Cómo educar a los niños en el uso de las redes sociales e internet, hoy. Por antoni de Iraola.

Conocer y enseñar a los niños las buenas prácticas en el uso de internet y las redes sociales es una responsabilidad de la familia.

 

Los padres no podemos delegar en el colegio la educación en este terreno. Des de Antoni de Iraola, te ofrecemos unos consejos para lograr que tus hijos usen de forma apropiada el móvil y los ordenadores.

El uso responsable de las redes sociales e Internet es fundamental para el desarrollo de la personalidad y la autoestima de los más pequeños, es por tanto una responsabilidad de los padres la educación de sus hijos en este sentido.

 

Aunque la edad media recomendada por los psicólogos para que los niños comiencen a usar las redes sociales son los 15 o 16 años, la realidad es que cada año los internautas son más jóvenes y empiezan a entrar en Internet a partir de los 6 años y a utilizar móviles a los 10 años de media.

 

Internet es un universo en el que estamos participando todos, tanto padres como hijos así que los padres ya tenemos experiencias para compartir con ellos que les ayudarán a comprender mejor los beneficios y riesgos.  La comunicación con los hijos es la base de cualquier proceso educativo, en este caso no lo es menos.

Seguro que tú lector mismo, ya eres usuario de alguna red social, por lo que puedes comentar sobre las últimas actualizaciones de tu muro o información interesante que has consultado de manera que puedas crear el clima necesario para hablar abiertamente sobre el potencial de lo digital si se usa correctamente. De esta forma utilizaréis conjuntamente el ordenador y descubriréis contenidos juntos.

Conviene que el ordenador esté en una habitación de uso compartido dentro de la casa, por ejemplo el salón y no en el dormitorio de nuestros hijos, sobre todo si estos son menores de 14 años.

 

 

Controla el tiempo que pasan conectados los más pequeños de la familia.

 

La mayoría de los operadores de telefonía ofrece un acceso al panel de clientes desde dónde puedes ver el consumo de datos. Podrás saber cuánto tiempo al día están conectados al móvil o el ordenador.

Obligar a tus hijos a limitar el uso del móvil a unos días a la semana o una franja horaria determinada es un buen recurso que debemos aplicar. Los límites los debemos marcar los padres.

 

Recuerda que los mejores antídotos contra el uso intensivo del móvil son la lectura y el ejercicio físico.

 

 

Hay que crear espacios "libres de móvil" como la cena o la merienda, las comidas de los fines de semana. En estos espacios los padres tenemos que ser proactivos, entablar conversaciones y compartir experiencias que les lleven a otros escenarios y conseguir que descubran que una buena conversación es más enriquecedora que el vídeo más divertido de YouTube.

Puedes comentar un libro que estás leyendo,  una anécdota que haya ocurrido ese día o alguna experiencia pasada. Haz que tu hijo participe.

Enséñales a proteger sus contraseñas, muy importante.

El uso responsable de las contraseñas es un hábito que deben tener los niños. ¡Y también los mayores!

Ellos han de saber que las contraseñas no se deben compartir con nadie que no sea de su más estricto círculo familiar como por ejemplo los padres.

También es importante recordarles que en el caso de que utilicen ordenadores ajenos como los de un amigo, la biblioteca o el cibercafé, comprueben que han cerrado la sesión completamente y que no se han guardado las contraseñas.

Explica los riesgos que supone compartir información personal en la red

A través de la compartición de información personal los niños se exponen a sufrir acoso de otros compañeros o cyberbulling.

Sobre todo hay que enseñarles que deben evitar compartir contenidos sobre orientación y comportamiento sexual, preferencias políticas y religiosas.

Además de ser una información estrictamente personal, los acosos se producen con más frecuencia contra los diferentes o los débiles: el que físicamente es diferente, el que practica una religión distinta, al que le atraen personas de su mismo sexo o el que tiene ideas políticas o sociales no compartidas por la mayoría o los líderes del colegio.

“ Mantente alerta especialmente en estos casos”.

