red

La red, cara o cruz del éxito personal y condicionante en nuestra vida. Por Antoni de Iraola.

La red, cara y éxito de un condicionante en nuestra vida.

Somos lo que somos y vivimos donde vivimos, pero entre este ser y vivir, nuestras vidas navegan en un mundo tecnológico y muy real, que denominamos red.

 

No somos conscientes de la cantidad descomunal de datos que vertimos y compartimos en la red, des de que despertamos hasta que nos vamos a dormir. Incluso durmiendo, vertemos contenido e información a la red, a través de nuestros dispositivos móviles. Los cuales, se conectan en periodos controlados por nuestras aplicaciones de manera automática, diciendo donde estamos, si tenemos un correo o alguien esta interactuando con nosotros o quiere hacerlo a través de las redes sociales.

Des de la tarjeta de puntos del súper, aquella que de manera feliz pasamos todos cuando compramos, con la vil y esperpéntica situación en la que nos veremos inmersos, el día que, tras gastarnos cientos de euros, nuestra recompensa a cambio de nuestros datos, sea un Tupper o un paquete gratis de galletas…aun que en el mejor de los casos un leve descuento en nuestras compras.

Solo en esta acción, aparte de dar el consentimiento por el uso y control de todos nuestros datos, estamos proporcionando a la cadena de supermercados datos de que se vende más en esa zona, que productos tienen más aceptación o el poder adquisitivo y el perfil del consumidor en esa zona determinada, llevando en muchas ocasiones a variar precios y ofertas, así como los productos existentes en los lineales a ser más caros, más escasos o menos, en función del tránsito de estas personas.

Como es lógico, las redes sociales presumen de datos muy espectaculares. Cada sesenta segundos se envían 277.000 tuits en Twitter, y casi 2.5 millones de mensajes en Facebook. En WhatsApp se procesan casi 350.000 fotos. Los vídeos son también muy populares. Se suben 72 horas de vídeo a YouTube cada minuto, y 8.333 fragmentos en Vine. En Google se realizar cuatro millones de búsquedas, en la App Store se descargan 48.000 Apps.

red

Solo son datos, pero son ciertos, por eso insisto tanto y me reitero tanto en controlar, definir y tener muy muy claro que queremos ser, donde queremos estar, a donde queremos llegar y que debe saberse de nosotros, nuestra empresa y nuestras vidas en general. Pararse, contar, sumar o restar, para luego seguir debe ser condición impensable de dar el alto, ante lo que podría ser más tarde un problema de difícil solución en la red.

 

Cuida tu Reputación Online, trabaja tu reputación online y sobretodo, mídela. Antoni de Iraola.

 

 

red

 

 


confianza

Reflexiones no atendidas, principal causa de la perdida de confianza.Por Antoni de Iraola.

 

Abres la ventana y todo esta diferente. La cierras, y de inmediato ha sido modificado todo de nuevo.

 

No existe un momento igual, aunque si parecido. Y es así como vivimos hoy. Movimientos constantes, de ir y venir, de avanzar y retroceder, de pensar en atacar o de reservarse para momentos mejores. Estamos como el tiempo, o parecemos políticos ofuscados y perdidos en prácticas destructivas que involucionan hasta el caos, donde se mezcla lo personal y lo profesional, con tal de llegar. Pero a dónde? Y la cuestión es; Que debemos hacer?. Lo hacemos bien?. O si gustaremos a los demás. Ejemplos muy simples y amenos pero que conviven con nosotros a diario, pues al final todos somos marcas y todas las marcas son personas, pues las marcas las hacen personas y las gestionan personas, para que al final, vivan de otras personas y así el mayor tiempo posible.

Y la verdad, todo este cumulo de sensaciones a flor de piel nos lleva a la reflexión, bueno a la reflexión. Básicamente a una conclusión muy simple. Si quieres generar confianza y que tú, tu marca o compañía avance, debes anticiparte. Propón soluciones antes de que lleguen los problemas. Sé más rápido que ellos, luego ya venderás. Esa es la mejor forma de generar confianza en tu interlocutor, siendo más rápido que la realidad. Difícil verdad? Muchísimo, ya te lo digo yo, Antoni de Iraola, es una cuestión de confianza.

