¿Vives inmerso en la era de la transformación digital? Posiblemente si. ¿Lo sabías?

Como ser humano, que también debe y tiene que reinventarse día tras día. El hecho de verme inmerso en la era de la trasformación digital y sobretodo, inmerso en la búsqueda continua de nuevos proyectos en los que desarrollar planes y estrategias sociales media, a veces, y digo solo a veces. Se me hace un pelín tedioso. Pero todo ello, tiene una sencilla y clara explicación.

“El mundo como lo conocemos y más el mundo del trabajo, atraviesa por una transformación radical y disruptiva “. Trabajos considerados como tales, están dejando de serlo, sustituidos por maquinas, y trabajos considerados como no trabajos o pérdida de tiempo, serán nuevos trabajos en un futuro inmediato. En no menos de 10 años.

" Y justo lo mismo está pasando en los procesos de búsqueda de trabajo o recolocación. Tarea súper compleja”. Esto es también parte de la transformación digital.

El uso de la tecnología es cada vez mayor para ambos. La forma de investigar perfiles, reclutar, entrevistar, contratar personas cambió tanto que aún para muchos es una sorpresa total. Así como se espera que tengamos muchas de las nuevas habilidades requeridas para ser parte activa de la transformación digital, y en muchos casos exponencial, los procesos de recolocación más “tecnológicos” dejaron de ser una opción: no hay otra manera para competir por las mejores posiciones en el mercado profesional y laboral, en la que sobramos muchos, incluido yo. ¿Lo sabías?

Cabe decir que las empresas de colocación y selección de personal, tienen la mirada puesta en la evolución de los procesos de transición de carrera con uso integral y extensivo de tecnología e inteligencia artificial. Menuda empanada, jejejeje…

Muy sencillo. El foco es también cambiar el “chip” de los candidatos muy rápidamente hacia la nueva realidad de mercado para que tengan un aborde distinto, fresco y renovado, respeto al nuevo mundo laboral.

Uno de los cambios más importantes que se han dado en los procesos de recolocación es por ejemplo, la velocidad con la que se debe plantear el reingreso al mercado de trabajo. Hoy ni bien uno sale de un trabajo debe poder establecer su estrategia inmediatamente y dejar muy claro su posicionamiento de marca y objetivo laboral en Linkedln y otras redes sociales. Cada mensaje cuenta y no hay tiempo que perder para cuidar su impacto en nuestra marca personal.

Pongamos un ejemplo; dejar el nombre de la anterior empresa como empleador sin actualizar la data de inmediato, como si siguiéramos trabajando allí, puede hasta sonar como un engaño, lo que es un pecado del márketing personal. Para eso, hoy usamos asistentes digitales e inteligencia artificial para impactar más positivamente en los motores de búsquedas de perfiles de los reclutadores profesionales y de recursos humanos de las empresas a nivel local y global.

“Esa información digital correctamente definida es vital en cada caso particular para poner en valor en la “vitrina digital” su experiencia profesional”. No, lo olvides.

Antoni de Iraola, CEO.

El éxito de una recolocación no es conseguir un trabajo cualquiera por tener un trabajo más rápido. El tiempo que toma conseguirlo no es la variable clave -dentro de  tiempos razonables, obviamente-, sino la calidad del trabajo que se tiene, ya que cada paso define el rumbo de nuestra carrera profesional y de nuestra situación financiera familiar.

En definitiva, nuestra meta es siempre elevar asertivamente nuestro nivel de empleabilidad a corto plazo, para realmente alcanzar mejores trabajos más rápido, pero con un efecto de aprendizaje y de cambio actitudinal sostenible y duradero a mediano y largo plazo. Y para eso, nada como subirse al tren de la transformación digital, con la ayuda de un buen profesional en el tema. Ya bien seas una marca personal, o una marca corporativa.