 

Es importante que conozcan el efecto viral que tiene Internet. La rapidez con que un comentario o una opinión son rápidamente trasmitidos por las redes sociales y lo pronto que llegará sobre todo al círculo de personas más cercanas y que más daño podrían hacer.

“Los niños no son conscientes de que los contenidos se viralizan con enorme rapidez y que pueden llegar hasta el último rincón del mundo”.

Si les dais ejemplos sobre casos reales les ayudaréis a ilustrar esta amenaza para no sufrir en sus propias carnes esta experiencia que puede ser devastadora.

También los padres cometemos una enorme irresponsabilidad en este aspecto al subir fotos de nuestros hijos con demasiada frecuencia, y que puedan ser inapropiadas según en qué contexto sean subidas.

Trata de evitar esta práctica. Los hijos son los únicos propietarios de su imagen y los padres no podemos dejar su huella digital permanente para que sea compartida y esté a la vista de cualquiera.

Si tu compartes fotos de ellos con qué razón vas a explicarles luego sobre los riesgos de compartir contenidos indebidos?

 

La importancia de la "netiqueta", la buena educación en la red, el respeto y la convivencia.

Escribir un tuit ofensivo, subir un comentario insultante en alguna red, ser descarado con el WhatsApp o incluso redactar un correo con errores gramaticales o faltas de ortografía dicen más del que los envía que del que los recibe o trata de ser ofendido.

En este sentido las leyes en algunos países están siendo muy estrictas y pueden castigar con penas severas algunos de estos comportamientos aunque sean menores los que lo hagan.

Al margen del número de amigos que uno tenga en sus redes sociales, hay que saber que no todos los contactos de la red tienen que ser buenos amigos y no pueden dirigirse a ellos con la misma confianza.

“Sabías que los niños tratan a menudo a un amigo de una red social como si fuera un amigo de toda la vida, y le pueden enviar información que no debería llegarle?”.

 

Los pequeños deben saber que hay asuntos que no deben compartirse y que no todo lo que hagan o vayan a hacer tiene que ser conocido por todo el mundo.

Algunas redes te permiten compartir con grupos cerrados el contenido. Enseña a tus hijos a utilizar cada red según qué caso, o aplícale alguno de los puntos mencionados anteriormente y restríngele el acceso.

Ya ves, que des de Antoni de Iraola, siempre intentamos proporcionar algún que otro tema interesante y a poder ser de actualidad, pues nos gusta y mucho nuestro trabajo. No dudes en seguirnos si te apetece o a contactar con nosotros a través de nuestro e.mail provisional; toniiraola@gmail.com, resolveremos tu consulta lo más rápido posible. Seguimos!!

Feliz e increíble día a todos. Antoni de Iraola.

Owner www.antonideiraola.es


La Intolerancia en la red hoy. Por Antoni de Iraola.

La Intolerancia en la red que se respira últimamente en el ambiente, es sin duda un gran problema hoy. Lo sabías?

 

La evolución del ser humano camina ya dentro de uno de los temas más empoderados en éste siglo, la libertad de expresión e internet como medio vehicular para reflejar nuestras vidas, actitudes y desafíos ante la falta de relación con los más cercanos, afecto y otros aspectos más del ser humano, suplidos hoy por inmediatez y la breve satisfacción de un “ like “.

La Intolerancia en la red que se respira últimamente en el ambiente, es sin duda un gran problema hoy, un gigantesco y engorroso problema social, que ya no se avecina, sino que vivimos a diario.

Vivimos tiempos complicados donde una crisis económica, de identidad y de salud emocional nos come las entrañas, por lo que el EXPRESARNOS CON LIBERTAD resulta en última instancia un poco de aliento entre tanto caos político y social, sumado al identitario y una enorme falta de objetivos en los que perseverar. Pues la falta de estímulo, nos lleva al cambio excesivo y al gasto compulsivo, arruinándonos como personas y económicamente.

