www.antonideiraola.es

No son Vacaciones.Es un Stop.

Siempre me he considerado alguien positivo y muy resiliente. Capaz de mucho e impulsor de otros, pues así me lo han hecho saber algunas de las personas con las que trabajo y he trabajado, además de una persona experimentada y conocedor de mi trabajo, y amante de este.

Pero debo reconocer y ya lo hice en privado con @xavi-roca-cusachs-pericas, en una conversación mucho más que interesante no hace más de un mes, que estaba colapsando, el me lo hizo ver. ¿Me estaré desenamorando? ¿Se acabo mi amor con las redes ? ¿ Será tontería pasajera o el calor de estos días?. Puede!

La verdad de todo esto, es que sufro un colapso no por exceso de trabajo ni de ideas. Estas me siguen fluyendo y mucho, pero solo se está convirtiendo en eso, ideas. Sino un colapso motivacional en lo que hago.

El mercado se ha descontrolado, y busca magos lowcost. Alguien que barra, aspire, cocine y sirva a bajo coste. Que al mismo tiempo de beneficios inmediatos sin inversión y a poder ser, no diga no o te estas equivocando. Esto no gusta. Son 22 años de experiencia, tres países donde he vivido, un proceso de fallida empresarial y personal, un divorcio y una enfermedad que casi me envía al hoyo,  y eso no es gratuito.

Vivimos un momento donde demasiados expertos que crean expectativas que solo terminan en eso, expectativas y no realidades, me llevan a trabajar de bombero no de lo que soy. Y yo con todos mis respetos, no oposite para ello.

Pero ya no es solo eso. Sino que es justo cuando decido pasar del 1 al 2, para ir subiendo de nivel en mis acciones que pierdo el interés de manera fulgurante. Mi cuerpo dice Stop. Y automáticamente me detengo. Es alucinante.

www.antonideiraola.es

Será que estos últimos once años, he apretado demasiado, y no hice las vacaciones  cuando tocaba pensando en la inmortalidad. ¿ Me habré  olvidado de mí, para atender a todos los demás ?. Podría ser y seguro que es eso, pues hay algo en mí que me lo repite en voz baja día tras día, de manera reiterada. Y es que todo y estar inmerso en varios e interesantes proyectos, tengo la sensación de que la energía vital mía está al límite, y lo más importante; me canse de estirar.

· No son problemas económicos. ( no los tengo, siempre fui pobre, jejejeje )
· No es falta de trabajo. ( proyectos tengo, unos mejores otros no )
· No es el verano. ( por decir algo más )

Son y parece ser que va en serio, unas enormes ganas de dejar de hacer lo que hago, y he estado haciendo los últimos 22 años. En definitiva " pirarme " a otro sector, otra actividad. Otro país no,..ya no puedo.

Pero si, un lugar donde sumar sea motivante y valorado…en definitiva, mucho más satisfactorio para mí, y a poder ser NUEVO. No me importan aprender. Todo lo contrario, me encanta aprender.

Ya No es una cuestión retributiva sino personal y mental.

No son las ganas ni el conocimiento los que harán que me marche. Son las redes, sus plataformas y la vorágine descontrolada y desinformativa, en la que estamos todos inmersos, la que me tiene cansado. El mundo necesita otras cosas, y para nada no me asusta el cambio. Pues el cambio que estamos viviendo todos es tan sumamente grande, que necesitaremos décadas para remontar.

Lo dicho…no son vacaciones, solo voy a probar de tomarme un respiro, observar des de la distancia y escuchar. A ver que sucede.

Feliz e increíble verano y vacaciones a todos.

¡¡¡Seguimos!!!


La nueva anormalidad.

La nueva anormalidad de vivir y trabajar en España hoy. Es abrir tu blog para contar cosas o vertir contenido docente y terminar escribiendo sobre el Covid-19, en tu bloc corporativo.

“Y es que el virus se ha cepillado todo y a todos, y eso incluye a nuestros temas de conversación”.

La nueva anormalidad des de mi humilde punto de vista, sería quitarles la careta a los políticos y conocer sus verdaderos rostros, sus intenciones, sus oportunismos. Es no saber si mañana tendrás empleo. Convertirte en el padre de tus padres. Comprender que no somos el centro del universo y que nuestra soberbia milenaria no sirvió de nada contra un diminuto enemigo que nos regresó al lugar que nos pertenece. Es tener la oportunidad de aprender y no hacerlo como está sucediendo. De prepararnos para los efectos del calentamiento global y pasar de todo.