Así pues, las organizaciones que no sean capaces de crecer y repensar por completo sus modelos de negocio para atender a sus mercados y clientes, quedarán fuera del juego; lo mismo pasará con quienes sigan usando estrategias pretransformación para encontrar un nuevo o mejor trabajo.

Y ahora, que ya sabes un poquitín más, a qué esperas a contratar un profesional del social Media  y te pones manos a la obra.

Muchas gracias por leerme y sobretodo, por seguir nuestro bloc.

At.Equipo

www.antonideiraola.es


"La cascada informativa de cada día". Por Antoni de Iraola

"La cascada informativa de cada día puede frustrarnos al provocar la sensación de que no estamos al día de ningún tema" Lo sabías?. Yo, Antoni de Iraola, ahora te lo cuento.

Mi gran amigo Mateo, disponía cada día de su vida, sobre todo por las tardes o noches, de media hora antes o después de tener que preparar la cena, recoger un poco la casa, o prepararse los tupers del día siguiente.

Fue así, como Mateo, una noche más, aprovechó para encender el ordenador, omitiendo el uso de su Smartphone, y buscar una noticia sobre economía que le habían comentado durante el almuerzo sus compañeros del almacén.

 

Creía que podía resultarle útil para la reunión del día siguiente. Ese breve pero intenso briefing acompañado de cafe malo, cappuccino de 50 centimos o medialuna de chocolate. Y todo, para organizar la logística y las entregas a sus repartidores, y cumplir como era habitual el tracking establecido. Entre charlar brevemente con los compañeros.

Pausado e intentando recordar todo, tecleó el nombre del sujeto comentado en Google, y fue justo entonces, cuando en el primer lugar en el largo listado de “ url´s ” que le aparecieron en la pantalla, era justo un artículo sobre la telefonía en España, el que más le llamo la atención. 

Mateo, curioso y siempre receptivo a aprender. Lo abrió porque también le pareció interesante. Leyó unas cuantas líneas y enseguida vio que en este artículo había varios enlaces incrustados hacia otros enlaces, que pensó debería, sino menos leer o cotillear.

De manera automática, y mientras estaba pensando en guardarlos para releerlos en otro momento, su Smartphone empezó a parpadear la señal de que alguien le había mandado un e-mail, y efectivamente, en cuanto abrió el programa de mensajería, comprobó que tenía algunos mensajes sin abrir. Todos los asuntos, absolutamente todos parecían prioritarios y los tenía que responder.

Por momentos, cansado de su larga jornada, se agobió. Pero justo al instante, sonó el Smartphone. Era una teleoperadora de la compañía anunciante, que justo hacia 3 minutos él había visualizado en su muro de Google, y había aceptado las cookies reglamentarias y de obligado cumplimiento informativas.

Era un chico, que le quería informar de una oferta de telefonía móvil. Y Mateo, muy educadamente le dijo que no le interesaba.

Datos, y más datos y alguna que otra coockie, tenían la culpa de ello. Lo dudas? Yo no.

"Los medios de comunicación nos inundan a diario de noticias sin dejarnos tiempo para digerirlas" (afirma José Antonio Freijo).

“ Según las investigaciones de la Universidad de California, solo entre 1999 y 2002 se creó más información que en toda la historia anterior de la humanidad, con incrementos anuales del 30% y así en sus años venideros, con ascensos de más de un 30% anual “.

Y es que este incremento apabullante e incesante de información y datos va acompañado por un aumento de los canales por los que se difunden y los asimilamos a diario.

Imagínate por un instante, que te encuentras en una celda de una cárcel. Y en esa celda, pequeña y llena de rendijas oxidadas, se cuelan miles de informaciones, de manera continua e ininterrumpida: televisión, radio, Internet, e-mails, redes sociales, periódicos, radios, etc... Y la mayor parte de ella, por no decir su totalidad o el 98%, no la queremos, ni nos interesa, pero la recibimos!.

