resiliencia

La resiliencia, actitud o virtud. Por Antoni de Iraola.

La resiliencia...

Es la capacidad de los seres vivos para sobreponerse a períodos de dolor emocional y situaciones adversas. Cuando un sujeto o grupo es capaz de hacerlo, se dice que tiene una resiliencia adecuada y puede sobreponerse a contratiempos o incluso resultar fortalecido por estos. Actualmente, la resiliencia se aborda desde la psicología positiva, la cual se centra en las capacidades, valores y atributos positivos de los seres humanos, y no en sus debilidades y patologías, como lo hace la psicología tradicional.

Estamos inmersos en una época de muchos cambios en todos los aspectos de nuestras vidas, Todos absolutamente todos nos vemos inmersos en la vorágine de esta nuestra nueva sociedad, en plena transformación a partir de la entrada de las nuevas tecnologías, sus aplicaciones y consecuencias sobre todos nosotros a diario.

A diario uno se conecta a LinkedIn por no hablar de Facebook, y solo entrar en la página principal, aparecen cientos de mensajes, de fácil posteo y de sinergia continuista con lo que las personas de dicha red, percibe o quiere transmitir su estado de ánimo. Véase un ejemplo en;

“Arriésgate, si ganas serás feliz, si pierdes serás más sabio “

Te lo digo yo, Antoni de Iraola.

 

resiliencia

Pero cuantos de todos nosotros estamos dispuestos a hacerlo. Cuantos queremos arriesgar y nos conformaremos en ser más sabios si al final no obtenemos nada, si perdón, toneladas de sabiduría, claro está.

Y es que cuantos predicamos lo que no creemos, creyendo que hacemos lo correcto o nos auto-engañamos y nos da igual.

Detrás de todos estos mensajes existen unos objetivos. Bien sean comerciales, de posicionamiento y búsqueda de notoriedad, o sencillamente hacernos visibles por la necesidad de encontrar un nuevo empleo o proyectos, entre estos, me incluyo yo.

Considero que vivir engañados sin ser amos de nuestro destino, es lo peor que le puede suceder a alguien. Y que querer aparentar lo que uno no cree, es y piensa un factor más que puede hacernos dudar de nuestras capacidades, restándonos en la zona de confort esperando llegar a la meta. Por cierto, una meta que fluctúa en función de muchísimos factores que determinan y condicionan nuestro devenir y nos crean inseguridad, y que para nada controlamos estando en dicha zona, la de confort.

Por eso, gracias a la “Resiliencia “ cada uno de nosotros, pues todos tenemos una, en diferente medida e intensidad, nos permite avanzar o sostenernos a diario sobre las finas cuerdas por las que andamos, y esta la resiliencia personal adquirida, nos lleva a estar muy atentos a lo que sucede en nuestro alrededor.

 

Desarrollar este concepto, convirtiéndolo en aptitud debe ser un objetivo para este año 2016 lleno de grandes cambios en nuestro país y directamente en el mundo y nuestras vidas, pues debemos estar preparados para estar y no solo ser en este nuevo mundo global condicionado por la red que nos pisa los talones, a todos.

Antoni de Iraola. Owner.

resiliencia


felicidad

Felicidad (nombre femenino). Por Antoni de Iraola.

Felicidad.

Estado de ánimo de la persona que se siente plenamente satisfecha por gozar de lo que desea o por disfrutar de algo bueno. (concepto subjetivo).

 

"la felicidad era el objetivo último del ser humano, y la riqueza (es decir, la propiedad libre e individual y absoluta), su principal baluarte", por eso estamos como estamos. Causa, igual a consecuencia.

¿Y es que somos felices? La verdad, que responder a esta cuestión es tan difícil como detener el tiempo. Pero cabe decir que sentirse feliz a día de hoy, es posible.

A veces, muchísimas son las situaciones que nos pueden hacer creer felices, y otras pueden hacernos realmente serlo. No es solo una cuestión material, ni a mí parecer sentimental. Aunque ambas pueden combinar a la perfección en su justa medida, y en dosis no excesivas.

Y es que tengo un gran amigo, uno que vive lejos, y que por circunstancias muy especiales vivió momentos difíciles. Momentos de toma de decisiones, de cerrar puertas, de alejarse para reencontrarse y lo logró. Su travesía fue larga y difícil, pero su nueva visión de aquello que nosotros denominamos sociedad del bienestar, vista des de fuera, le defraudo por completo.

Lógicamente, pasado un tiempo, volví a verle. Y su expresión facial era completamente diferente, y aunque seguía siendo el, sus ojos brillaban, su expresión era serena, derrochaba una paz absoluta y una tranquilidad pasmosa. Indudablemente mí pregunta fue clara y concisa; ¿qué has hecho para estar así? Y su respuesta inmediata fue.

