www.antonideiraola.es

Tener muchos problemas es tener un gran problema.

 

Mi gran amiga Romina, es una experta en contratiempos de no te menees. Y no porque sepa cómo solucionarlos, sino porque siempre anda enfrascada en unos cuantos, algunos de gordos y otros de muy gordos.

Con ella, justo al encontrarnos después de unos días sin vernos, la conversación suele empezar con la pregunta:

¿En qué líos andas metida Romina?.

Entonces empieza a contarlos, los enumera y los jerarquiza, uno tras otro. Y yo, mientras la noto ansiosa ante tanta problemática, no puedo evitar mi mirada de observador y apreciar, también por costumbre, que allá donde ella ve fuegos, agujeros negros, enemigos y aludes que la arrastrarán al fondo del abismo, yo solo veo un problema. Y siempre es el mismo.

Un día hace ya mucho, aprovechando una pausa en su relato mientras absorbía un café doble, con doble ración de azúcar moreno –que lo único que hacía era ponerla aún más nerviosa–, le conté que lo que le pasaba en realidad no era que tuviera muchos frentes abiertos, sino que siempre era el mismo que se reproducía en todos los ambientes de su vida.

“ La cara que puso era de tal incredulidad que me quedé con la duda de si no entendía nada o, de repente, lo había entendido todo”.

Y es que hay días en los que parece que todos los elementos se han conjurado para amargar la existencia a cualquiera. Entonces se intentan superar los agravios con los recursos aprendidos, pero el resultado, al final, varía poco. ¡Una verdadera hecatombe!

¿Qué está ocurriendo?

Resulta curioso que el ser humano no se dé cuenta de que, aunque cambien las personas y los contextos, suele existir un problema de fondo que hay que resolver. Romina, mi amiga, la de los problemas. ¿Lo recordáis?. Suele cansarse de todo. En todos los aspectos en los que ella ve mala suerte, negocios fallidos y gente que no la entiende. Mientras yo ya solo veo cansancio, y del gordo.

Y es que la manera en que una persona solucione sus conflictos puede determinar su carácter. La cualidad de saber reaccionar frente a las ­adversidades es una de las particularidades que pueden forjar una personalidad. Para desatascar una situación complicada hay que llevar a cabo una serie de acciones puntuales que no valen para resolver otra dificultad de diferente índole.

Es decir, que no se deben repetir los patrones de conducta porque cada problema requiere una determinada resolución. Es importante entender este punto y luchar contra la fuerza del hábito, que siempre te empuja a actuar de la misma forma.

Lo complicado es que no siempre es fácil identificar nuestra propia conducta. Creemos ir por la derecha, pero cuando advertimos nuestros pasos resulta que andamos hacia la izquierda. Es más, muchas veces somos capaces de cambiar de ruta en décimas de segundo. Damos un golpe de volante y no sabemos bien por qué. ¿Una corazonada? ¿Un impulso irrefrenable?, ¿ No sabemos escuchar y observar? Nada, que parecemos o somos estúpidos, pero seguimos.

“ Y es que no todo son agravios. Muchas veces el motivo de tanta angustia es la insatisfacción personal Convirtiendo el remedio a tales entuertos, como tantas otras cosas, en ese mecanismo invisible que se llama inconsciente. Escondido bajo la gomina de los que tienen pelo, o del pellejo de un alopécico como yo”.

Entonces los hábitos se han mecanizado hasta tal extremo que se ha perdido la referencia de su proceso. Conducimos, por ejemplo, sin pensar que conducimos. Lo que se aprendió en la autoescuela se convierte con los años en un proceso mecanizado que permite fijarse en el paisaje, escuchar música o dialogar con el copiloto. Cuando nuestros hábitos, también los psicológicos, quedan mecanizados, el inconsciente se convierte en una máquina infalible que decide por nosotros, que retorna una y otra vez a lo que una vez le enseñamos.

El gran Albert Einstein abrió el camino para que, ante los problemas, sepamos salir del paradigma que los creó.

Sucede entonces que, a pesar de haber tenido trabajos diferentes, relaciones y amistades, cambiar de domicilio, de países y de culturas, se repite la misma historia, se acaba más o menos igual, suceden los mismos contratiempos y se intentan solucionar de igual manera.