Cuando se habla de infoxicación (termino técnico a esta sucesión de hechos), normalmente hacemos referencia y se analiza el efecto que provoca sobre nosotros el rápido acceso al tsunami de datos de Internet, pero no es el único medio. Y aunque existen otros canales tan caseros como el buzón que tenemos en la puerta de casa o el teléfono de toda la vida ya en desuso, a no ser que sea de la compañía para la que trabajamos, a través de ellos tampoco se quedan cortos a la hora de infoxicarnos. El tsunami informativo que se nos viene encima a diario puede frustrarnos y provocarnos la sensación de que no podemos estar al día de todo, de manera indirecta.

Véase el siguiente ejemplo. El de los científicos, que, por muy concreta que sea su especialidad, no pueden dominar todos los datos, ni los cambios o evoluciones que sufren, y menos ahora. En la era de la sobreinformación.

“Todos los seres humanos, en mayor o menor medida, queremos estar bien informados, según nuestros intereses, cultura y educación”.

Y entre muchas razones, porque suponemos que la información facilita que tomemos mejores decisiones. Desgraciadamente, demasiada información no nos ayuda, sino que nos distrae, confunde y a veces, enoja. Pues si tenemos un exceso de información, nos resulta más complicado separar el grano de la paja, y avanzar.

Toma nota compañero….

"Tomé un curso de lectura rápida y fui capaz de leerme 'Guerra y paz' en veinte minutos. Creo que decía algo de Rusia" (Woody Allen).

Y es que nuestras reacciones ante el tsunami informativo que sufrimos a diario, suelen ser varias. Una de ellas, y más relevante, es la lectura superficial. No nos podemos entretener ni menos concentrar leyendo a fondo. Y mira por donde, y no hace tanto de ello, fue en el 2008, cuando científicos de la University College de Londres investigaron cómo los internautas utilizaban las páginas web de la biblioteca británica.

“Concluyeron que los usuarios solamente realizaban un rastreo superficial. Alrededor del 60% de usuarios de periódicos apenas entraban en tres páginas. Parece que todo son simples ojeadas”.

Además de no permanecer en según qué imágenes y contenidos de la red, más de 10 segundos. Sin contar ya, que la mayoría de los internautas, no pasan de la primera página del buscador, incapaces de leer, sino por falta de atención ante la ausencia de imágenes. (Entiéndase aquí y ya mismo, el porqué del gran éxito de Instagram. Leer, ya no es necesario y menos comunicar)

“Y es que como nos enseñaron en la escuela. La información, para convertirse en conocimiento, necesita reflexión y entendimiento. Compararla e integrarla con lo que ya sabemos. No vale solo procesar lo leído a nivel consciente, sino también a nivel inconsciente “.

Antoni de Iraola .

Mi mujer, que es Nutricionista de profesión. Afirma en sus explicaciones y más ante sus clientes, que cuando comemos, nos olvidamos de que estamos haciendo la digestión, pero nuestro aparato digestivo va digiriendo el alimento por su cuenta. De ahí, que las dietas milagro, no funcionen. Deben educarse los pacientes y enseñarles a comer. De lo contrario, siempre sufrirán en mayor o menor medida, un efecto rebote, antes o despúes.

Y lo mismo pasa con el cerebro humano: cuando engullimos datos, este los procesa aunque nuestra consciencia esté ajena a ese trabajo. Pero si comemos demasiado o tragamos muchos datos de golpe, podemos sufrir un empacho. Lo sabías?

Y es que la forma con la que lidiamos a diario la tormenta informativa, es la multitarea. Canales y canales de información que nos entran por todos los costados y hacemos de manera inconsciente, malabarismos para atenderlos a todos. (Acuérdate del caso de la nutricionista, ni más ni menos)

Trabajamos en un informe a doble pantalla, atendemos una llamada mientras vamos leyendo los e-mails que entran, mientras Facebook nos recuerda el estupendo fin de semana vivido, hace tres años, mientras...el tiempo avanza y avanza. Pero, des de mi humilde posición, yo Antoni de Iraola me pregunto ¿es eficaz nuestro cerebro atendiendo varios temas a la vez? Creo sinceramente que no.

