La transformación Digital. Por antoni de Iraola.

Big Data, Machine Learning, la Industria 4.0, y la más relevante, la Transformación Digital. Por antoni de Iraola.

 

Piensen ustedes señores lectores, en todos los nuevos términos que han aparecido fruto de la revolución tecnológica des de que en el 1997 las webs aparecieran en nuestras vidas, y el el 2007 los Smartphone inundaran ya al 100% nuestras vidas. Conceptos como el Big Data, Machine Learning, la Industria 4.0, y el concepto Transformación Digital, han y están copando nuestras vidas, a una velocidad no asimilable por la mayoría.

Y es que o vivimos la época de la adaptación y de la transformación digital, o estamos condenados a la exclusión absoluta. Lo sabías?

Se habla muchísimo de transformación digital y muchos piensan que se trata solo de la conversión de nuestras vidas en el uso de aparatos tecnológicos, y rodearnos de ellos en un sinfín, faltándonos manos para su uso, o cabezas y vidas para usarlos.

Y es que montar un CRM, un ERP o un BPM lo puede hacer cualquiera si dispone de un mínimo de poder adquisitivo, pero no te engañes o que no te engañen, la transformación digital, para nada es solo eso, significa muchísimo más que todo esto. 

 

Para empezar, “ La transformación digital“ son las nuevas oportunidades de estrategia de negocios que surgen gracias a la aparición de las tecnologías. 

 

 

 

Así mismo, este cambio no es sólo tecnológico sino que lleva consigo nuevas aptitudes tanto en las personas físicas (los ciudadanos de a pie) así como en la reinvención de organizaciones que afectan al mercado global tradicional (empresas y su tejido empresarial como lo conocemos).

“La transformación digital “ vista des de Antoni de Iraola y su breve experiencia en nuevas tecnologías, no está enfocada a la tecnología utilizada como el (Big Data, cloud, Internet de las cosas, movilidad, social business) sino en utilizarla para lograr los objetivos marcados. Volvemos a lo de siempre y en ello me reitero y sobretodo me hago muy pesado.

Recuerda; Nosotros somos el producto, no lo que compramos. Este es parte y elemento principal, de la transformación digital.

 

 

 

" La transformación digital ya va ligada con los objetivos y estrategias empresariales en todo el mundo" .

 

La transformación digital reconstruye las dinámicas de las organizaciones para adaptarlas a las necesidades del presente y del futuro. En las empresas, ya sean grandes o pequeñas, la transformación digital es ya pieza clave en el plan de negocios, sin estas muchas empresas, desaparecerán.

Y es que en la actualidad, la transformación digital no es una opción, es ya una obligación. Las empresas de hoy ya no pueden plantearse la adaptación a este nuevo panorama pues no hay otra manera de renovarse y competir que mediante la transformación digital.

 

¿Te contamos algo?  Venga, que te va a gustar.

Seguro!

 

Las corporaciones españolas que se han sumergido en la digitalización registran un incremento en sus ventas del 39% y demuestran valores mayores en países como Francia, Alemania o Reino Unido según un estudio reciente.

En España, según publican algunos medios de cierta relevancia, existe una necesidad pronunciada de talentos digitales debidos, en gran parte, a la fuga de cerebros producida durante la crisis económica. (Pero cierto es, que cúpulas directivas obsoletas y de mentes cerradas, discriminan y menos precian los nuevos perfiles laborales, al no ser comprendidos y sobretodo, por miedo a su propia exclusión. Y este factor, retarda y enlentece el avance y crecimiento de la economía como así sucede en otros países).

Podríamos estar ante la oportunidad de oro para nuevos fichajes en empresas en plena transformación digital e incluso para las que aún no lo han hecho. Y es que ya en 2016, los expertos afirmaban que muchas compañías se subirían al carro de la digitalización, pero aún quedaba mucho camino por recorrer.

Ante esta afirmación hoy por hoy, discrepo y mucho. A una semana del Mobile World Congress 2018, ahora más que nunca esto se hará evidente, de que en España, vamos con un retraso considerable y llega el tiempo de las urgencias.

 

Los cambios ya adelantados en culturas como la americana, llegan y vienen como las crisis, con diez años de retraso o avance según se mire, y arrasaran con todo lo que conocemos hoy. 

 

" La transformación digital ya está aquí, y ha llegado para cambiarlo todo. Te guste o no. Solo tú decides, si quieres o no seguirla".

 

 

Pero, ante todo este lío, ¿Qué no es parte de la transformación digital?