Pero la verdad de todo, es que nunca se resolvieron porque se desconocía su origen. Esto se debe a que, al no ser conscientes de la repetición de conductas, se piensa que esta vez sí que valdrán para salir del atolladero. Cuando no se logra salir del bucle, el contratiempo puede llegar a someter a cualquiera. En este punto es muy complicado ver la implicación en su origen y solo se ven las consecuencias. Y entonces la culpa acaba siendo de los demás o de las circunstancias.

Y es que una de las frases célebres de Krishnamurti dice:

“Si realmente podemos entender el problema, la respuesta surgirá del mismo problema, porque la respuesta no está separada del problema”.

Con ella el filósofo alude a la gigantesca capacidad que tiene el ser humano para buscar contratiempos donde no los hay. Conocer cómo funciona la mente es el primer paso para su resolución. Luego vienen las preguntas sabias que ayudan a desencallar el conflicto. Una de las más importantes es:

¿Qué hay de común en lo diferente?

Con los problemas ocurre como con las crisis y en especial esta del COVID-19, que pueden convertirse en fuente de autoconocimiento o conducir directamente hacia el abismo.

Puede ser muy útil identificar las conexiones que hay entre los contratiempos que más sufrimos, estudiar sus pautas y descubrir así los aspectos que no se han logrado superar.

También y más que cierto es, que cabe preguntarse hasta qué punto un conflicto presenta realmente una dificultad.

“El filósofo hindú Jiddu Krishnamurti solía decir que los problemas solo existen si hay que resolverlos. Sino son circunstancias transitorias que nos llevan a nuestro destino, que sin duda debemos pasar y aprender a sobrellevar”.

Con esta idea indicaba la tendencia humana a buscar dificultades allá donde no los hay.

Imaginarse que uno estaría mejor en otro lugar, trabajo o relación no es un problema, sino una situación, probablemente de cierto vacío. Pero cuando se pretende convertir la fantasía en realidad, entonces sí se genera un contratiempo del que será complicado salir.

Ej; Uno quiere comprarse un vehículo, puede comprarse uno de económico o creerse Onassis y adquirir uno de realmente caro e inevitable para su economía. Tarde o temprano y de manera más que probable, tendrá un gran problema.

En ese caso tendrá que mover ficha y buscar ese otro lugar. Lo conveniente sería afrontar la situación y ver cómo paliar esa insatisfacción general, pero no marearse con algo que solo está en la mente de quien busca un rato de consuelo, y ese rato se ha convertido en un espacio-tiempo eterno.

La filosofía estoica advertía de que un problema deja de serlo cuando no puede resolverse. Es mejor ocuparse de lo que está en nuestras manos y olvidarse de aquello que anda lejos de nuestras posibilidades. Cada dificultad plantea un nuevo reto y, visto desde un punto de vista positivo, se puede convertir en una oportunidad.

Es justo como si los dioses, en su afán de hacer madurar al común de los mortales, se dedicaran a poner pruebas cada vez más duras. No se trata de fastidiar, sino de fortalecer el alma. Quien es capaz de superarlas puede ayudar a otros a hacerlo. Quien soluciona los problemas de los otros puede prestar los mismos servicios a su comunidad. Si se logra, se puede ayudar al mundo entero.

Pero si, por lo contrario, no se resuelven, no es por su magnitud, sino porque aún persisten problemas de raíz, los mismos problemas de siempre, aquellos con los que tropezamos una y otra vez. La próxima vez será mejor encontrar aquello que podría ser diferente en lo común. Por ahí empieza el cambio del problema y por lo que sin afán de criticar ya a nadie y en eso si que coincidimos Romina y yo, el verdadero problema de este país es político, y algunos a día de hoy, no se han enterado.

Os deseo una grandísima semana a todos. Y recordad, no os metáis en problemas modificad vuestros hábitos. Trabajad en un único objetivo, siendo objetivos y realistas. Todo lo demás, serán sin duda alguna, fantasías de un mundo, cargado de muchos otros problemas.

Antoni Iraola.


reinventarse

Reinventarse no es LinkedIn. Por Antoni Iraola.

