Tanto entre mis alumnos, a través de mis breves charlas sobre la importancia de ser y saber estar en la red, como en las conversaciones con otros compañeros del sector, percibo cada día más la creciente duda, ante la necesidad o conveniencia de migrar al Cloud. Y, ciertamente, para nada es algo sencillo de explicar.

Y es que, bajo mi experiencia, yo Antoni de Iraola, en muchos de mis encuentros y sesiones de coaching, se generan intensos debates sobre si es una moda, una técnica comercial de las multinacionales para “sacarnos los euros” o un camino irresistible al que mejor no presentar una excesiva resistencia. Todo ello, siempre bajo un enorme desconocimiento, tanto en procesos como en costes.

Por ello, en este breve artículo quiero resumir orígenes, razones, procesos y características de los diferentes senderos que deberé recorrer para desplegar mis aplicaciones y servicios en la Nube, de manera segura, siempre cumpliendo la nueva LOPD.

¿Porqué, usted debe migrar a la nube?

Tengo muy claro yo, Antoni de Iraola -al iniciar la transición hacia el Cloud– el principal motor de toda compañía y persona fisica para abordar los pasos, costes y esfuerzos debe ser un modelo de negocio muy claro, donde la adopción de la Nube como nuevo aliado empresarial, signifique que adquirimos un mecanismo altamente útil y eficiente, para incrementar la productividad de nuestras compañías. Por eso, diremos alto y muy claro que;

“Al Cloud se va a ganar dinero”.

Y es que para nada es una buena idea, que como empresario o autónomo, aproveche las posibilidades de una infraestructura a la que tendré acceso, si el coste por su uso no es cubierto por un incremento de beneficios o la optimización de los costes.

Antoni de Iraola .Asesor Cloud y técnico especialista en transformación digital.

www.antonideiraola.es

Entonces; ¿La pregunta no es porqué, realmente es cuándo?.

Y es que hay que tener en cuenta que, desplegando nuestros servicios en estas plataformas, nos hacemos beneficiarios de precios que solamente se pueden alcanzar en Economía a Escala. Es decir, cuando se habla de adquirir millones o centenas de millones de servidores, está claro que el precio unitario de compra, mantenimiento y operación está muy por debajo de lo que yo podría conseguir en el mercado general, como único usuario. Y esa contención de los costes, se revierte en precios de consumo del Cloud cada vez más bajos y competitivos. Bajo un servició de altísima calidad y sobre todo, altamente seguros ya hoy.

La alta disponibilidad, la escalabilidad y la resiliencia, son otras ventajas que emergen de estas plataformas mastodónticas en las que nuestros partners invierten su dinero. Y en donde la disponibilidad de recursos es virtualmente infinita (el límite lo pone mi nivel adquisitivo) así de simple.

Y es que cubriendo las necesidades de la práctica totalidad de los casos de uso, al disponer de la capacidad de replicar cualquier servicio, infraestructura o aplicación que quiera publicar en el Cloud, tantas veces que sea necesario para asegurar niveles de acuerdo de servicio superiores al 99,99%, en cualquier zona geográfica del mundo, podrá acceder a esta, para replicarla, modificarla o compartirla, bajo una aplicación o programa seguro, como puede ser un CRM o una App personalizada.

Otra característica que solamente me ofrece este tipo de plataformas es que la inversión en adquisición, puesta en marcha y crecimiento de mis servicios, es muy inferior a la que tendría que enfrentar en el caso de querer hacerlo con mi propio “sistema”.

Aun, incluso, cuando a medio/largo plazo los costes de instalación, administración, mantenimiento y actualización tanto del software como del hardware, puedan llegar a ser similares; a corto plazo (más/menos de dos años), la Nube ( Cloud ) es imbatible en los costes de operación, inicio nuevos servicios, o abordar el crecimiento (ya sea imprevisto, constante, puntual, o periódico) de cualquier compañía y sector.

Tampoco hay que menospreciar las inversiones asociadas para lograr un acceso mundial a mis aplicaciones a través de un partner seguro como en este caso podría ser www.merlos.net, de Barcelona.

El Cloud por Antoni de Iraola.

Lo que implica una formidable complejidad técnica y una barrera de entrada, muchas veces insalvable, a nuevos mercados o al crecimiento empresarial. El Cloud, sin embargo, es por naturaleza de ámbito mundial, de ahí la inversión en el “ hube “ tecnológico de Barcelona, efectuado por esta compañía. Siendo, gracias a la redundancia permanente, la plataforma perfecta para publicaciones geo replicadas con acceso vía Web.

Por último, y no por ello menos importante, las plataformas de Nube liberan de la creciente necesidad de formación, experiencia y conocimiento que se requiere para administrar y evolucionar sistemas informáticos tan complejos como los actuales. Por ello diferenciaremos dos avances considerables en el uso de la misma.