Y es que “la nueva anormalidad” es un ritual que empieza y termina con una mascarilla y jabón en las manos. Son los ojos que sospechan de todo el mundo. La desigualdad y sus terribles consecuencias. La avalancha de malas noticias y medios oportunistas. La proliferación de Fakes profesionales y gurús en avalancha. El sálvese quien pueda. El invierno que no pudiste despedir y la primavera que te perdiste llegar. Son las aves indiferentes a nuestro sufrimiento y los animales que por fin recuperaron el espacio que les pertenece por derecho y ahora no quieren irse. Es entender que la guerra contra el virus no terminará mientras cada 24 horas haya nuevas víctimas. Darte cuenta de que cualquier proclama de victoria es un grito de ofensa hacia las familias de luto. Que quizás no salgamos más fuertes, ni mejores, ni más sabios, sino más egoístas.Que aplaudir no va a salvarnos. Y que olvidamos muy rápido todo, con tal de engañarnos de nuestra situación.

En definitiva, que esa idea de renacimiento que es tan bonita y que funciona tan bien en Instagram, facebook o tik-Tok, puede que sea otra manifestación de nuestro ego más profundo. Como si siempre ganáramos las batallas, como si fuéramos los buenos de la película. La nueva anormalidad es entender que tal vez, quién lo sabe, no volvamos a abrazarnos y besarnos sin pensar, aunque sea por un pequeño instante, en la muerte.

La nueva anormalidad, es que parece ser que todo sigue igual o a peor, pero con mascarilla, sin saber a donde vamos.

¡¡¡Seguimos!!!


¿Te has preguntado alguna vez el porqué de tu falta de firmeza ante las cosas que te propones? Es la hora de salir de tu zona de confort.

¿Te has preguntado alguna vez el porqué de tu falta de firmeza ante las cosas que te propones?

¿Por qué, siendo una persona decidida, experimentada y seguramente preparada para muchas cosas, no eres capaz de mantener el compromiso hasta el final, cuando lo ha elegido libre y voluntariamente?

Es la hora de salir de tu zona de confort.

Todos solemos empezar con mucha firmeza y motivación: propósitos nuevos, cambios radicales, horarios rígidos, teletrabajo, gym, etc.

Sin embargo, con el paso de los días, esos propósitos, van perdiendo fuerza hasta que finalmente tiramos la toalla. Pocos son los que de por sí, pierden fuelle y persistencia, aun más si cabe, en situaciones como las que vivimos ahora, ante la impotencia de su día a día, y la negación ante la inminente salida de su zona de confort.

Como consecuencia de ello, sentimos una gran frustración e impotencia, falta de confianza en uno mismo, automachaque y, posiblemente, algún reproche de los demás ante nuestra falta de compromiso, viendo la falta de resultados. ¿Verdad? Posiblemente sí, aun que lo digas con la boca pequeña. ¿Mi consejo?

¡Stop!

Factores que influyen ante la poca constancia en la toma de tus decisiones.

Tú Autoexigencia. Punto 1.

Es posible que te hayas creado una imagen idealizada de ti mismo, recubierta de autoexigencias y conductas no libres. En su día, esta imagen complaciente y cumplidora, te pudo ser útil para conseguir el afecto y la atención que necesitabas de los demás. ¡Ahora, no!

Por eso, dices que sí a todo, por no fallar a nadie, por no generar conflicto o por obligación. Sin embargo, esto solo te lleva a angustiarte y finalmente, a romper tus promesas, entrando en un bucle destructivo que crea desconfianza en los demás y en ti mismo, porque notan que dudas. Todo ello, para no asumir esta realidad, terminas culpabilizando a otros y justificándote. ¿ Lo sabías ?

 

Y es que “El único camino hacia el compromiso real pasa por una mayor fidelidad a uno mismo, un reconocimiento de las propias carencias y un mayor entendimiento de nuestros sentimientos y necesidades reales”. Todo lo demás, es paja…!Es la hora de salir de tu zona de confort¡

Tus Inseguridades. Punto 2.

El miedo a las posibles consecuencias del resultado de tu tarea (al qué dirán, a no ser capaz, a hacerlo mal, etcétera.) claramente te limitan a la hora de ser firme en tus compromisos. Al no tratarse de una elección libre, sino condicionada por estos pensamientos y sentimientos, el compromiso irá perdiendo fuerza en ti. Si a todo ello le sumas el momento actual. Tus probabilidades de éxito son ya 1 o cero.

Recuérdate a ti mismo a diario, que tienes toda la capacidad del mundo de sobreponerte a tus sentimientos y por encima de todo, al momento que vivimos. 