Y es que cuando las tareas no son automáticas, precisan mucha atención. Por ejemplo, tecleamos algo mientras hablamos con alguien por teléfono, nuestra atención en ese caso no puede con todo porque ni escribir es automático, ni tampoco hablar con sentido.

Así que en este caso la atención es como un foco que va de una tarea a otra, va dando saltos del teclado al Smartphone. Y en los instantes concretos que hablamos no escribimos o lo que hacemos, se real entiza. E aquí cuando cundo yo grito, menos información, por favor. Y de más calidad. Algunos ya lo llaman….

“la 'explosión de la desinformación', indigerible y confundidora" (Hugo Pardo y Cristóbal Cobo)

Por eso, y des de Antoni de Iraola. Abogamos por los contenidos de calidad, la segmentación y definición de la prospección del saber. No todo vale y menos en cuanto a la generación de contenido. No podemos y creo yo, debemos estar informados de todo y en profundidad. Así que tenemos que ser muy conscientes de nuestras áreas de interés.

Cuando buscamos informaciones, debemos tener muy claro cuáles son nuestros objetivos. Para que no nos pase como a Juan, que al final se va a preparar la cena sin haber imprimido la noticia que le interesaba, cenando un triste e irrisorio bocadillo de pate, repetitivo y bajo en aportación nutricional, por ser este el 4 del día. Alegando carecer de tiempo para uno mismo.

Y es que navegar sin rumbo por Internet es frecuente, nos despista y al final olvidamos lo que íbamos a buscar. Es  “la 'explosión de la desinformación', indigerible y confundidora" antes mencionada.

Y aunque a veces podemos encontrar artículos que nos interesen al margen de nuestros objetivos, saltando de enlace en enlace. La mayoría de los descubrimientos se realizan por casualidad. En estos casos, yo Antoni de Iraola, os aconsejo archivarlos. Pero entre guardar algo realmente importante para nosotros e ir almacenando informaciones "por si acaso en un futuro puedo necesitarlo" hay una gran diferencia. Si el día de mañana lo necesitamos, los datos suelen estar mejor clasificados en Internet que en el disco duro del ordenador. Entonces y solo justo en ese momento, podremos aplicar, aquello que Marie kondo nos predica y nos puede valer para todas las facetas de la vida;

“ Soltar cosas es aún más importante que añadirlas”. ( Marie Kondo).

 


Navega en el caos.El Internet más desconcertante, para todos aquellos que saben mucho de todo, y en realidad, no saben de nada. Por Antoni de Iraola.

El Internet más desconcertante.Por Antoni de Iraola.

 

Hoy más que nunca, nos movemos todos, y algunos más que otros cierto es, ante la expectativa y el desconcierto, de este más que pantallazo o bien entu Smartphone o tu Ipad, en el que nos encontramos todos “metidos con  calzador”. En un enorme espacio virtual denominado el Internet de todos, sumidos en un entorno tan desconcertante y cambiante, como es mi caso, el del marketing digital, que sumado a una economía tan incierta como la que vivimos, justo en un mercado tan impredecible como al que nos dirigimos, en unos clientes tan sorprendentes, cambiantes, distintos y cada día más difíciles de categorizar, con tendencias (o modas) en forma de movimientos que nacen y mueren incluso en días y otros en horas, a los que ni el derecho al olvido y el abandono total por parte de todos, se hace efectivo en un abrir y cerrar de ojos, sin darse uno cuenta.

 

Y es que des de Antoni de Iraola, ¿Cómo predecir ( en el caso de un técnico como yo en Marketing digital ) qué es lo que va a suceder en todo un año, ante la pregunta de un potencial o de un cliente ya, cuando Internet ha multiplicado por quince la velocidad, con la que el cambio golpea todo lo que encuentra por delante? Difícil, no?