A) Los tiempos del administrador para todo, han quedado atrás.

B) Y el coste de sostener una creciente plantilla que debe estar en formación permanente, no siempre es viable económicamente. Por ello, el delegar estas responsabilidades al Cloud, con los diferentes niveles basados en los tres tipos principales de “sabores” (IaaS, PaaS y SaaS), y el ahorro de costes asociados en personal especializado (sea de plantillas o externo), es otra causa de plantearme la migración de los servicios.

Pero. ¿Por qué debo migrar a la nube?

Sencillo. Y aunque me repita, el único objetivo, y el último de adoptar en el Cloud computing empresarial es;

  1.  Incrementar los beneficios de la empresa a corto y medio plazo, por medio de la optimización de los costes.
  2. además de disponer de un sistema de rescate de la información, bajo las copias de seguridad, de todos y cada uno de los departamentos de la compañía, con sus documentos, datos de clientes etc.., en caso de ataque y vulneración, de nuestros sistemas de ciberseguridad, afectados.

Proporcionándonos de manera inmediata, condicionado siempre a la restauración d ellos equipos y sistemas donde sustentarlos a;

  • Disponibilidad del servicio. La mayoría de los negocios se apoyan firmemente en servicios publicados en Internet y/o en aplicaciones/herramientas. De hecho, aún demasiado pocos son plenamente conscientes de lo dependientes que somos de las Tecnologías de la Información hasta que falla algún sistema, o deja de estar disponible. Y este es uno de los objetivos más importantes que se buscan al irse a la Nube: la importancia de tener mi “sistema informático” permanentemente disponible; lo cual gana en criticidad según el impacto que genera en el negocio cada vez que se sufre una vulneración o ataque. Llegando a significar el cierre de la empresa, si la interrupción es lo suficientemente prolongada o crítica. Daños de imagen y reputación, brutales. Sin hablar ya de los efectos legales, multas y sanciones según la nueva LOPD por filtrarse datos confidenciales ya no solo nuestros, sino de nuestros clientes.

Por eso, es muy importante;

  • Simplificar. Todo lo relacionado con la informática va ganando complejidad según la tecnología y la propia industria va incrementado su madurez. El hardware, el software y las herramientas que se crean con ello, son cada vez más numerosas y complejas. Llegando a ser inmantenibles, insostenibles y desconocidas. Por eso hacer más sencillo las gestiones de los recursos IT se convierte en imprescindible para cualquier compañía.Desde el propio concepto de Infraestructura como Servicios, hasta el Software como Servicio, en el que el Cloud ofrece una salida para mitigar la complejidad y su crecimiento.

Y por último y no menos mencionado en este post

  • La Seguridad. Esa es la nueva y flamante preocupación con la que bregar desde el entorno empresarial, por las consecuencias legales y de negocio que ocasionan.

Estamos inmersos en la metáfora de “El cañón contra el escudo”, en una verdadera guerra armamentística en el ciberespacio. Y dónde los conocimientos necesarios, en renovación constante y permanente sobre seguridad informática, están atesorados por un número muy limitado de profesionales.

Rara es la empresa que ya hoy, puede tener un departamento o personal dedicado en exclusiva a proteger sus sistemas de los llamado cyber-ataques. Así, delegando en el Cloud, operado por un partner como www.antonideiraola.es asociado a un partner como www.merlos.net, obtendré acuerdos de seguridad del servicio, con una fracción de la inversión que implicaría subcontratar estos trabajos a empresas externas, o formar mi propio personal.

En definitiva.

No hay otro camino, ya sea de forma privada, híbrida o en Cloud pública, las ventajas de adoptar la Nube como plataforma sobre la que construir servicios son irrefutables. Y yo, Antoni de Iraola, soy de la opinión de que no hay vuelta atrás.

Creamos en ello o no, vivimos en un mundo hiperconectado, global y público. En dónde el concepto de ventaja competitiva que hace emerger grandes corporaciones y destruye a otras, en ciclos tan cortos que ningún economista hubiera creído posible hace unas pocas décadas.

Y donde la Nube es casi una obligación a causa del cambio en profundidad las reglas del juego que significa el dar acceso universal a servicios del mayor nivel y calidad, anteriormente reservados a las empresas con abultados presupuestos económicos.

Por eso, hoy en día, y bajo la denominación Cloud, montar una Startup o un negocio clásico con unos costes mínimos de IT, para nada es ya un imposible, sino una realidad que se observa en el día a día.

Lo que me lleva a la conclusión y a preguntarme; ¿Cuándo empezar?

Feliz e increíble semana a todos. Y mil gracias por leer y compartir mi post.

Antoni de Iraola.

Asesor en transformación digital y nuevas tecnologías.

www.antonieiraola.es