¿Es el Branding Emocional, la emoción lo que mueve el mundo?

Hoy más que nunca, ya no importa si es el deseo, el amor, el arte…, el miedo, la tristeza o el odio, lo que puede movernos a comprar o consultar algo de manera impulsiva. 

Y es que “Somos emociones atrapadas en mentes que consumen, en cuerpos que se deleitan en el gozo de los impulsos”.

Por qué nuestra mente y subconsciente no reacciona igual a la lectura de un poema que a un texto sin alma, o la sinfonía de una gran película. ¿Lo sabías?

¿Pero qué es el branding emocional?

El branding emocional no es nada nuevo, ni nada que nos hayamos inventado nosotros. Para nada.

La publicidad siempre ha apelado a nuestros instintos más primarios desde su nacimiento. Innumerables marcas con innumerables artimañas enamoran al consumidor cada día; y lo hacen sin que éste se dé cuenta, porque el amor a una marca no duele, sino como bien dice la palabra, enamora.

La conexión emocional con el consumidor es fundamental para llegar hasta él hoy más que nunca, en este nuevo mundo de las redes sociales saturado de mensajes, y las marcas recurren al branding emocional para desencadenar en él un deseo o apego de tipo irracional.

Así, la comunicación en marketing debe enfocarse en convertir a la marca en un ente que desencadene una respuesta emocional en el consumidor, y que tenga un impacto significativo en la vinculación afectiva con la marca. Cuanto más vinculo, mayores posibilidades de compra.

Pongamos como ejemplo a Mahou. Una marca que sabe muy bien cómo hacerlo: desde su faceta multicultural «destapa la felicidad» hasta su castizo «Rentabilibar», la exaltación de la amistad y el privilegio de disfrutar del momento y la inclusividad, aun en momentos de dificultad y exaltando la solidaridad, ha llevado la marca a conectar no sólo con sus potenciales consumidores, sino con las personas. Conozco gente que no bebe cerveza o esta marca de cerveza, pero siente un irracional apego por esta marca. Y es porque les toca una tecla. La de las emociones.

El branding ayuda a identificar una marca y permite que el consumidor la asocie con unos determinados valores -sean estos tangibles, como la calidad de sus productos, o intangibles, como las cualidades de su «personalidad de marca»-.

Teniendo siempre esto claro; entenderemos que en el marco de lo intangible hay marcas sin alma y otras que son todo corazón. Las marcas se sirven del branding emocional para asociarse con sentimientos positivos, con una finalidad comercial. Así, las connotaciones positivas se hacen extensivas a todos sus productos o servicios. Y sus ventas crecen y crecen.

El branding emocional persigue lograr una confianza incondicional por parte de los consumidores, una familiaridad que es muy difícil que se rompa. Según algunos expertos en marketing emocional Andy Stalman, los elementos clave como la inclusividad, la sofisticación y la sutileza, distinguen entre la marca emocional y el sentido literal de la conciencia de marca.

Famosos son sus proclamas sobre el branding emocional, que podríamos resumir en que, en este campo, los consumidores no son consumidores: son personas.

Por ello, la marca ya no ofrece un producto, sino que conecta con la gente a través del valor añadido de la experiencia y la memoria emocional, generando una confianza incondicional que conlleva la preferencia por dicha marca.

Es más: a la aspiración por ella, y gracias a su personalidad carismática que dialoga con el consumidor y le hace sentir, creando una relación de amor y querencia, el branding emocional convierte una marca en ídolo y el, en motivo de consumo.

Branding emocional aplicado al marketing digital, hoy.

Podemos decir que “ El branding emocional “ es un modo de hablarle al consumidor o, mejor dicho, a sus emociones, por tanto es un método que trasciende al soporte.

Es decir, no hay diferencia sobre publicidad tradicional u offline y publicidad online. Sin embargo, el canal digital ofrece un espacio en el que el branding emocional cobra una mayor importancia: nos referimos a las redes sociales, como no.

Un mensaje que hace que el consumidor se vincule emocionalmente a una marca a través de su identificación con ella encuentra en el Social Media un ecosistema perfecto, debido a la predisposición y receptividad del usuario cuando se encuentra en estos espacios asociados al ocio y las relaciones humanas. Además, su capacidad para albergar contenido multimedia y que éste pueda ser compartido entre iguales, mueve al engagement y la viralización. Y son el entorno natural en el que se mueve el branded content, se apoye en el Branding Emocional, como pilar de su estrategia.