 

 

Y es justo por esa razón que multitud de foros, dónde logramos expresarnos o no, toman relevancia para nuestro día a día, vertiendo contenidos falsos, ciertos o medias verdades infundadas para dañar, en un espacio dónde se debería poder decir la verdad, para unos una y para otros otra, sin pensar en ser juzgados o minimizados se vuelven ahora el medio de comunicación con mayor alcance, llegando a afectar en la vida profesional de uno, y lo más relevante;

 

“La vida es larga, y en ella convive el fracaso, el éxito, la caída y la resurrección en muchos aspectos. Juzgar es fácil y aceptar difícil, pero cuando uno su mayor obsesión es el otro, es que tiene un enorme problema consigo mismo”.

 

Las redes sociales aportan a éste gran vacío emocional una posibilidad de ejercer un derecho de todos, dando el perfecto espacio para que cada quien se exprese de la forma que desee; sin embargo aunque seamos los mejores y más sinceros oradores o expertos en un tema, otros pueden obviarlo y criticar o decir injurias y calumnias, y esa es hoy la parte más complicada, y donde justo los lectores se fijan, sin atender a experiencias, actitudes, voluntades o situaciones vividas, cuestionando todo sin saber cómo se dice en España, “ de la misa la mitad “, por lo que el gran problema de hoy en la red para mí, es el de decidir hasta dónde queremos, llegar, leer y aveces escuchar.

Al final de todo el camino, el problema no radica en qué podemos o no decir ante el público que nos sigue, sino que es lo que nos interesa saber de los demás. E aquí lo que se pone en tela de juicio y que hoy más que nunca es el Talón de Aquiles de todos nosotros, sumado al conocimiento y con ellos, la tolerancia.

 

 

Des de Antoni de Iraola, cuando buscamos una de las definiciones que arroja la RAE sobre la tolerancia es “Respeto a las ideas, creencias o prácticas de los demás cuando son diferentes o contrarias a las propias” y aunque parezca algo simple de ejecutar, es uno de los valores universales más complicados de seguir, sobretodo en la red.

Si en algún momento han tenido curiosidad en saber las reglas del juego en redes sociales como Facebook, pueden consultar por ejemplo un apartado en la Declaración de derechos y responsabilidades de la red social, que habla sobre el respeto al derecho de otras personas y que no todas las publicaciones son del agrado de todos y por tal motivo tienen la posibilidad de denunciarla como no apropiado, dentro de los Principios de Facebook , y en el que su quinto párrafo menciona que todas las personas deben tener la libertad para forjarse confianza y reputación a través de su identidad y sus conexiones, por lo que podemos decidir a quién sí y a quién no agregamos en nuestra comunidad, entre muchos otros puntos.

Y tomo de ejemplo a Facebook como podría ser Instagram, ya que en varios estudios realizados nos confirman que ya somos el 59.9% internautas de la población total de España, de los cuales 9 de cada 10 de estos, se conectan a una red social, y que la mayoría, estos estudios nos dicen, que el 97% de todos ellos, pertenecen a Facebook.

 

Mucho se ha criticado sobre la libertad que arroja éste medio de comunicación y sin embargo lo complicado, como siempre, no es el medio, sino quién lo utiliza [y cómo lo utiliza].

Y en donde lo complejo se vuelve en que dicho respeto a las ideas, creencias o prácticas que se exponen ahí no son toleradas por muchos en mayor o menor medida. Volviéndose muy complicado gestionar la red propia, cuando el medio funciona para burlas, para amedrentar la privacidad de otros, para privar de la libertad y no respetar lo que al otro puede dañar, en simples palabras, cuando empieza a abundar lo que denominamos;

“¡CERO EMPATÍA CON LOS DEMÁS!”

 

Sin duda, si pintar de arcoíris tu fotografía de perfil en Facebook, si anunciar los asesinatos de mascotas en alguna zona en nuestro país, si hacer una denuncia de acoso laboral como la desaprobación del comportamiento de un conductor ya sin entrar en si hablar de política, religión, o ideologías contrarías a las nuestras o problemas de género son temas que para muchos son de suma importancia, para otros puedan exagerarlas, sacarlas de contexto, o verter contenido sin sentido, mientras para otros tantos resultan sumamente alarmantes y ofensivos, es justo dónde nos percatamos de la diversidad de pensamientos con las que nos topamos todos los días, y nos guste o no, el problema es la poca tolerancia, la crítica sin fundamentos y el no respetar el derecho de los demás.