Repítete la verdad, no lo que desearías que fuera y baja el listón. Frena. Ajústate al momento y adapta este a tus posibilidades.

Hoy hago lo que puedo y estoy dando mi 100% de este día y con estas circunstancias, mañana, volveré a empezar. Como si contaras. Primero el 1, después el 2, y así sucesivamente…Y felicítate a ti mismo cada día, por no tirar la toalla ante las enormes dificultades que vivimos”. En las que no solo eres tú quien las sufre. Sino todos.

Tu Falta de disciplina. Punto 3.

Este es el mayor hándicap de hoy. Una falta de entrenamiento mental hace que, a la mínima y desde el capricho, la pereza o la dejadez, termines aplazando o abandonando tus decisiones. Recuerda, te encuentras fuera de tu zona de confort, despistarte es fácil, muy fácil.

Tu No te culpabilices. El fallo es conjunto. El sistema esta caduco y con el debemos renovarnos todos. Punto 4.

Quizás desarrollaste una cierta inconstancia porque se preocuparon más por pedirte resultados que por enseñarte a desarrollar tu constancia en las tareas. Buscaste volumen y no calidad y ahora sin volumen, te cuesta mucho más encontrar la calidad. Piénsalo. ( es el stop, antes mencionado )

Es necesario pasar por aceptar la realidad de tu estado actual: “Estoy desentrenado o desplazado al igual que mis clientes”.

Pero estamos todos a tiempo de reconducir esta situación.

Esto sin duda, te puede ayudar ponerte metas cortas y realistas para poder ser firme y constante. Lo importante es empezar y llegar, no el resultado inminente esto ahora mismo, posiblemente sea secundario, cuestión de días.

Mi consejo…Comienza con un compromiso fácil y asequible para ti.

“Hoy dedicaré 15 minutos a una cosa tan simple como a la lectura”.

Programa el momento para hacerlo y cuando llegue, que nada te detenga. Demuéstrate que eres capaz. Esto te motivará para tu próximo objetivo. Te lo garantizo.

Y no lo olvides…todo esto es completamente aplicable a tu estrategia digital y la de tu compañía. Resultados a corto y medio plazo y realistas, pues hoy más que nunca estamos todos hiperconectados, y la falta de atención de los usuarios es de 99% sobre 100%

 

¡¡¡Feliz e increíble día a todos!!!

Antoni Iraola

 


¿Si no tuvieras miedo al fracaso, qué harías?

 

Estamos ante una situación de colapso de todo el sistema Sanitario y financiero. Y frente a ella, nos ronda a todos el fracaso. ¿Estas preparado para volver a empezar? Yo sí… Pero empecemos por el punto nº1. Que significa la palabra “Fracaso“

Fracaso.

nombre masculino

1.

Resultado adverso en una cosa que se esperaba sucediese bien.

"mi proyecto ha sido un fracaso"

2.

Suceso adverso e inesperado.

"sus fracasos sentimentales le llevaron a la convicción de que no había un infierno mayor que el matrimonio".

 

¿Vistas estas dos definiciones, con cual te quedas, si en tu vida hoy, antes o en un futuro inmediato estas a punto de fracasar en algo, dada la situación a la que nos estamos enfrentando todos? ¡Yo lo tengo muy claro!

España, como todos la conocemos, esconde cientos de miles de fracasos y más que va a esconder, pero mucho me temo que otros miles o cientos, no podrán esconderlo, viendo el panorama y el devenir de los acontecimientos que están sucediendo.

Se avecinan, fracasos emocionales, empresariales, en retos deportivos, en objetivos no cumplidos, en definitiva, en cientos de cosas de una lista infinita, que nos incluye a todos, y a todos terminara por afectar en mayor o menor medida en lo personal.

Y es que cierto es, que a diario, millones de personas fracasan, en todo el mundo, y ahora más que nunca están a punto de hacerlo (por cierto, palabra tremendamente humillante para todos aquellos que la escuchan y la sienten en sus pieles, y con la que muchos se llenan la boca y son capaces de no atragantarse), y aun así deberíamos recordarlos que posiblemente a ellos alguna vez les suceda, aun que el sol siga saliendo y poniéndose cada día. Cierto, ¿no?