 

Por un momento, tú lector, detente e imagina todo lo que ha sucedido en tu vida des del pasado 2014 solo en tu industria, en donde tu trabajas, y ahora piensa sobre todo lo que pasó en 2014 en tu sector, y justo después, recapacita sobre la multitud de movimientos inesperados que se han despertado en todo 2017 y ya 2018 en marketing, publicidad o tecnología.

 

 

 

 

¿Te atreverías a asegurar que es lo que va a pasar en 2019 en tu empresa o con el comportamiento de tu cliente o en términos de conectividad digital o desarrollo de software? Y ya no te digo eso, en los términos que tu estés especializado? Espera, te replanteo la pregunta;

 

Y te digo más. ¿Te atreverías a asegurar algo como eso sin que pareciera un mero intento al adivinar la dirección en la que el viento va a soplar mañana, levantando un dedo al aire, incluso habiéndotelo chupado un poquitín?

 

Pues a eso voy. Puedes ser muy bueno, o incluso el mejor. Pero sin una más que clara estrategia de “ Inboundmarketing a largo plazo, y sobretodo de comunicación muy clara y sólida en la que todo tu equipo trabaje, día tras días, difícilmente, llegarás. Lo sabías?

 

 

Y es que “Esta es la tendencia “.

 

Hay una tendencia sobre marketing digital que es un pelín oscura para el 2018 y ya veremos cómo arranca el 2019, pero si que es cierto que vas a tener que moverte muy, muy rápido mientras te adaptas a una realidad que cambia día a día para maravillar a tu cliente, mientras aprendes a utilizar la multitud de canales, herramientas, plataformas y dispositivos digitales que florecen en tu camino tan pronto como avanzas dentro de esos 365 días y el año venidero, si quieres ver a tu cliente feliz. O al menos, estarlo tu y dormir por las noches.

 

Así que a menos de que seas Nielsen, BCG, IBM o McKinsey y poseas todos esos “insights”, con todos mis respetos, te diré que fue un hermoso intento, pero tu tendencia fue tan importante como la “bruja” de ese canal de televisión que únicamente emite programación a partir de las 1 am, y te cuesta 1,89€uros el minuto, Visa’s sí!!!

 

 

Mi consejo;

 

Si te fijas en mi explicativa anterior, verás que hago referencia a tu equipo de Marketing, o al de tu compañía, o en el que tu trabajes. Se fiel a una idea, busca tu espacio, y no de fallezcas a no ser que las analíticas, día tras días, te digan que estas equivocado, y que ese sin duda, no es el camino.

 

Recuerda;

 

En el mundo, existen 7.500 millones de personas y potenciales clientes. Aquello que no interesa en tu país, podría perfectamente interesar en otro mercado y de rebote, darte los beneficios inesperados, vendiendo l que nadie quería, justo al girar la esquina, pues sin darte cuenta, te has convertido en una compañía con mucha suerte, y sobretodo, notoriedad en la red.

 

 

Que paséis una grandísima semana, y por qué no, un feliz e increíble verano.

Antoni de Iraola.

 

 

 


Reputación, ciberseguridad y fakes en la red, por Antoni de Iraola.

 

Redes sociales, desgaste, influencia y ciberataques. Menuda combinación.

 

Las redes sociales hoy, por su fuerza de desgaste e influencia, junto a los ciberataques, aumentan su capacidad destructiva en los modelos democráticos obsoletos del mundo tal y como lo conocemos, no acordes a la ley de la red hoy, y que amenazan la batalla electoral en España, y ahora mismo más que nunca en Catalunya, especialmente el próximo dia 21D, lo sabias?