 

Pues muy sencillo.Tu presencia en LinkedIn , Twitter o Facebook no es sinónimo de digitalización. La transformación va más allá de tener un simple negocio online y usar la imagen de tu marca a través de una web. Esta nueva panorámica cargada de oportunidades conlleva una completa transformación en la organización y la cultura de las compañías en cada departamento.

No es montar un CRM. No es informatizar los procesos de la empresa. No es marketing digital, esto solo es parte de ella. No es una tienda online. No es hostigar a los clientes con banners, o perseguirlos con correo Spam.

La transformación digital, es un hecho innegable que tanto empresas, trabajadores y consumidores van a vivir y va a cambiar sus maneras, hábitos y sobre todo, de comportarse con y en la red, interactuando con sus vidas diariamente.

El consumidor, al que se pretende complacer, posee cada vez más información, poder de decisión y canales de información de los que, hasta hace poco, sólo disponían las marcas.

Recuerda; Tu eres el producto, las marcas te necesitan! Entonces, se selectivo, observa y si puedes y tu economía te lo permite, decide y actúa. Y no solo como cliente, sino como empresario. Tu abanico de posibilidades comerciales acaba de abrirse un poco más. Serás capaz de aprovecharlo?

Y es que el cliente busca estar cada vez más conectado, interactuar más y confiar en la marca que le proporcione fidelidad y felicidad ( muy importante ). Para ello, trabajadores y empresa cambiaran la manera de entender la tecnológica y de manera cultural y formativa, para adaptarse a las nuevas demandas del cliente, ósea tú. El producto.

 

En la Transformación Digital, pueden enumerarse cuatro tipos de tecnología que se unen para ser más eficientes.Ahora te los contamos.

 

El Big Data. La nube. Los negocios sociales. Y muy relevante, la movilidad. A todos estos, sumaremos en breve, el “ Machine Learning “ ( ojo con esta, dará mucho que hablar ) y por último, “ la Organización líquida “me encanta este concepto. Y es que siendo un concepto copiado ya por muchos e implantado por Google desde hace tiempo, este será una gran manera a mi entender el trabajo organizativo y de obtención de logros y objetivos de las compañías del futuro, ósea, hoy, de manera muy inteligente, en la que la zona de confort de uno puede ser tan amplia como se desee, siempre y cuando uno sea responsable de sus acciones y consecuencias, trabajando en entornos cómodos, prácticos, acogedores y de interacción con terceros, pudiendo ser estos premiados con extras y reconocimientos varios ante sus compañeros.

Por eso las grandes compañías tecnológicas y no solo Google, sino Amazon o Facebook entre otras, ya se encuentran inmersas en estos procesos, y los avances son muy interesantes en cuanto a rendimientos de las mismas y resultados de sus trabajadores en todo el mundo. Pero para ello falta aún un pequeño salto, no todas las culturas y países están preparados para ello, y la nuestra, creo que aún no lo está, es cuestión de unos años.

 

Por eso, desde Antoni de Iraola, decimos que la transformación digital,  tiene que ver con el valor de los servicios, la mejora del modelo de negocio, la innovación, la diferenciación y las fortalezas de unos y otros, junto a la manera de exponer conceptos y de darlos a conocer frente a posibles clientes. En definitiva de mostrar lo fuerte y débil que eres en unas cosas y otras, y llegar a tu público objetivo de manera directa, y mucho más sencilla, convirtiéndolo ( el cliente ) en el rey de tu compañía, de manera única, exclusiva y diferente aunque, estés atendiendo a cientos y miles de ellos al mismo tiempo, sin que ello afecte para nada al crecimiento y acción de las empresas, haciendo participes de esta increíble aventura a todos. Des del Ceo de la misma, hasta el conserje o la compañía de mensajeria.

 

Ya ves, que como siempre, des de Antoni de Iraola, intentamos proporcionar algún que otro tema interesante y a poder ser de actualidad, pues nos gusta y mucho nuestro trabajo. No dudes en seguirnos si te apetece o a contactar con nosotros a través de nuestro e.mail provisional; toniiraola@gmail.com, resolveremos tu consulta lo más rápido posible. Seguimos!!

Feliz e increíble día a todos. Antoni de Iraola.

Owner www.antonideiraola.es

 

 

 


Son las redes un medio de comunicación social, igual como lo son la prensa, la radio o los audiovisuales?Por Antoni de Iraola.

 

Son las redes un medio de comunicación social, igual como lo son la prensa, la radio o los audiovisuales?