Si hablamos hoy de soporte en el que soportar esto, en social Media, no cabe duda de que el vídeo es el gran aliado del branding emocional. La posibilidad de incorporar imagen en movimiento y música, sumado a su capacidad para contar una historia de forma sintética y visual, convierte al vídeo en el principal soporte desde el que las marcas pueden hablarles a las emociones del consumidor, y llegar. Pero no es el único: también la imagen o una frase concreta puede lograr que nos enganchemos emocionalmente a una marca, aun que cada vez son más los usuarios que no leen por pereza, y si escuchan, dado que no requiere en la mayor de las veces mucho esfuerzo.

Y ahora, y como siempre, Si deseas poner en marcha una estrategia para conectar con los consumidores de tu marca, puedes contactar con nosotros y te ayudaremos a comunicarte con los segmentos de clientes más adecuados a tus intereses, bajo resultados reales y tangibles acordes a la inversión de tu compañía.

Gracias por leernos amigo lector.

At.Team  www.antonideiraola.es

 


LinkdIn

¿Por qué debes estar presente en LinkedIn?

 

 

LinkedIn hoy más que nunca, está en constante crecimiento. Sus más de 600 millones de usuarios –y 11 millones solo en España- con más de 10 millones de páginas de empresa activas. Hacen ya de LinkedIn una de las redes profesionales más atractivas y afianzadas del mundo.

Todo y que en sus inicios fue posicionada como una plataforma de búsqueda de empleo, hoy es una red social más, pero con un alto grado de especialización y tecnificación.

Y esto sin duda alguna, para una PYME, tiene un potencial y un valor que -bien trabajado- puede darle un grandísimo rendimiento.

Deberían saber muchos, a la hora de contribuir a la estrategia de BRANDED de un negocio hoy, que el perfil o página de LinkedIn pueden contribuir por diferentes razones a su crecimiento y expansión.

LinkedIn. Un entorno profesionalizado.

Si bien otras redes sociales pueden resultar atractivas, las redes profesionales permiten realizar una comunicación B2B. Ahora, la información corporativa es bien recibida y el tono de la conversación es meramente profesional y eso sin duda, hace de LinkedIn, una red diferente y de alto valor de contenido.

Solo un breve pero interesante detalle a comentar de esta red social es que las reacciones con el contenido son diferentes a las demás redes: No se da “like” al contenido, se recomienda. A la hora de compartir información de una empresa, esto es un matiz interesante a tener en cuenta.

Todo el conocimiento vertido en LinkedIn, es diferente. También lo es su audiencia.

A diferencia de las demás redes sociales y sus plataformas. En LinkedIn, puedes conocer el nombre, apellidos, empresa o puesto de una persona determinada. El perfil de LinkedIn nos puede dar información muy relevante de cara a alcanzar objetivos de negocio.

¿Por qué?

Porque al ser un medio para profesionales, podremos identificar fácilmente en qué lugar de la jerarquía de la empresa se encuentra un perfil determinado y su capacidad de decisión en ella, ayudándonos a decidir en nuestra estrategia de comunicación.

Además, conocer la experiencia laboral o el tipo de función que desempeñan nos permitirá segmentar mejor nuestro público, enviando mensajes mucho más pertinentes y ajustados al target de nuestro posible cliente o contacto.

LinkedIn sin duda alguna hoy, nos brinda un muy buen posicionamiento.

¿Lo sabias?

Y es que si no pudiéramos invertir como compañía o autónomo por la razón que fuera en una web de empresa y corporativa. El posicionamiento que nos da LinkedIn hoy en Google es muy potente.

Puede ser muy interesante a la hora de conseguir que potenciales clientes nos encuentren, además de hacernos altamente visibles y quién sabe si relevantes e imprescindibles.

Como siempre esperamos te guste lo que te contamos, y si quieres saber más no lo dudes.

¡Contáctanos!


Branding_emocional_por_antonideiraola.es

¿Es el Branding Emocional, la emoción que mueve el mundo?

 

Hoy más que nunca, ya no importa si es el deseo, el amor, el arte…, el miedo, la tristeza o el odio, lo que puede movernos a comprar o consultar algo de manera impulsiva. 

Y es que “Somos emociones atrapadas en mentes que consumen, en cuerpos que se deleitan en el gozo de los impulsos”.

Por qué nuestra mente y subconsciente no reacciona igual a la lectura de un poema que a un texto sin alma, o la sinfonía de una gran película. ¿Lo sabías?