Me encanta ver como todos somos grandes especialistas en nuestro sector, vuestro sector. Y yo el primero en esta magnífica red, LinkedIn.

Vamos...que todos somos la leche, pero no paramos de mostrar nuestros logros, y lo " majos " que somos. ¿Verdad? Mala señal...

Algo está fallando. ¿Qué es lo que no está llegando a nuestra cuenta de explotación? Lo sabéis…. Yo creo que sí.

Y es que a mí me empieza a preocupar más el “con que medios “ las compañías van a gestionar toda nuestra sabiduría y experiencia, si estas están sin recursos o recursos muy limitados, aplazando pagos, retardándolos o sencillamente han desaparecido, para no volver, aun que algunos crean que sí volverán. Siento ser tan oscuro.

Estamos a punto de ver el nacimiento de una nueva manera de trabajar y no hablo de low-cost o teletrabajo. Esta ya existía, yo llevo 10 años practicándola, pero ahora me va a tocar reinventarme como a todos. Hasta la cadena más exitosa de comida rápida del mundo, cambiará o desaparecerá. ¿Lo dudas? Yo no.

Pues toda aquella compañía que no aprendió de la crisis del 2008, y sus costes de estructura les esté superando un porcentaje muy elevado como es la mayoría, mermando ya su viabilidad y pagos inmediatos, restándoles capacidad de maniobra, deberían empezar a pensar en cambiar de acera...su futuro está ya claro, y para ello no es necesario ser vidente. Un ICO, no les salvara del a debacle. Es muy sencillo,...la cadena esta rota. Estamos ante la ultima gran maniobra del sistema bancario a nivel especulativo,  ante la apropiación masiva de activos devaluados a corto y medio plazo. pues si hoy ya no puedes pagar, que te hace pensar que en Julio, por decir algo si podrás?

Algunos hablan ya de insolidaridad de la Europa presente hacia países como España o Italia, para no aceptar su parte de culpa. Yo hablo de poca determinación y falta de objetivos de un país cansado de tanto mangante, que nuevamente nos lleva al colapso financiero.

Pero la verdad es que no están los deberes hechos, y nuestra administración ha vivido del crédito sin ser gestionada correctamente. Sin escuchar nada, sin abrir la ventana y observar los vientos cambiantes y copiar modelos de negocio de países exitosos.

Y es que es mucho más fácil acogerse al crédito comisionado que decir basta. Marcar un punto final, o un punto y aparte. Aceptar para volver a empezar no es fracasar y alargar la agonía no es necesario cuando se sabe que la muerte está cerca solo por orgullo.

Por eso decir la verdad y afrontar cada uno su responsabilidad, empezando por los ciudadanos que no hemos sido capaces de escoger los políticos, administradores y entes de trabajo administrativos correctos de este país la última década, y en estos me incluyo yo. Siendo ya no una cuestión del PSOE, PP, C’s etc.…, los cambios son necesarios de arriba a bajo no de abajo arriba como va a volver a suceder aun que los de arriba, poco van a notar nada. Nosotros volveremos a ser los derrotados en esta nueva guerra 4.0.

El endeudamiento ha seguido creciendo, impulsado por una banca “Monopolista” y condicionada a sus elevados costes de estructura. Bajo el paraguas de que aun quedaba un tanto por ciento de l población por crujir, llegando a nuestros hijos. Todos ellos mucho más listos que nosotros, los de la franja 40/50. Pues no les interesa la política. No les interesa la banca y sus hipotecas o préstamos. Y mucho menos no les interesa el sistema. ¿Y te preguntarás por qué? Sencillo. Llevan años viendo sufrir a sus padres, madres, abuelos y familiares. Mientras deambulan buscando una solución a su insolvencia, que por fin va a llegar. Pues la fiesta llego a su fin.

reinventarse

Y ahora qué; sencillo.

El COVID19, es la excusa perfecta para el control de todos a través de nuestros Smartphones, para la videovigilancia masiva y el pago por uso masivo una vez adiestrados como ovejas.

· Es la excusa perfecta para eliminar el dinero Negro y el no pago con efectivo. ¡Todo digital!

· Es la excusa perfecta para la condonación de deuda y eliminación de intermediarios como los agentes de bolsa, o acreedores entre países.

