confianza

La escritura. Antoni de Iraola

La escritura

Es un sistema de representación gráfica de un idioma, por medio de signos trazados o grabados sobre un soporte. En tal sentido, la escritura es un modo gráfico típicamente humano de transmitir información. ( véase Wikipedia ).

Y es que con la escritura des de hace cientos de miles de años hemos llegado a los demás seres humanos. Logrando dejar para la posteridad aquellos conocimientos, estudios y todo tipo de relatos que ha día de hoy forman nuestra cultura.

Negarse a la escritura es como negarse a respirar. Ya sea a mano o de manera informatica a diario nuestro devenir deja un rastro en cientos de miles de acciones que el ser humano realiza.

Firmamos cheques, apuntamos notas, en el lateral de nuestro diario o libreta de acciones, así como nuestras agendas. Enviamos mails, redactamos ponencias y presentaciones, enviamos cartas…si cartas. Aquello que antiguamente hacíamos cuando queríamos contactar con alguien, transmitirle sentimientos, decirle un simple te quiero o que estábamos bien. Ahora, las tecnologías nos permiten esta mensajería de manera instantánea, pero la verdad sea dicha, continuamos escribiendo de una manera u otra.

Face, twiter, watts, mesenger, Instagram…por todos lados la escritura es presente, mucho más de lo que somos conscientes y más aun de la fuerza que esta tiene.

Querer decir algo con una imagen es importante e impactante además que hay que escogerla muy bien, sino no llegaremos con nuestro mensaje. ¿Pero qué es lo que le da la fuerza? La escritura.

Esa frase o conjunto de palabras, silabas o monosílabas que enriquecen la luminosidad u opacidad de la imagen, haciéndonos reaccionar. Y es que, sin ella, la escritura, no seriamos nadie.

Por eso ahora más que nunca debemos cuidarla, mimarla, y sobretodo aplicarla correctamente. Pues al final, una de las pocas cosas que nos queda es el lenguaje escrito, la libertad de palabra y expresión, decir o apuntar aquello que anhelamos y pensamos.

Siendo esta al final, la única que si deja rastro de lo que hemos sido, hecho o dicho. Nuestra vida es lo que escribimos, sobre cualquier soporte, sobre nuestro espíritu, nuestra consciencia, grabando cada una de nuestras acciones de la vida. Ese inmenso e intenso devenir de situaciones que nos llevan de un lado a otro, con un final ya escrito, pero de prologo e historia por escribir.No lo olvides nunca, la fuerza de la escritura, es tan poderosa como la energía solar, pues si estamos hoy haciendo lo que hacemos, posiblemente sea por que aprendimos cosas de otros que las escribieron. ¡Ahora te toca a ti!

Antoni de Iraola.

La escritura


identidad corporativa

La identidad corporativa o identidad visual (IVC).Por Antoni de Iraola.

Como bien define la Wikipedia, la identidad corporativa o identidad visual (IVC) es la manifestación física de la marca o persona de manera visual frente a los demás.

Esta hace referencia a los aspectos visuales de la identidad de una persona o de una organización. Esta identidad corporativa está relacionada directamente con los siguientes atributos: - Historia o trayectoria de la empresa / persona, proyectos y cultura corporativa y logros profesionales, es decir, cómo se hacen las cosas, se han hecho o hacia donde van.

En general la identidad corporativa incluye un logotipo / fotografía o elementos de soporte, generalmente coordinados por un grupo de líneas maestras que se recogen en un documento de tipo Manual Corporativo, presentación web, blog o perfil en las redes sociales.

Hoy en día la identidad corporativa tanto de compañía como personas físicas es realmente muy importante. Como bien se decía antes y se aplica mucho ahora, una imagen vale más que mil palabras, y nunca mejor dicho.

Y es que desde Antoni de Iraola, podemos ser grandes conocedores de una materia, especialidad o técnica, pero sin una identidad clara y definida, enfocada en la dirección correcta, nuestra identidad y capacidades restaran de más valor ante todos aquellos que pueden necesitar de nuestros recursos, quieren saber de nosotros o simplemente necesitan informarse de algo o alguien.

No basta con estar, hay que ser y también parecer aquello que se es, con todo. Y más aún hoy en día, en medio de este inmenso cambio coyuntural, social y tecnológico en el que vivimos, donde la red supone el 70% de toda nuestra actividad, ya no presente, sino futura llegando a cuotas de más del 90% tanto para personas como corporaciones, y donde el no ser, conllevara no estar y no ser encontrado. Debemos aceptar que nuestra privacidad, ha de ser controlada, precisa y delimitada por nosotros, pero que el anonimato en la red como tal y en busca de estos objetivos anteriormente nombrados, es un error.