¿Pero qué es el branding emocional?

El branding emocional no es nada nuevo, ni nada que nos hayamos inventado nosotros. Para nada.

La publicidad siempre ha apelado a nuestros instintos más primarios desde su nacimiento. Innumerables marcas con innumerables artimañas enamoran al consumidor cada día; y lo hacen sin que éste se dé cuenta, porque el amor a una marca no duele, sino como bien dice la palabra, enamora.

La conexión emocional con el consumidor es fundamental para llegar hasta él hoy más que nunca, en este nuevo mundo de las redes sociales saturado de mensajes, y las marcas recurren al branding emocional para desencadenar en él un deseo o apego de tipo irracional.

Así, la comunicación en marketing debe enfocarse en convertir a la marca en un ente que desencadene una respuesta emocional en el consumidor, y que tenga un impacto significativo en la vinculación afectiva con la marca. Cuanto más vinculo, mayores posibilidades de compra.

Pongamos como ejemplo a Mahou. Una marca que sabe muy bien cómo hacerlo: desde su faceta multicultural «destapa la felicidad» hasta su castizo «Rentabilibar», la exaltación de la amistad y el privilegio de disfrutar del momento y la inclusividad, aun en momentos de dificultad y exaltando la solidaridad, ha llevado la marca a conectar no sólo con sus potenciales consumidores, sino con las personas. Conozco gente que no bebe cerveza o esta marca de cerveza, pero siente un irracional apego por esta marca. Y es porque les toca una tecla. La de las emociones.

El branding ayuda a identificar una marca y permite que el consumidor la asocie con unos determinados valores -sean estos tangibles, como la calidad de sus productos, o intangibles, como las cualidades de su «personalidad de marca»-.

Teniendo siempre esto claro; entenderemos que en el marco de lo intangible hay marcas sin alma y otras que son todo corazón. Las marcas se sirven del branding emocional para asociarse con sentimientos positivos, con una finalidad comercial. Así, las connotaciones positivas se hacen extensivas a todos sus productos o servicios. Y sus ventas crecen y crecen.

El branding emocional persigue lograr una confianza incondicional por parte de los consumidores, una familiaridad que es muy difícil que se rompa. Según algunos expertos en marketing emocional como Andy Stalman, los elementos clave como la inclusividad, la sofisticación y la sutileza, distinguen entre la marca emocional y el sentido literal de la conciencia de marca.

Famosos son sus proclamas sobre el branding emocional, que podríamos resumir en que, en este campo, los consumidores no son consumidores: sino que sobretodo, son personas.

Por ello, la marca ya no ofrece un producto, sino que conecta con la gente a través del valor añadido de la experiencia y la memoria emocional, generando una confianza incondicional que conlleva la preferencia por dicha marca.

Es más: a la aspiración por ella, y gracias a su personalidad carismática que dialoga con el consumidor y le hace sentir, creando una relación de amor y querencia, el branding emocional convierte una marca en ídolo y el, en motivo de consumo.

Branding emocional aplicado al marketing digital, hoy.

Podemos decir que “ El branding emocional “ es un modo de hablarle al consumidor o, mejor dicho, a sus emociones, por tanto es un método que trasciende al soporte.

Es decir, no hay diferencia sobre publicidad tradicional u offline y publicidad online. Sin embargo, el canal digital ofrece un espacio en el que el branding emocional cobra una mayor importancia: nos referimos a las redes sociales, como no.

Un mensaje que hace que el consumidor se vincule emocionalmente a una marca a través de su identificación con ella encuentra en el Social Media un ecosistema perfecto, debido a la predisposición y receptividad del usuario cuando se encuentra en estos espacios asociados al ocio y las relaciones humanas. Además, su capacidad para albergar contenido multimedia y que éste pueda ser compartido entre iguales, mueve al engagement y la viralización. Y son el entorno natural en el que se mueve el branded content, se apoye en el Branding Emocional, como pilar de su estrategia.

Si hablamos hoy de soporte en el que soportar esto, en social Media, no cabe duda de que el vídeo es el gran aliado del branding emocional. La posibilidad de incorporar imagen en movimiento y música, sumado a su capacidad para contar una historia de forma sintética y visual, convierte al vídeo en el principal soporte desde el que las marcas pueden hablarles a las emociones del consumidor, y llegar. Pero no es el único: también la imagen o una frase concreta puede lograr que nos enganchemos emocionalmente a una marca, aun que cada vez son más los usuarios que no leen por pereza, y si escuchan, dado que no requiere en la mayor de las veces mucho esfuerzo.