¡Yo digo que sí¡

Pero ¿cuántos de ellos, quieren o han querido fracasar?, ¿si estuviéramos en una clase, como cuando íbamos al colegio, quien levantaría la mano? ¡Nadie verdad!, o sí, siempre existe y existirá alguien despistado, como cientos de nosotros, que aún no nos habríamos percatado de ello, que ya hemos fracasado o vamos a fracasar nuevamente. Pero no por eso, somos menos persona que nadie, ni en ningún momento buscamos llegar a esa situación ni provocar las consecuencias que conlleva, que son muchas, muy duras y crueles, os lo aseguro. Yo fracasé en el 2008, nada que ver con mi situación ahora, y lo perdí todo, familia incluida, pero renací, no me quedo otra, como vamos a tener que hacerlo todos ahora nuevamente. Nadie se va a escapar de esta.

Y es que en España, nuestra educación y forma de ser, va condicionada al fracaso y a la derrota, y más en nuestra cultura. Fracasar está considerado igual a un delito, y conlleva discriminación y exclusión social, al mismo tiempo que ensalza la felicidad de nuestro vecino o amigo más próximo, pues esta realza sus debilidades, y empequeñece tus nuevas posibles victorias o logros, presentes y futuros. Mientras este sonríe contemplándote, infeliz y descontento con el mismo.

Sucedió con la crisis del 2008, en la que muchos palmaron, mientras otros tantos se escaparon por muy poco. ERTES’S, ERES, EROS, Suspensiones de pago en toda regla, insolvencias y otras muchas situaciones complicadas de más, que ya no solo afectaran a nivel empresarial, sino también a nivel personal y sobre todo particular, porque tras esta pandemia, de la que no se escapará nadie, todo deberemos reinventarnos, y volver a empezar de nuevo. Dejando muy claro, que el sistema de vida que llevábamos justo antes de la Pandemia habrá fracasado, y con él, nuestra manera de ganarnos el pan.

Por eso, si muchos de nosotros tuviéramos la más mínima oportunidad de ver mundo, de viajar y conocer otras culturas, veríamos que en ellas el valor al fracaso no es 0, y la recompensa a este, puede llegar a ser 1000 o infinitas.

Ya solo sea por todo lo vivido. Que no es poco.

¿Y por qué?,

Porque lo intentaste, así de sencillo. E hiciste algo, que los demás o muchos otros, no tuvieron valor de hacer. ¡Ni harán nunca!

Vivimos en una sociedad acomodada, y tremendamente conformista, hasta que llega el día en que alguien o algo se mea en la puerta de nuestra casa ( COVID-19 ), y justo entonces, alhomejor, te percates y dejes de ignorar que algo está sucediendo, pues de mientras, podemos seguir delante de la TV ( por decir algo completamente legitimo ) viendo sálvame, el fútbol, o el tiempo de deportes en el boletín de noticias, que ya dura más que las propias noticias en sí, y todas esas mierdas como la Isla de los famosos, etc.., que nos mantienen la mente ocupada, y lejos de la realidad. Que, por cierto, ¡ya es difícil! pero es que los que están detrás, son tremendamente buenos profesionalmente, y lo logran...

“Por eso, digo y afirmo que hemos fracasado como sociedad y sistema, que la cultura de fracaso en España condiciona nuestra mentalidad, y sobre todo, lleva a la exclusión social en la mayoría de las veces que sucede “. Y será justo ahora, en días o meses, el momento en que nadie se escapará del “Fracaso “. Y esto deberá empezar a cambiar.

Por que no será un fracaso como tal, sino una hecatombe global de la humanidad y su egoísmo, que en definitiva, es otra variante que nos ha llevado al fracaso .

Para terminar,...

A todo ello hay que añadirle los “chismes” que surgirán. Las envidias de aquellos que sufrirán más que otros, y ese apabullante despliegue de Fake News que ya de por si desborda nuestra sociedad, la gran mayoría falsas. Noticias generadas por todos aquellos aspirantes a detectives o periodistas del radio macuto y que desinformados, actúan como primeros ministros de sus casas cada domingo, sacando a relucir su flamante coche financiado a 10 años, una mañana de domingo. y en la que una vez pasado por el túnel de lavado, con sus llantas brillantes, le aplican cera y ambientadores del chino de 1€uro, como si no hubiera un mañana.

Todos y cada uno de ellos o la gran mayoría FRACASADOS encubiertos, en las que sus vidas, monótonas, llenas de deudas y faltas de felicidad, no se atreven a aceptar la realidad, su realidad, sin el valor de darle un giro de 360º, llenándose la boca de mentiras, apariencias, y comentarios que hieren y perjudican mucho más si cabe aún, en todos los aspectos de la vida de los otros que de por si, bastante tendrán con sobrevivir a todo lo que suceda. Les diría, manténganse a un lado, y dejen circular.

Pero es que señores, “Esto es España “ y así ha sido siempre. Es un problema de educación, cultura y un enorme fallo del sistema en sí.

