para captar la atención de una audiencia ya de por sí, muy segmentada.

Y lo que, si saben y no dicen, es que muchos de ellos, también serán desterrados con esta crisis, no solo sanitaria, sino económica en la que hemos entrado de manera global.

Es el momento de optimizar los recursos. De no endeudarse, y establecer el camino a seguir. Sigue tu instinto sin no antes detenerte a contar. Pues todo aquello que ahora decidas, condicionara y mucho tus próximos 10 años. Sobre todo, en el aspecto laboral, y después en el personal. ( es mi humilde opinion )

Y tras ella, mi opinión, extraigo mi conclusión.

Y es que para mí, hay solo dos maneras de ver este momento.

 Unos paran motores y otros han decidido conquistar el futuro. ¿Tú de qué lado estás?

A mí solo me interesan estos últimos, son los que ven una oportunidad de modernizarse, transformarse, de hacer más rápido aquello que ya tenían pensado hacer.

Claro está, sin nunca olvidar la enorme pandemia ( covid19 ) que estamos sufriendo, deseando una pronta recuperación de todos los implicados.

Seguimos! Feliz e increíble día a todos.

#yomequedoencasa #quedatencasa #covid19 #piensaenelfuturo #antonideiraola


¿Te has preguntado alguna vez el porqué de tu falta de firmeza ante las cosas que te propones? Es la hora de salir de tu zona de confort.

¿Te has preguntado alguna vez el porqué de tu falta de firmeza ante las cosas que te propones?

¿Por qué, siendo una persona decidida, experimentada y seguramente preparada para muchas cosas, no eres capaz de mantener el compromiso hasta el final, cuando lo ha elegido libre y voluntariamente?

Es la hora de salir de tu zona de confort.

Todos solemos empezar con mucha firmeza y motivación: propósitos nuevos, cambios radicales, horarios rígidos, teletrabajo, gym, etc.

Sin embargo, con el paso de los días, esos propósitos, van perdiendo fuerza hasta que finalmente tiramos la toalla. Pocos son los que de por sí, pierden fuelle y persistencia, aun más si cabe, en situaciones como las que vivimos ahora, ante la impotencia de su día a día, y la negación ante la inminente salida de su zona de confort.

Como consecuencia de ello, sentimos una gran frustración e impotencia, falta de confianza en uno mismo, automachaque y, posiblemente, algún reproche de los demás ante nuestra falta de compromiso, viendo la falta de resultados. ¿Verdad? Posiblemente sí, aun que lo digas con la boca pequeña. ¿Mi consejo?

¡Stop!

Factores que influyen ante la poca constancia en la toma de tus decisiones.

Tú Autoexigencia. Punto 1.

Es posible que te hayas creado una imagen idealizada de ti mismo, recubierta de autoexigencias y conductas no libres. En su día, esta imagen complaciente y cumplidora, te pudo ser útil para conseguir el afecto y la atención que necesitabas de los demás. ¡Ahora, no!

Por eso, dices que sí a todo, por no fallar a nadie, por no generar conflicto o por obligación. Sin embargo, esto solo te lleva a angustiarte y finalmente, a romper tus promesas, entrando en un bucle destructivo que crea desconfianza en los demás y en ti mismo, porque notan que dudas. Todo ello, para no asumir esta realidad, terminas culpabilizando a otros y justificándote. ¿ Lo sabías ?

 

Y es que “El único camino hacia el compromiso real pasa por una mayor fidelidad a uno mismo, un reconocimiento de las propias carencias y un mayor entendimiento de nuestros sentimientos y necesidades reales”. Todo lo demás, es paja…!Es la hora de salir de tu zona de confort¡

Tus Inseguridades. Punto 2.

El miedo a las posibles consecuencias del resultado de tu tarea (al qué dirán, a no ser capaz, a hacerlo mal, etcétera.) claramente te limitan a la hora de ser firme en tus compromisos. Al no tratarse de una elección libre, sino condicionada por estos pensamientos y sentimientos, el compromiso irá perdiendo fuerza en ti. Si a todo ello le sumas el momento actual. Tus probabilidades de éxito son ya 1 o cero.

Recuérdate a ti mismo a diario, que tienes toda la capacidad del mundo de sobreponerte a tus sentimientos y por encima de todo, al momento que vivimos. 

Repítete la verdad, no lo que desearías que fuera y baja el listón. Frena. Ajústate al momento y adapta este a tus posibilidades.

Hoy hago lo que puedo y estoy dando mi 100% de este día y con estas circunstancias, mañana, volveré a empezar. Como si contaras. Primero el 1, después el 2, y así sucesivamente…Y felicítate a ti mismo cada día, por no tirar la toalla ante las enormes dificultades que vivimos”. En las que no solo eres tú quien las sufre. Sino todos.

Tu Falta de disciplina. Punto 3.

Este es el mayor hándicap de hoy. Una falta de entrenamiento mental hace que, a la mínima y desde el capricho, la pereza o la dejadez, termines aplazando o abandonando tus decisiones. Recuerda, te encuentras fuera de tu zona de confort, despistarte es fácil, muy fácil.

Tu No te culpabilices. El fallo es conjunto. El sistema esta caduco y con el debemos renovarnos todos. Punto 4.

Quizás desarrollaste una cierta inconstancia porque se preocuparon más por pedirte resultados que por enseñarte a desarrollar tu constancia en las tareas. Buscaste volumen y no calidad y ahora sin volumen, te cuesta mucho más encontrar la calidad. Piénsalo. ( es el stop, antes mencionado )

Es necesario pasar por aceptar la realidad de tu estado actual: “Estoy desentrenado o desplazado al igual que mis clientes”.

Pero estamos todos a tiempo de reconducir esta situación.

Esto sin duda, te puede ayudar ponerte metas cortas y realistas para poder ser firme y constante. Lo importante es empezar y llegar, no el resultado inminente esto ahora mismo, posiblemente sea secundario, cuestión de días.

Mi consejo…Comienza con un compromiso fácil y asequible para ti.

“Hoy dedicaré 15 minutos a una cosa tan simple como a la lectura”.

Programa el momento para hacerlo y cuando llegue, que nada te detenga. Demuéstrate que eres capaz. Esto te motivará para tu próximo objetivo. Te lo garantizo.

Y no lo olvides…todo esto es completamente aplicable a tu estrategia digital y la de tu compañía. Resultados a corto y medio plazo y realistas, pues hoy más que nunca estamos todos hiperconectados, y la falta de atención de los usuarios es de 99% sobre 100%

 

¡¡¡Feliz e increíble día a todos!!!

Antoni Iraola