En esta cuestión no parece que haya discusión sobre ello, verdad?

 

 

Des de Antoni de Iraola, os invitamos a debatir sobre su estructura, funciones o formato, pero en todo caso es indiscutible su función de medio de comunicación social y de generador de opinión pública, hoy más que nunca.

En este sentido, y a pesar de que su estructura aparente y visual a los ojos del 90% de los internautas es distinta a la de los otros medios, en ellas se oculta tras la apariencia de red una realidad mucho más simple (valga la paradoja) que consiste en un conjunto de nodos de interconexión sometidos al control de alguien que dispone de un poder absoluto en cuanto a su gestión, especialmente en cuanto a los datos y contenidos que acumulan cada segundo.

 

Un breve ejemplo:

 

Así lo demuestran las políticas de control de datos de Facebook, Instagram, LinkedIn, WhatsApp, Google o Twitter, que trabajan con datos que voluntariamente les facilitamos y que manejan en la sombra a su antojo.

Primera conclusión pues.

 

Las redes son de alguien que las maneja en base a sus criterios, que para eso son sus dueños. Existe, por tanto, un primer responsable de lo que sucede en ellas: y estos son sus dueños y gestores. En ello no hay diferencia alguna respecto de los otros medios impresos o visuales.

En segundo lugar, y si bien es cierto que las opiniones en las redes se pueden vehicular con un aparente grado de libertad que permite construir un espacio de no-control (aparente) cuasi-ilimitado, podíamos decir que esta afirmación para nada es cierta.

¡Como!

 

Pregúntenles a los usuarios chinos de Google, imposibilitados de navegar con libertad, o a los usuarios de otras redes sociales en países en los que no se puede acceder a ellas simplemente porque su gestor ha bloqueado el acceso?.

 

 

 

Fíjense bien señores lectores: esto afecta, cierto, al acceso al medio –sería como el secuestro de un periódico o revista-; aunque también afecta a la gestión de contenidos. ¿O es que no existen los administradores y moderadores de foros? ¿O es que no existen los administradores de sistemas que censuran videos en función de sus contenidos, o que filtran el acceso a redes en función de quién es el usuario o de si es de pago o no? Desde luego, si se hace es que es posible.

 

Punto numero dos.

 

El control en las redes sociales existe aunque se publicite lo contrario. Por tanto, a la responsabilidad del autor del contenido difundido debemos sumar la de quien tiene la función de controlar ese contenido. En estos casos el propietario y gestor de la red. Por lo tanto y por supuesto: si puede y debe hacerlo para proteger sus intereses económicos privados (legítimos), en los que también deberá hacerlo para proteger el interés público, entre ellos el respeto al honor, la intimidad, la propia imagen, la seguridad de las personas y demás. Si no lo hace debería rendir cuentas, bien ante la administración reguladora (caso de infracción administrativa) bien ante el juez (si existe infracción penal).En este punto, tampoco hay diferencia respecto de los otros medios.

 

Vamos a por la tercera de las conclusiones. Las redes no son neutrales. Cierto?

 

Para empezar, tened claro una cosa.” Son un negocio “y a ese fin están enfocadas, no te engañes.

 

Las compañías que las explotan cotizan en bolsa y dan cuenta de su ejercicio a sus accionistas, rindiendo –si pueden- jugosos beneficios. Faltaría más. La explotación de las redes, como cualquier otra actividad, está sometida al cumplimiento de la ley y dentro de un sistema regulado: no existe –no debería existir- ningún espacio de impunidad para este tipo de actividad en la medida en que afecte al respeto de derechos y libertades de todos y cada uno de los ciudadanos –no ya españoles- sino de la aldea global que llamamos mundo y en el que habitamos todos y cada uno de nosotros, aunque no estés en la red, este tu no estar, también entras. Y otra cosa será la capacidad de acción policial o judicial para ponerle el cascabel al gato (si quieren lo tratamos otro día) Legislación inexistente hoy de manera unitaria para todos los internautas y que dificulta enormemente el hacer y estar hoy a diario en la red, que no te engañen.

 

Un problema en la red hoy, es “UN PROBLEMA EN MAYUSCULAS “.