De ello dependerán tus capacidades cognitivas y de atención respeto al sistema y maneras de vivir de hoy. Y si vas por delante de la realidad, te convertirás en alguien imprescindible y tu marca también, en cambió si vas por detrás estas abocado a la queja, a la perdida de ventas, a la no captación de posibles clientes, a la involución y retroceso a la muerte comercial.

Como solucionar estos inconvenientes o pequeñas piedras en el camino que pueden llevarte al barranco, al despeño de tus opciones, en definitiva a la quiebra personal o de tu compañía? Hay que cumplir lo que se promete, dando seguridad al cliente, y sobretodo estando siempre al otro lado, nunca lejos. Las personas, las marcas o las compañías, buscan garantías y más hoy.

Por eso es de vital importancia establecer una política en nuestra compañía de posibles devoluciones y atención de quejas a los clientes, pues las quejas son el “Cáncer “de la mayoría de las compañías y el descontento masivo y continuado donde se reflejan nuestras acciones erróneas en nuestros clientes, y la primera causa de cierre de miles de estas compañías.

Y si parece obvió lo que digo, sabes tú realmente cómo actuar cuando esto sucede? Sabes de manera cierta que tu cliente ha quedado satisfecho y se siente atendido correctamente, provocándole el deseo de volver a confiar en ti y tu compañía o marca. Reflexiona!.

Una reclamación, es uno de esos momentos en los que se comprueba hasta donde llega la excelencia en el trato con el cliente y hasta qué punto, uno, una marca o una compañía está orientada hacia la satisfacción de sus clientes. Por eso, es de vital importancia, establecer una política de devoluciones adecuada a nuestra actividad, de manera transparente y que aporte seguridad y confianza al cliente, de lo contrario no avanzaremos.

Antoni de Iraola.Owner.

 


derecho

El derecho al olvido, por Antoni de Iraola.

El derecho al olvido es un derecho relacionado con el Habeas Data y la protección de datos personales.

 

Se puede definir como el derecho que tiene el titular de un dato personal aborrar información personal que se considera obsoleta por el transcurso del tiempo o que de alguna manera afecta el libre desarrollo de alguno de sus derechos fundamentales. Como cabe apreciar, este derecho puede en ocasiones colisionar con la libertad de expresión. Hasta hace bien poco, cuando alguien se equivocaba en la vida, podía rectificar, cambiar y enmendar los errores del pasado. Los diarios publicados exclusivamente en papel, y la limitada memoria humana contribuía esencialmente a ello.

Sin embargo, la progresiva universalización de Internet, que combina una enorme capacidad de almacenaje con motores de búsqueda que permiten localizar cualquier dato en cuestión de segundos, y con extrema facilidad, puede significar el fin del olvido. La perennidad de la información implica nuevos desafíos para el Derecho, básicamente determinar si una persona puede lograr borrar esta información del pasado. Usualmente estos reclamos se dirigen contra el medio original (medio de prensa, sitio de internet, blog, etc.) que publica el dato o la noticia y también contra el buscador.

 En junio de 2013 el abogado General de la Unión Europea dictaminó en el caso "GOOGLE Spain, S.L.,Google Inc.contra Agencia Española de Protección de Datos (AEPD)" que en el conflicto entre derecho al olvido y libertad de expresión debía primar ésta última, convirtiéndolo en básico y esencial para todos y cuantos estén o útilizen la red, como medio de vida, trabajos o para acciones sociales presentes o futuras.

Es por ello que el derecho al olvido debe ser un derecho inalienable, especialmente cuando las informaciones publicadas no se atienen a la realidad. Incluso en los casos en que se corresponden con la realidad, pueden tener un efecto nocivo, injusto, carecer de antecedentes penales etc... Nunca ha cometido un delito, o ha llevado una vida ejemplar, pero un buen día en internet hay un articulo que lo tacha de “presunto” delincuente, estafador, mal empresario etc.. no lo dude que ello afectará a sus futuros negocios, trabajos etc, injustamente y de manera muy muy agresiva, en todos los aspectos de su vida.

Antoni de Iraola, Owner.