Por la misma razón en la que alguien no está de acuerdo otra persona defiende con toda la pasión esa postura, sin caer en radicalismos, nuestra postura deberá ser de completo respeto por la libertad de pensamiento, mismo derecho que tenemos incluso al emitir nuestro opinión de manera educada, tolerante y previa información de lo que uno va a comentar y verter. El desconocimiento genera enfrentamientos y la ignorancia los multiplica.

Toda libertad de expresión comienza justo en el QUÉ haremos con esa información, si queremos ignorarla, si decidimos no participar en esos temas, si deseamos involucrarnos por completo o finalmente en que aceptamos ver en nuestras redes sociales. En definitiva, todo lo que se vive en estos medios es alimentado única y exclusivamente por nosotros, desde el amigo que aceptamos hasta la publicidad que nos logra impactar a través del algoritmo de la misma red, recuerda, tu eres el producto, no lo que ves anunciado, ellos te necesitan y harán todo lo posible por atraparte.

 

 

Y no nos olvidemos de esto que os digo;

 

“Que detrás de cada mensaje en las redes sociales siempre estará alguien de carne y hueso y así como las normas universales convergen para la buena convivencia entre seres humanos en el plano físico, de la misma manera se debería aplicar ya y sacar un código universal de la red valida  para el mundo, y no favoreciendo a unos y perjudicando a otros, para que la comunicación por las redes sociales, fuera mejor y sin duda, tolerante”.

 

Ya ves, que siempre intentamos proporcionar algún que otro tema interesante y a poder ser de actualidad, pues nos gusta y mucho nuestro trabajo. No dudes en seguirnos si te apetece o a contactar con nosotros a través de nuestro e.mail provisional; toniiraola@gmail.com, resolveremos tu consulta lo más rápido posible. Seguimos!!

Feliz e increíble día a todos. Antoni de Iraola.

Owner www.antonideiraola.es

 

 


Reputación, ciberseguridad y fakes en la red, por Antoni de Iraola.

 

Redes sociales, desgaste, influencia y ciberataques. Menuda combinación.

 

Las redes sociales hoy, por su fuerza de desgaste e influencia, junto a los ciberataques, aumentan su capacidad destructiva en los modelos democráticos obsoletos del mundo tal y como lo conocemos, no acordes a la ley de la red hoy, y que amenazan la batalla electoral en España, y ahora mismo más que nunca en Catalunya, especialmente el próximo dia 21D, lo sabias?

 

 

En el caso de los procesos electorales futuros, el papel de las redes va a ser muy crítico. Se juntan muchos factores en un mismo momento. Por un lado el proceso independentista, que polariza a la sociedad y con mucha incidencia en lo económico y lo social, algo muy fácil de propagar por las redes. Y por otro lado, la situación de crisis económica que vivimos, y que continúa más acentuada hoy, bajo la aplicación del 155 por parte del gobierno y su oposición. Si a todo ello, sumamos la pérdida de identidad y rumbo en el que está Europa y en especial su ciudadania, y en especial España. Esto hace que se den las condiciones perfectas para que en unas redes sin filtros y con unas empresas dispuestas a ganar dinero, promover este tipo de  viralizaciones, sean demoledoras, poco democraticas y en muchos caso, muy dificiles de resolver.

 

“Nadie que trabaje en la red hoy, tiene dudas de que la ‘guerra digital’ ya está aquí “.

 

 

En esta guerra, en la que sin duda alguna, un buen informático es mucho más útil que un buen soldado. Y es que la escena internacional, dibuja ya un panorama de gobiernos y servicios secretos pugnando por los mejores informáticos del planeta “que están cotizadísimos” para reforzar sus filas de ataque, defensas digitales, y gestores brillantes de contenido y posicionamiento.