 

En resumen, estructura, control y propiedad de las redes sociales son conceptos que las asimilan a otros medios de comunicación y desmienten la visión ingenua de que son espacios de "libertad" ajenos a todo control. Es perfectamente lógico que así sea. Lo relevante para lo que nos ocupa no es el medio, sino el fin: la protección de los derechos (libertad de expresión pero también derecho al honor, a la intimidad o a la propia imagen). Son los mismos fines sea cual sea el medio. Lógico, las redes sociales no son de otro mundo, sino de éste, dónde rigen las mismas normas: como hemos visto, no hay nada en ellas que pueda eximirlas de jugar en el mismo terreno que el resto de medios de comunicación y someterse a idénticos controles.

Otra cosa es que, por su naturaleza específica debamos establecer en las redes sociales controles adicionales.

Sirva como ejemplo, y habida cuenta del poder de los gestores de las redes y de la indefensión –cuando no ingenuidad- de los usuarios en cuanto a la protección de su reputación, deberemos cuestionarnos si deben existir límites en la Red distintos de los existentes en el mundo físico para la gestión de la reputación, y para ello trabajar conceptos como el derecho al olvido, el derecho de rectificación, el de reparación u otros que incluso en medios escritos son de muy pero que muy difícil gestión, además de ya ser una cuestión de dinero.

Negar a las redes la condición de medios de comunicación y considerarlas un espacio de libertad carente de controles es una ingenuidad (por  desconocimiento de su estructura real) pero también un atrevimiento de consecuencias imprevisibles en la medida que les otorgaría una patente de corso para operar sin ningún control y con total impunidad en el ámbito de la protección de los derechos de los ciudadanos.

 

Ya ves, que des de Antoni de Iraola, siempre intentamos proporcionar algún que otro tema interesante y a poder ser de actualidad, pues nos gusta y mucho nuestro trabajo. No dudes en seguirnos si te apetece o a contactar con nosotros a través de nuestro e.mail provisional; toniiraola@gmail.com, resolveremos tu consulta lo más rápido posible. Seguimos!!

Feliz e increíble día a todos. Antoni de Iraola.

Owner www.antonideiraola.es

 

 

 

 


La Intolerancia en la red hoy. Por Antoni de Iraola.

La Intolerancia en la red que se respira últimamente en el ambiente, es sin duda un gran problema hoy. Lo sabías?

 

La evolución del ser humano camina ya dentro de uno de los temas más empoderados en éste siglo, la libertad de expresión e internet como medio vehicular para reflejar nuestras vidas, actitudes y desafíos ante la falta de relación con los más cercanos, afecto y otros aspectos más del ser humano, suplidos hoy por inmediatez y la breve satisfacción de un “ like “.

La Intolerancia en la red que se respira últimamente en el ambiente, es sin duda un gran problema hoy, un gigantesco y engorroso problema social, que ya no se avecina, sino que vivimos a diario.

Vivimos tiempos complicados donde una crisis económica, de identidad y de salud emocional nos come las entrañas, por lo que el EXPRESARNOS CON LIBERTAD resulta en última instancia un poco de aliento entre tanto caos político y social, sumado al identitario y una enorme falta de objetivos en los que perseverar. Pues la falta de estímulo, nos lleva al cambio excesivo y al gasto compulsivo, arruinándonos como personas y económicamente.

 

 

Y es justo por esa razón que multitud de foros, dónde logramos expresarnos o no, toman relevancia para nuestro día a día, vertiendo contenidos falsos, ciertos o medias verdades infundadas para dañar, en un espacio dónde se debería poder decir la verdad, para unos una y para otros otra, sin pensar en ser juzgados o minimizados se vuelven ahora el medio de comunicación con mayor alcance, llegando a afectar en la vida profesional de uno, y lo más relevante;

 

“La vida es larga, y en ella convive el fracaso, el éxito, la caída y la resurrección en muchos aspectos. Juzgar es fácil y aceptar difícil, pero cuando uno su mayor obsesión es el otro, es que tiene un enorme problema consigo mismo”.

 

Las redes sociales aportan a éste gran vacío emocional una posibilidad de ejercer un derecho de todos, dando el perfecto espacio para que cada quien se exprese de la forma que desee; sin embargo aunque seamos los mejores y más sinceros oradores o expertos en un tema, otros pueden obviarlo y criticar o decir injurias y calumnias, y esa es hoy la parte más complicada, y donde justo los lectores se fijan, sin atender a experiencias, actitudes, voluntades o situaciones vividas, cuestionando todo sin saber cómo se dice en España, “ de la misa la mitad “, por lo que el gran problema de hoy en la red para mí, es el de decidir hasta dónde queremos, llegar, leer y aveces escuchar.