· Y si, todos a trabajar en entornos online. E-comerce, etc…pero quien ha pensado en el coste de implementar todo ello, o creéis que Amazon, ¿etc…les ha salido gratis ser el nº1 en ventas online?

Hahn amigo, volvemos a la cuenta de explotación de tu compañía, al principio de mi nota. ¿Cuánto valdrá que tu empresa sea vista, bien vista o encontrada por tus posibles compradores o futuribles clientes? ¿Qué decides, `parar ventas, invierto en online y paralelamente sigo con el offline ( equipos comerciales )?

¿Y qué coste tendrá para ti todo ello? ¿Y Google? Esta ante uno de los mejores años de su historia o los próximos 10. Todos ellos ya de por sí, excelentes.

Señores…sigan mostrando capacidades. Mostrando conocimientos y voluntades, pero si al otro lado no hay posibilidades. La formula por todos conocida “oferta, demanda y equilibrio. “, llego a su fin. Llego la hora de reinventarse. Y Reinventarse, no es LinkedIn.

¡¡¡Conviene reflexionar!!!

Saludos, Antoni Iraola.


La recurrencia. Por Antoni Iraola

" La Recurrencia ". El know-how del presente, y no del futuro más inmediato.

Uno de los aspectos más importantes en cualquier modelo de negocio, y ahora más que nunca vistas las prespectivas económicas que se avecinan, es sin duda alguna, el negocio de la recurrencia.

 

La recurrencia, permite a empresas y pymes tener una mejor previsión de ingresos a corto plazo. Estos negocios generan ingresos de manera automática o semiautomática, sin necesidad de presencia física ni de alguien que esté trabajando de manera activa cuando el ingreso se genera, de manera repetitiva y de bajo riesgo financiero.

Y es que la gran mayoría de los negocios hoy, pueden generar esta fuente de ingresos, lo están haciendo las grandes empresas. ¿Lo sabías?

Sectores enteros, como el musical, el de la telefonía y ya el automovilístico, están pasando del modelo tradicional de la venta de productos al modelo de venta de suscripciones, o bien llamados Rentings (todo incluido ), para garantizar que la rueda siga girando, basado en la mágica formula de, menos es más.

“Las empresas que dominan este tipo de modelos de negocio y saben de marketing, usan modelos de suscripción recurrente. Netflix es uno de los grandes ejemplos y caso de éxito además de estudio”.

Y es que, según la ecuación de la utilidad del marketing, una empresa gana en la medida que el Valor Útil del Cliente (VUC) sea superior al Costo de Adquisición del Cliente (CAC) y al Costo de Mantención del Cliente (CMC).

Esta simple sentencia o formula, propone que, dado que cuesta conseguir nuevos clientes y más que va a costar hacer que un cliente nuevo, o que compre nuevamente, estos costos no pueden superar al valor entregado por el cliente en el tiempo, o si no estamos en presencia de un negocio con utilidad negativa”.

Por eso, y desde www.antonideiraola.es, aconsejamos siempre de manera persistente a muchos de nuestros clientes, “Que trabajar bajo esfuerzos comerciales e inversión en marketing de tracción para que te compren solo una vez es muy mal negocio. Y que la clave está ya desde hace unos años, en hacer sistemas recurrentes”.

Sin embargo, son muchos los empresarios, las PYMES y otras compañías en España, que es donde operamos nosotros principalmente, que no poseen los conocimientos suficientes para adoptar este tipo de sistema de negocio”.

Recuerda amigo lector, que navegas hoy por nuestro perfil de LinkedIn.

La recurrencia es ya la clave para la rentabilidad. Y cierto es, que algunos tienen complicado conseguir que el cliente repita, pero si trabajas bien tus estrategias de outbound (la marca se comunica con el usuario) y de inbound (el usuario se acerca a la marca), podrás aumentarla, y a lo mejor, siempre que trabajes con profesionales que te digan la verdad y no te engañen, puedas mantenerla y salir airoso de esta coyuntura tan jodida que vivimos y viviremos.

Como siempre, espero os guste nuestra entrada, la recomiendes, la compartas o por que no, nos consultes tus dudas.

Feliz e increíble semana a todos!!!

Antroni Iraola.