 

“Hay muchos gobiernos, no sólo Rusia o Europa, que se han preparado desde hace tiempo. Países como Corea del Norte o incluso Cuba, que tienen algunos de los mejores informáticos del mundo. Auténticos batallones dedicados exclusivamente a este tipo de cuestiones”.

 

 

Pongamos un ejemplo.

 

Si buscamos y observamos, veremos que en el equipo de Putin, está integrado por personal procedente de la antigua KGB. Y que en realidad libran la misma guerra de siempre, crear caos y más caos además de confusión ante el rival, que es lo que buscaba la KGB, pero ahora “llevándolo a un terreno digital”.

Y es que el objetivo ahora mismo, no necesariamente pasa por acabar físicamente con el rival, basta con “atacar su reputación", que es donde creo yo Antoni de Iraola, se van a librar muchas de las guerras, en el terreno de lo social para generar descredito y desconfianza hacia sus electores, y en mi caso, mis posibles clientes”, pues así lo padezco y lucho.

 

Hace un tiempo,Julian Assange provoco uno de los revuelos mundiales más sonados, al filtrar que la CIA, habia perdido el control de su principal software de ciberataque y que podría estar en manos de piratas informáticos de otros países. Si leemos detalladamente lo que publica, veremos que en su denuncia también incluyó la acusación de que los servicios secretos norteamericanos tienen la capacidad para espiar ordenadores, teléfonos o televisores inteligentes, dejando en evidencia que los servicios secretos habían quedado “obsoletos” y quebrados ante las nuevas coyunturas mundiales. Por eso, el reto de gestionar la reputación a la par de la ciberseguridad, parece imposible hoy.

" Pasar de hacer rentable la mentira, como comentábamos en nuestro anterior post, para convertirla en verdad en el gran negocio de la red presente y futuro. Solo es cuestión de tiempo ".

 

Hay que promover cambios que impliquen directamente a las empresas digitales por las que se expanden las noticias falsas para que contribuyan a frenar un fenómeno con una incidencia aún por descubrir pero ya predictiva:

 

 “Es cierto que no tienen códigos deontológicos que determinen sus contenidos o principios editoriales, pero sí tienen algoritmos, parámetros que se podrían adaptar para filtrar la verdad de la mentira. El problema es que todos quieren escurrir este debate porque saben que afectaría a su negocio y al rendimiento del mismo en sus cuentas corrientes, pues el tráfico por las redes y por tanto a su cuenta de resultados, dejaría de crecer, todo y que saben que esto socialmente será insostenible”, como ocurro en su día con los carburantes y la contaminación y ahora ya es perfectamente visible, bajo las nuevas tendencias del coche eléctrico, que ya aplastan a los de combustión.

 

Si te ha interesado este articulo, puedes seguirme semanalmente, mediante mis publicaciones.

Feliz e increíble semana  a todos!

@Antoni de Iraola 

 

 

 

 


Es la mentira, el gran negocio de las redes sociales hoy? Desde Antoni de Iraola, te lo contamos.

 

Muchos como yo, Antoni de Iraola, ya la calificamos como la nueva ‘fuente de ingresos’ digital, la que más réditos reporta. La que más te hace crecer.

 

Quienes la explotan lo saben bien. Su valor puede ser incalculable. Tiene forma de intangible pero sus consecuencias son profundas y su capacidad de producir puede ser insaciable. Y es que en ella, la mentira, se oculta un bien preciado capaz de movilizar sociedades, cambiar gobiernos o hundir grandes empresas.

 

Es la mentira, el nuevo negocio, el más rentable en tiempos de pos verdad?

 

Ni siquiera hay que buscarla, basta con fabricarla, crear un foro, una fanpage, o basta con un simple trabajo previo de prospección de puntos débiles y de fijación de objetivos hacia tu adversario. Se puede ‘extraer’, fabricar en múltiples formatos; difamación e injurias y calumnias. O como falsedad vestida de verdad, sustentada por una enorme creatividad malintencionada y oculta en mensajes inocentes…para algunos insignificantes, para otros, catastróficos.