Al final de todo el camino, el problema no radica en qué podemos o no decir ante el público que nos sigue, sino que es lo que nos interesa saber de los demás. E aquí lo que se pone en tela de juicio y que hoy más que nunca es el Talón de Aquiles de todos nosotros, sumado al conocimiento y con ellos, la tolerancia.

 

 

Des de Antoni de Iraola, cuando buscamos una de las definiciones que arroja la RAE sobre la tolerancia es “Respeto a las ideas, creencias o prácticas de los demás cuando son diferentes o contrarias a las propias” y aunque parezca algo simple de ejecutar, es uno de los valores universales más complicados de seguir, sobretodo en la red.

Si en algún momento han tenido curiosidad en saber las reglas del juego en redes sociales como Facebook, pueden consultar por ejemplo un apartado en la Declaración de derechos y responsabilidades de la red social, que habla sobre el respeto al derecho de otras personas y que no todas las publicaciones son del agrado de todos y por tal motivo tienen la posibilidad de denunciarla como no apropiado, dentro de los Principios de Facebook , y en el que su quinto párrafo menciona que todas las personas deben tener la libertad para forjarse confianza y reputación a través de su identidad y sus conexiones, por lo que podemos decidir a quién sí y a quién no agregamos en nuestra comunidad, entre muchos otros puntos.

Y tomo de ejemplo a Facebook como podría ser Instagram, ya que en varios estudios realizados nos confirman que ya somos el 59.9% internautas de la población total de España, de los cuales 9 de cada 10 de estos, se conectan a una red social, y que la mayoría, estos estudios nos dicen, que el 97% de todos ellos, pertenecen a Facebook.

 

Mucho se ha criticado sobre la libertad que arroja éste medio de comunicación y sin embargo lo complicado, como siempre, no es el medio, sino quién lo utiliza [y cómo lo utiliza].

Y en donde lo complejo se vuelve en que dicho respeto a las ideas, creencias o prácticas que se exponen ahí no son toleradas por muchos en mayor o menor medida. Volviéndose muy complicado gestionar la red propia, cuando el medio funciona para burlas, para amedrentar la privacidad de otros, para privar de la libertad y no respetar lo que al otro puede dañar, en simples palabras, cuando empieza a abundar lo que denominamos;

“¡CERO EMPATÍA CON LOS DEMÁS!”

 

Sin duda, si pintar de arcoíris tu fotografía de perfil en Facebook, si anunciar los asesinatos de mascotas en alguna zona en nuestro país, si hacer una denuncia de acoso laboral como la desaprobación del comportamiento de un conductor ya sin entrar en si hablar de política, religión, o ideologías contrarías a las nuestras o problemas de género son temas que para muchos son de suma importancia, para otros puedan exagerarlas, sacarlas de contexto, o verter contenido sin sentido, mientras para otros tantos resultan sumamente alarmantes y ofensivos, es justo dónde nos percatamos de la diversidad de pensamientos con las que nos topamos todos los días, y nos guste o no, el problema es la poca tolerancia, la crítica sin fundamentos y el no respetar el derecho de los demás.

Por la misma razón en la que alguien no está de acuerdo otra persona defiende con toda la pasión esa postura, sin caer en radicalismos, nuestra postura deberá ser de completo respeto por la libertad de pensamiento, mismo derecho que tenemos incluso al emitir nuestro opinión de manera educada, tolerante y previa información de lo que uno va a comentar y verter. El desconocimiento genera enfrentamientos y la ignorancia los multiplica.

Toda libertad de expresión comienza justo en el QUÉ haremos con esa información, si queremos ignorarla, si decidimos no participar en esos temas, si deseamos involucrarnos por completo o finalmente en que aceptamos ver en nuestras redes sociales. En definitiva, todo lo que se vive en estos medios es alimentado única y exclusivamente por nosotros, desde el amigo que aceptamos hasta la publicidad que nos logra impactar a través del algoritmo de la misma red, recuerda, tu eres el producto, no lo que ves anunciado, ellos te necesitan y harán todo lo posible por atraparte.

 

 

Y no nos olvidemos de esto que os digo;

 

“Que detrás de cada mensaje en las redes sociales siempre estará alguien de carne y hueso y así como las normas universales convergen para la buena convivencia entre seres humanos en el plano físico, de la misma manera se debería aplicar ya y sacar un código universal de la red valida  para el mundo, y no favoreciendo a unos y perjudicando a otros, para que la comunicación por las redes sociales, fuera mejor y sin duda, tolerante”.