 

 

En el caso de los procesos electorales futuros, el papel de las redes va a ser muy crítico. Se juntan muchos factores en un mismo momento. Por un lado el proceso independentista, que polariza a la sociedad y con mucha incidencia en lo económico y lo social, algo muy fácil de propagar por las redes. Y por otro lado, la situación de crisis económica que vivimos, y que continúa más acentuada hoy, bajo la aplicación del 155 por parte del gobierno y su oposición. Si a todo ello, sumamos la pérdida de identidad y rumbo en el que está Europa y en especial su ciudadania, y en especial España. Esto hace que se den las condiciones perfectas para que en unas redes sin filtros y con unas empresas dispuestas a ganar dinero, promover este tipo de  viralizaciones, sean demoledoras, poco democraticas y en muchos caso, muy dificiles de resolver.

 

“Nadie que trabaje en la red hoy, tiene dudas de que la ‘guerra digital’ ya está aquí “.

 

 

En esta guerra, en la que sin duda alguna, un buen informático es mucho más útil que un buen soldado. Y es que la escena internacional, dibuja ya un panorama de gobiernos y servicios secretos pugnando por los mejores informáticos del planeta “que están cotizadísimos” para reforzar sus filas de ataque, defensas digitales, y gestores brillantes de contenido y posicionamiento.

 

“Hay muchos gobiernos, no sólo Rusia o Europa, que se han preparado desde hace tiempo. Países como Corea del Norte o incluso Cuba, que tienen algunos de los mejores informáticos del mundo. Auténticos batallones dedicados exclusivamente a este tipo de cuestiones”.

 

 

Pongamos un ejemplo.

 

Si buscamos y observamos, veremos que en el equipo de Putin, está integrado por personal procedente de la antigua KGB. Y que en realidad libran la misma guerra de siempre, crear caos y más caos además de confusión ante el rival, que es lo que buscaba la KGB, pero ahora “llevándolo a un terreno digital”.

Y es que el objetivo ahora mismo, no necesariamente pasa por acabar físicamente con el rival, basta con “atacar su reputación", que es donde creo yo Antoni de Iraola, se van a librar muchas de las guerras, en el terreno de lo social para generar descredito y desconfianza hacia sus electores, y en mi caso, mis posibles clientes”, pues así lo padezco y lucho.

 

Hace un tiempo,Julian Assange provoco uno de los revuelos mundiales más sonados, al filtrar que la CIA, habia perdido el control de su principal software de ciberataque y que podría estar en manos de piratas informáticos de otros países. Si leemos detalladamente lo que publica, veremos que en su denuncia también incluyó la acusación de que los servicios secretos norteamericanos tienen la capacidad para espiar ordenadores, teléfonos o televisores inteligentes, dejando en evidencia que los servicios secretos habían quedado “obsoletos” y quebrados ante las nuevas coyunturas mundiales. Por eso, el reto de gestionar la reputación a la par de la ciberseguridad, parece imposible hoy.

" Pasar de hacer rentable la mentira, como comentábamos en nuestro anterior post, para convertirla en verdad en el gran negocio de la red presente y futuro. Solo es cuestión de tiempo ".

 

Hay que promover cambios que impliquen directamente a las empresas digitales por las que se expanden las noticias falsas para que contribuyan a frenar un fenómeno con una incidencia aún por descubrir pero ya predictiva:

 

 “Es cierto que no tienen códigos deontológicos que determinen sus contenidos o principios editoriales, pero sí tienen algoritmos, parámetros que se podrían adaptar para filtrar la verdad de la mentira. El problema es que todos quieren escurrir este debate porque saben que afectaría a su negocio y al rendimiento del mismo en sus cuentas corrientes, pues el tráfico por las redes y por tanto a su cuenta de resultados, dejaría de crecer, todo y que saben que esto socialmente será insostenible”, como ocurro en su día con los carburantes y la contaminación y ahora ya es perfectamente visible, bajo las nuevas tendencias del coche eléctrico, que ya aplastan a los de combustión.

 

Si te ha interesado este articulo, puedes seguirme semanalmente, mediante mis publicaciones.

Feliz e increíble semana  a todos!

@Antoni de Iraola