 

“Aceptar mí muerte en vida. Desprenderme de los superfluo, dejar las cargas, abrir mí mente y aceptar la situación vivida”. todo ello entre muchas otras cosas….claro está pero estas como principales.

 

Y es que una vez aceptas, comprendes y eres capaz de manera objetiva de aceptar tu situación, tu capacidad de volver a construir aumenta al 1000%. Construyes laboralmente, construyes afectivamente, construyes empáticamente, y abres caminos.Y sí, se que es filosófico, pero es real…

Y en España, como la conocemos y su sociedad, está a un paso de perder la poca felicidad que cohabita en nuestra vida. Hemos decrecido, perdido réditos, aumentado la pobreza, sucumbido a las promesas de nuestros dirigentes, abandonados todos a la suerte de los mercados, volátiles y fluctuantes como la marea, pues hace años, nos dijeron que la felicidad era tener, y no nos detuvimos a pensar en el estar.

 

Debemos aprender a bajar ritmos, pulsaciones, y darnos cuenta que estamos vivos, que no somos simples bólidos en el espació con un único fin, colisionar y extinguirnos. Pues es ahora más que nunca, cuando debemos buscar la felicidad, y esta debe ser siempre sin duda alguna, en femenino.

Antoni de Iraola.

 

felicidad

 

 


denegación de servicio

El carácter. Por Antoni de Iraola.

El carácter.

Resume la manera en la que esta persona reacciona habitualmente frente a una situación dada, en cierto tipo de circunstancia o coyuntura. Y la forma de expresar esta manera de reaccionar, es señalando que la persona posee tal o cual perfil, característica o inclinación.

El verdadero carácter se aprecia en los tiempos difíciles y nos es muy difícil aceptarlo, pero sabemos que las dificultades forjan un carácter, y de estas surgen siempre nuevas experiencias de vida.

Hay que interiorizar que sí podemos hacer las cosas, y tener confianza en nosotros mismos, es lo más importante, aunque siempre pasando de puntillas y rozando nuestra autoestima, sin volvernos sublimes y excelsos, ni tampoco locos en el intento.

Gustémonos de la elegancia personal, la seguridad y aplomo, y saber pasar por la guillotina cuando es debido, sin perder la cabeza. Mantengamos siempre los pensamientos positivos y esperanzados, y apliquémonos el lenguaje positivo, optimizador, apoyado en los valores y virtudes incontestables sumado a las experiencias vividas, las cuales pueden guiarnos en el camino a andar.

Hay que adquirir comportamientos y hábitos incomprendidos por muchos, y desconocidos por otros, que nos hagan merecedores del reconocimiento al final y nos congratulen no para, sino a nosotros mismos.

¡Solo así lograremos el objetivo definido, ser auténticos y lo más importante, sentirnos vivos!

Antoni de Iraola.

Carácter


horizonte

El horizonte. Por Antoni de Iraola.

El horizonte (del griego ορίζοντας, "orizonta": limitar) es la línea que aparentemente separa el cielo y la tierra. Vista desde cualquier ángulo esta línea siempre aparece a la altura de los ojos del espectador. Esta línea es en realidad una circunferencia en la superficie de la Tierra centrada en el observador.

Arrancamos trimestre, legislatura, año laboral y el nuevo periodo escolar. Sin duda alguna ante nosotros y ante mí, grandes retos se avecinan, es momento de arremangarse, luchar y confiar en uno mismo.

Marcarse objetivos, definir estrategias y tener muy clara la línea a seguir para sin duda alguna lograr llegar ya no vencer, será nuestra tarea en todas nuestras facetas de nuestra vida amenos este trimestre que empezamos.

En el horizonte, albergamos esperanzas, ilusiones y visualizamos si observamos solo un poquitín, situaciones que asoman a la dificultad del momento que nos a tocado vivir.

Contemos los pasos, establezcamos control sobre el tiempo y mantengamos la calma. Observar, escuchar, atender y luego sin duda actuar, serán pautas a seguir muy recomendables.

El sentido de la realidad y más aún el sentido de la posibilidad, debe ir sin duda unido al de la motivación y la constancia.

Hemos de autoeducarnos en la toma de decisiones, la inseguridad y la incertidumbre nos acompañaran de por vida, acostumbrémonos a coexistir con ellas, a convivir, pues la búsqueda de la seguridad total, es un enorme error de principios.

Recuerda.

Ser humilde para reconocer y asumir errores y valiente para afrontar retos. Sin estas premisas, el horizonte nos quedará aún más lejos.

Antoni de Iraola.

horizonte