Un sistema bancario corrupto. Un sistema político oligárquico y más corrupto si cabe, y una sociedad empobrecida, humillada y sobre todo, y ante todo, sumisa a los hechos como estamos viendo ya, estos días más que nunca, en que la clase política sigue sin quitarse el sueldo y destinarlo a recursos sanitarios mientras los que les votan se mueren en UCIS, conectados a videoconferencias surrealistas, por que sus seres queridos ni pueden estar con ellos. Un sistema en el que la población deberá  arremangarse y rescatar una vez más, un sistema caduco y obsoleto, eso si no nos morimos antes muchos de nosotros.

Y es que, en el fondo, si todo en la vida te ha ido bien, eres un cabrón con suerte. Y si te ha ido mal, seguro que jodiste a alguien o a muchos, lo hiciste a posta y te lo tienes merecido.

Pues a ver ahora con la que esta cayendo, quien es el valiente que defiende esta afirmación. Por que en esta Pandemia estamos todos metidos, y el “Crash” del sistema, está a la vuelta de la esquina, y ya asoma las orejas.

Por eso señores y amigos lectores, tengo una mala noticia que daros," hemos vuelto a fracasar, todos" y disculpen lo diga en vos alta.

Por qué España. Esa España dividida y llena de problemas, está hecha una mierda, y faltan personas capaces de ponerse al frente, decir las cosas claras y marcar el paso, sobre todo ahora, ante una crisis pandémica mundial como la que estamos sufriendo. Y los días venideros que vendrán.

Y a mi humilde pensar, que solo soy un ciudadano de a pie, y alguien que lucha por llevar comida a casa como muchos otros miles de ciudadanos. Me permito decirte que no te autoengañes, y empieza a trazar un camino, que seguramente, te hará mucha falta a ti como a todos, incluido yo. Pues 12 semanas de parón como llevan ya en otros países, pero con la diferencia de que el nuestro país esta quebrado en todos los aspectos, condicionará y mucho nuestro futuro más inmediato. No lo dudes.

Y lo más importante, una juventud egoísta y falta en la gran mayoría de ellos multitud de valores, provocará que en muchos casos, ellos deban tomar las riendas y asumir obligaciones. Convirtiendo esta situación, en una situación de crisis enorme. En la que nuestra única solución o salida es y será aprovecharla todos para restaurar los valores que nos empujen y conviertan en una sociedad, más integra y sobre todo unida, dando paso a la segunda oportunidad que muchos de nosotros vamos a necesitar si queremos seguir progresando o lo más importante, viviendo con tranquilidad y equilibrio, pudiendo alimentar a los nuestros. Eso claro está, si no eres político o banquero, posiblemente te escapes…estos juegan en otra liga, sin antes olvidar, que es la que nosotros les hemos permitido.

¡A llegado la hora en la que todos debemos mirarnos el ombligo, todos!!! yo el primero.

Por eso digo yo, sin animo de ofender a nadie, aplicándomelo a mí mismo en primera persona.

“Fracasados”, somos todos ya hoy, viendo en que a derivado nuestra existencia en este mundo, seas de un país u otro, cultura o religión, eso da igual ya. Y por ello, mi escrito de hoy, Y su título.

¿Si no tuvieras miedo al fracaso que harías?

Yo fracasé hace 12 años y lo digo con voz alta y orgulloso estoy, y lo volví a intentar, y lo estoy intentando cada día. Y lo seguiré intentando, una vez pase todo esto. Como muchos otros.

Por eso y he ahí mi breve reflexión, sobre este mundo y sociedad, y en especial la de un país ya lleno de por sí de fracasos. Viendo el devenir de ERES, EROS, Caídas de compañías y quiebra del sistema como tal, que muchos por descontado aprovecharan.

Y justo ahora, antes de empezar a tener que remontar tras fracasar como sociedad, amigo lector y ser humano, piensa que antes de humillar, criticar, escribir, decir nada de alguien, y lo más importante, de no tener pelotas a ponerte delante de algo o alguien, procedas a mírate a ti mismo, pues culpar al otro, verter mierda sin conocimiento, es fácil y mezquino, y lo más difícil en estos días que vivimos y viviremos, es ponerte al frente como hacen los médicos de este país jugandose la vida y empujar todos unidos. Sino de esta no salimos ni de coña. ¿ Sabes por que?

" Por que es ya más que probable que seas un fracasado, y aun no lo sepas".

#yomequedoencasa #quedateencasa #todosaldrabien

Antoni Iraola.

¡¡¡Feliz semana a todos!!! Seguimos y a por todas….