Hay que tener muy claro que debemos trabajar a largo plazo, ser pacientes y establecer unas pautas muy rigurosas sin desviarnos del camino ni un milímetro. Estar atentos a los cambios, nuevas tendencias y hábitos de consumo que se avecinan, pero sin volvernos locos. Un poco de algo es bueno y un atracón de mucho, casi seguro será fatal. (entiéndase esto, por estar en cientos de perfiles sociales y redes compartidas)

En definitiva, nuestra identidad, lo que nosotros mostramos sin decir nada que no seamos, será y es sumamente importante, pues no sabemos cuándo vamos a necesitar tirar de ella, y aun que nunca lo necesitemos, tened por seguro que esta, nuestra identidad corporativa, tanto de marca como personal, siempre nos estará ayudando de manera indirecta, sobretodo en nuestros logros y atribuciones personales y profesionales.

Otras formulas de comunicación en la identidad es la reputación en internet y CompuARC GROUP que te puede ser de gran utilidad para mejorar la identidad y reputación corporativa.

 

identidad corporativa


Comunica, pero hazlo bien. Por Antoni de Iraola.

Comunicación; del latín communicatio, onis1.

Actividad que consiste en intercambiar información entre dos o más personas pudiendo utilizar los medios existentes o de manera verbal y directa.

“Para comunicarse de manera efectiva, debemos darnos cuenta que todos somos diferentes en la forma que percibimos el mundo y utilizar el conocimiento como guía para nuestra comunicación “.

En este mundo, cambiante, que día a día nos obliga a evolucionar, estudiar, leer, aprender, enseñar y multitud de conceptos altamente estresantes, encontramos uno que de por si existe en nuestra vida siempre 24 horas, des de que nos levantamos hasta que nos acostamos, bien sea de una manera o de otra.

Miles y cientos de mensajes continuos en la publicidad, la calle, la gente, perfiles y redes sociales, bien sea Linkedin, Facebook, twitter, etc... informaciones e imputes sin control, imágenes y situaciones que todas ellas juntas suman o restan, pero la más importante comunican cosas, quieren decir algo, todas ellas junto a las palabras.

El gran e inmenso volumen de información que recibimos así como el que emitimos, es imposible de por sí asimilarlo o gestionarlo correctamente, sino establecemos premisas, orden de prioridad y lo más importante, objetividad.

Escribir por escribir, enviar y reenviar, por el mero hecho de la inercia que todos llevamos, no nos vale. Esto no es comunicar. Es idéntico a decir que 1+3=8, y es un error enorme, pues recuperar luego lo perdido, es altamente costoso en tiempo y trabajo, ya no solo en dinero.

Debemos tener en cuenta que a veces el silencio, comunica mucho más que las palabras, debemos escucharlo, pues se oye, haciendo que todo lo demás en si sea ruido, y el ruido, no es comunicación, sino ruido.

Las palabras principal medio de comunicación pero no el único, existe en nuestras vidas, para hacernos diferentes de los animales. Estas ensalzan, discriminan o destruyen de la misma manera que las guerras. Por lo que medirlas, controlarlas y aplicarlas a los medios justos y necesarios en los contextos precisos, harán de nuestra comunicación, una comunicación certera y precisa, llevándonos como no a llegar a nuestro objetivo y quien sabe, si luego la suma de muchos otros factores al éxito comercial, personal o reputacional.

Comuniquemos pensando, de manera sensata e integra. Digamos verdades no medias verdades escondiendo aquello que nos avergüenza o resta en nuestras vidas, pues todo absolutamente todo, suma.

Pero comuniquemos bien! Antoni de Iraola.

Comunicación


actitud positiva

Ser dueños de uno mismo es el reto. Antoni de Iraola

Ser dueños de uno mismo es el reto. Antoni de Iraola.

Y es que en alguna medida somos alfareros de nuestro devenir existencial. Somos una voluntad por dar respuesta a la pregunta existencial, nuestro motor es el deseo de ser, pues en sí, somos animales metafísicos, creativos, seres espirituales que nos definimos por nuestros recuerdos y nos constituimos en nuestra psicohistoria.

Y es que no somos libres de no ser libres, y en ocasiones estamos en el filo de lo sublime y lo penoso, pero siempre precisamos de mirar al otro. Y es que hay que tener en cuenta que, no soy, somos!!!.El “ yo “es posible por la existencia del “ tu ”. Y nos hacemos a nosotros mismos mientras convivimos con los demás, sabedores esos sí, que ni al mismísimo Dios gusta a todo el mundo.

Por lo tanto, no soñemos con ser un tonto feliz y, en cuanto a las metas que nos proponemos, seamos conscientes y realistas de nuestras limitaciones. Pues si están demasiado lejos, corremos el riesgo de no alcanzarlas y, si están demasiado cerca, de alcanzarlas muy rápido, y decepcionarnos.
Disfrutemos con la sonrisa interna, de la sensación que produce el saberse capaz de afrontar las dificultades de la vida.

Recuerda;

La mente y una actitud positiva consiguen un magnifico efecto en los demás y en el ambiente del que formamos parte. Antoni de Iraola.

actitud positiva