Y ahora, y como siempre. Si deseas y estas decidido a poner en marcha una estrategia digital para conectar con los consumidores de tu marca. Puedes contactar con nosotros y te ayudaremos a comunicarte con los segmentos de clientes más adecuados a tus intereses, bajo resultados reales y tangibles acordes a la inversión de tu compañía.

Gracias por leernos amigo lector.

At.Team  www.antonideiraola.es

 


www.antonideiraola.es

¿Qué es un Closer de Ventas?

 

El Closer de Ventas será una de las figuras más demandadas del mercado laboral a partir de este dificilísimo 2020.

 

Imprescindible para cerrar de forma real y tangible una venta de alto valor o #highticket en cualquier sector o ámbito sin necesidad de ser un grandísimo técnico o experto, pero si, enormemente intuitivo para captar toda aquella necesidad del cliente que se encuentra al otro lado. Esta figura se alza entre los puestos más demandados del mercado de trabajo a prueba de cualquier crisis o periodo de recesión, como la que ahora estamos viviendo.

No hablamos de un #vendedor o #comercial al uso, sino de una persona entrenada y formada para llevar la venta al único fin posible: resultados y levantar oportunidades”.

Se trata de una figura clave en el ámbito de las ventas de alto valor, determinante para cerrar hasta el 90% de las ventas de alto valor.

Cuando hablamos de una venta de alto valor nos referimos a aquel bien, producto o servicio con un valor superior a los 2.000 euros cuyo transcurso se desarrolla por cauces distintos a cualquier otro tipo de venta”, sin necesidad presencial y si con grandes capacidades telemáticas y de desarrollo a través de las nuevas tecnologías IT.

Desde #coches, #inmuebles, hasta seguros, másteres o artículos de coleccionista, entre otro tipo de bienes. La formación en el ámbito a trabajar de este profesional es imprescindible y cumple es muy necesario cumplir con una serie de competencias que atienden una psicología de la compra diferenciada del resto.

El Closer de Ventas tiene la capacidad de hacer crecer un negocio o no hacerlo desde una perspectiva nueva” siempre acompañado de las nuevas tecnologías y apoyo de los equipos de marketing online y offline de toda compañía que se preste a aprovechar las oportunidades que esta enorme crisis esta ofreciendo.

A diferencia del vendedor tradicional, el más buscado en períodos de grandes impulsos de compra, como Navidades y rebajas, la figura del #closerdeventas se consolida más allá de la estela de cualquier circunstancia temporal y dibuja un terreno en sí mismo, resistente ante cualquier revés o crisis.

No hay ningún sector o nicho que no necesite llevar cualquier venta a término. No hablamos de vender, -vender se ‘vende’ mucho-, sino de cerrar y multiplicar la cuenta de resultados de manera real y tangible cada día 31”.

www.antonideiraola.es

¿Pero qué diferencia un Closer de un Vendedor tradicional?

“La enorme capacidad de trabajar la Psicología de ‘alto valor’ frente a la negativa de más del 75% de los clientes a tratar diariamente, es su principal arma “. Y es que El closer es la figura que aumenta el flujo de las ventas de alto valor.

. “El Closer de Ventas abre y cierra una venta que difícilmente se concluiría sin su intermediación. No cuenta historias o es una herramienta más, sino que controla que la demanda encuentre y adquiera aquello que realmente necesita mediante un asesoramiento preciso y acertado a las necesidades del interlocutor, mucho más receptivo ( como interlocutor ) debido a la situación actual. Esto conlleva que el cliente de, el último paso, y efectúe la compra, provocando el impulso o levantando la oportunidad.

Para ello, el closer debe dominar y conocer todos los factores psicológicos que intervienen en cualquier proceso de compra. Empatía, análisis y foco, así como algunas de las palabras clave de las que puede ser consultado por su interlocutor, con un único fin; ¡RESULTADOS!

Recuerda que la figura de “El comercial “en cualquier compañía o institución que se precie a un aumento de ventas, siempre deberá estar ubicado en un sitio preferente en el ranking de puestos de trabajo, y disponer de todo el apoyo del departamento de #markerting ON/OFFLINE.

Y como siempre, y si te ha gustado nuestro breve pero interesante artículo, y estas dispuesto a saber más, no dudes en contactar con nosotros. Te ayudaremos encantados.

¡¡¡Feliz e increíble día a todos!!!