 

Ya ves, que siempre intentamos proporcionar algún que otro tema interesante y a poder ser de actualidad, pues nos gusta y mucho nuestro trabajo. No dudes en seguirnos si te apetece o a contactar con nosotros a través de nuestro e.mail provisional; toniiraola@gmail.com, resolveremos tu consulta lo más rápido posible. Seguimos!!

Feliz e increíble día a todos. Antoni de Iraola.

Owner www.antonideiraola.es

 

 


Cuando restas esperando conseguir el mayor número de "me gustas" por foto. Por Antoni de Iraola.

Instagram, Facebook y plataformas varias, que nos quitan la vida lentamente. Por Antoni de Iraola.

 

Des de ya hace un poquitín de tiempo, cuando compartes una instantánea nueva en Instagram, restas esperando conseguir el mayor número de "me gustas" por foto por parte de los usuarios de la comunidad.

Sin embargo, y ahora más que nunca, pasan los minutos y no llegan las ansiadas notificaciones, o de repente te llegan todas de golpe, como si la red desapareciera y fueras invisible para el resto, te has dado cuenta?.

Muy pocos sabemos a ciencia cierta cómo funciona el algoritmo de la red social de la fotografía y aun así, este es modificado periódicamente ya que la misma red es un gran negoció con un único fin, seguir creciendo y generando ingresos. Pero es justo ahora, cuando ha salido a la luz una investigación que revela una curiosa técnica de Instagram para conseguir "retener" a los usuarios el máximo tiempo posible en la aplicación. Y que sin duda alguna va a sorprenderte, ya verás!

Y es que sí se conocen algunas pistas para hacer que tus publicaciones lleguen al mayor número de instagramers posibles y con ello recibir cuántos más corazones mejor, entre  muchas y otras varias, tienes en el retoque fotográfico (ajustando parámetros como el brillo, el contraste o la luz), hasta añadir filtros pasando por la mejor hora de publicación de la foto en Instagram.

 

Todos y cada uno de ellos cuentan para conseguir una mayor interacción con tu instantánea. O no? O eso amenos creíamos todos!

 

Des de los departamentos técnicos de muchas compañías que operan hoy en la red, y con las miradas aún puestas en su hermana mayor, después de que Facebook decidiera cambiar su política y mostrar más los posts de tus amigos antes que las noticias, perjudicando así a los medios digitales ( véase el caso Catalán y su proceso político, seguro que has notado que la gente ya no habla tanto de ello, publica o gestiona contenido, pues no es así, esta hecho adrede por la misma compañía a petición de muchos y varios intereses, pues prima el negocio por encima de todo ), y ahora la polémica concierne a la otra red social propiedad de Mark Zuckerberg.

 

 

Un nuevo e interesante informe revela que Instagram oculta aposta los "me gusta" de las fotos para forzar a que entres e interactúes de nuevo con la app, posicionándola y aumentando el tráfico.

Y esto encierra un enorme problema aún mucho más grave y al cual ayer desde Antoni de Iraola ya le hacíamos referencia en nuestro último post:  “Cada vez hay más personas que sienten mal y que no valen nada si los demás no se lo reconocen”. Por Antoni de Iraola. Y es que si querer alarmar a nadie, pero si destacándolo;

“la autoestima de muchos usuarios está condicionada por el número de corazones de cada una de sus publicaciones”. Y ello es tan cierto, como yo me llamo, Antoni.

Pero si bien es cierto, la tecnología nos permite estar conectados los unos con los otros, un abuso de la misma genera dependencia y condiciona nuestro carácter y personalidad. Al mismo tiempo que también crea adicción al móvil y a las redes sociales, pudiéndonos llevar a sufráis trastornos psicológicos y de conducta muy grabes, no solo en menores, sino en adultos.

 

 

Y es que desde hace ya aproximadamente 10 años, y tras el proceso educacional y instalado por las compañías tecnológicas, bajo el amparo de lo gratuito, véase en aplicaciones como en la gratuidad de los terminales ( Smartphones ),  la utilización de los teléfonos móviles a día de hoy, está afectando a nuestro cerebro, a la manera que tenemos de relacionarnos con otras personas, produciendo una significativa pérdida de la capacidad de atención, disminuyendo el equilibrio entre el trabajo y la vida social, así como nos quita tiempo para estar con nuestra familia, amigos y parejas. Lo sabías?

Seguiremos con este tema y muchos más, esperando te resulte interesante.

Feliz e increíble día a todos. Antoni de Iraola.

Owner in  www.antonideiraola.es