 

Sólo en el 2016 y en España, se fabricaron cientos de noticias falsas. La mentira gusta y atrae mucho más que la verdad. Y es que la debilidad humana, es muy atractiva a ella y sobretodo, morbosa de principio a fin cuando el mal, puede ser ajeno y no propio.

 

Una mentira, y la enorme atracción global que genera en las redes sociales supone tráfico y el tráfico es igual a negocio. ¿Por qué frenarla?

 

El pasado 2016, las tres noticias más leídas en las redes sociales eran falsas, por encima de las veraces.

Véase de ejemplo las siguientes.

 

El ‘bulo’ de que Albert Rivera quería recuperar la ‘mili’ para los ‘ninis’ rebasó las 270.000 interacciones; la pretendida propuesta del PP de prohibir el acceso a la Universidad de los obreros o esta tan increíble y surrealista como que Podemos, queria prohibir las procesiones para no ofender a los musulmanes rozaron las 100.000. Todas falsas. Un flujo de actividad e interacción que a los contenidos veraces les cuesta siquiera soñar, y llegar a estas interacciones en la red. Convirtiendo la mentira, en una cuestión enormemente atractiva.

 

 

Y es que la mentira, no hace, convierte o lleva a que “la falsedad se imponga a la verdad, y que esta, la falsedad arrase en las redes, no solo sociales”, por que la aplasta y la elimina, según los últimos datos que nos aporta ya el Big Data en España.

 

Hay que tener en cuenta que ya hoy, la mentira en sí, en las redes sociales, es capaz de movilizar sociedades y cambiar gobiernos ( vease como ejemplo las Elecciones a la presidencia de los Estados Unidos de America ). Se ha convertido en el negocio más rentable en tiempos de posverdad y de falta de noticias positivas, motivantes y envolventes para una sociedad cansada y que muchas veces no sabe donde va. Pero sobre todo, en tiempos de una enorme falta de valores humanos y educativos.

 

Y es que el problema empieza a ser muy grave. Siendo la mentira, donde las nuevas generaciones, incluso las englobadas en los millennials, y que ya empiezan a ocupar puestos en el mercado laboral, donde estos, sólo se informan a través de Facebook, Twitter, Instagram, etc, que prevalecen e incentivan su forma de ver, pensar, y lo más grave, ser y estar en el mundo, hoy. Y no los medios convencionales que trabajan por una información sería y veraz a demás de confirmada.

 

Esa es su realidad y la nuestra hoy. La que construyen e interpretan a través de los canales digitales. “La lógica ha cambiado, yo ya no voy a informarme a los periódicos, son los periódicos los que vienen a mí”. Por eso los medios de comunicación tradicionales, a los que se presupone un aval de veracidad, filtro y credibilidad han desaparecido de su radio de influencia.

 

 

“Vivimos un tiempo en el que se ha perdido el rigor y la crítica, estamos viviendo un proceso de globalización de la superficialidad en la que la verdad es la gran damnificada. Y esto acaba de empezar”, aseguran cientos de expertos en Big Data. No es que lo diga yo, Antoni de Iraola.

 

 

Por eso, el reto más inminente y que tienen los medios digitales ya hoy, locos y completamente desbocados, parece convertirse en misión imposible. Y es que pasar de hacer rentable la mentira a convertir la verdad en el gran negocio, no será tarea nada fácil.

 

Conclusión.

 

“El problema es evidente, la verdad no vende tanto y no genera tanto tráfico en la red. Y a todo ello debemos sumarle que en medio de los usuarios, tenemos a las dueñas de las autopistas por las que circula la gente, en definitiva la sociedad”. Encontramos una terrible guerra silenciosa, pero destructiva en puestos de trabajo, valores humanos y quién sabe si en un futuro, sociedades prosperas, en la que los medios de comunicación aparecen ya como uno de los grandes damnificados de la proliferación de la mentira. 

Feliz e increíble día a todos!

@ Antoni de Iraola.

 

Mentiras y Fakes por Antoni de Iraola