confianza

La escritura. Antoni de Iraola

Firmamos cheques, apuntamos notas, en el lateral de nuestro diario o libreta de acciones, así como nuestras agendas. Enviamos mails, redactamos ponencias y presentaciones, enviamos cartas…si cartas. Aquello que antiguamente hacíamos cuando queríamos contactar con alguien, transmitirle sentimientos, decirle un simple te quiero o que estábamos bien. Ahora, las tecnologías nos permiten esta mensajería de manera instantánea, pero la verdad sea dicha, continuamos escribiendo de una manera u otra.

Face, twiter, watts, mesenger, Instagram…por todos lados la escritura es presente, mucho más de lo que somos conscientes y más aun de la fuerza que esta tiene.

Querer decir algo con una imagen es importante e impactante además que hay que escogerla muy bien, sino no llegaremos con nuestro mensaje. ¿Pero qué es lo que le da la fuerza? La escritura.

Esa frase o conjunto de palabras, silabas o monosílabas que enriquecen la luminosidad u opacidad de la imagen, haciéndonos reaccionar. Y es que, sin ella, la escritura, no seriamos nadie.

Por eso ahora más que nunca debemos cuidarla, mimarla, y sobretodo aplicarla correctamente. Pues al final, una de las pocas cosas que nos queda es el lenguaje escrito, la libertad de palabra y expresión, decir o apuntar aquello que anhelamos y pensamos.

Siendo esta al final, la única que si deja rastro de lo que hemos sido, hecho o dicho. Nuestra vida es lo que escribimos, sobre cualquier soporte, sobre nuestro espíritu, nuestra consciencia, grabando cada una de nuestras acciones de la vida. Ese inmenso e intenso devenir de situaciones que nos llevan de un lado a otro, con un final ya escrito, pero de prologo e historia por escribir.

No lo olvides nunca, la fuerza de la escritura, es tan poderosa como la energía solar, pues si estamos hoy haciendo lo que hacemos, posiblemente sea por que aprendimos cosas de otros que las escribieron. ¡Ahora te toca a ti!

Ver más La escritura. Antoni de Iraola
Confía en ti

“Los cambios son posibles, solo debes desearlos “ Confía en ti . Antoni de Iraola.

Hace 7 años no podía imaginarme el gran cambio que sufriría mi vida tal y como la conocía. De verdad os lo digo, no hay mal que por bien no venga, y es este un refrán muy muy cierto.

Des de Rusia a Ucrania, pasando por Mallorca y otros lugares varios a los cuales me llevo mí situación posterior a la enfermedad padecida y cierre de mí empresa. Una caída de varios miles de metros, sin fin, sin poder detenerme, hasta tocar el fondo más profundo de los fondos posibles esa fue y es la realidad de lo vivido, pero que gracias a enormes personas, entre ellas mi gran amigo y hermano Mateu (pollo para los amigos), su familia a la que adoro y me acogió sin pensarlo ni un minuto, su hospitalidad y a mis dos enanos, Aina y Pol que aun que estuvieron lejos, pero siempre conmigo, juntos todos ellos me empujaron a la vez, me hicieron replantear mi vida tal y como la conocía, cerrar una etapa, aceptar la caída y empezar a crecer y lo más importante para remontar,

“Creer en mí de nuevo“.

Ver más “Los cambios son posibles, solo debes desearlos “ Confía en ti . Antoni de Iraola.
twitter

No por mucho Twittear, se consiguen más seguidores. Antoni de Iraola.

A simple vista, Twitter es el mundo de las cifras. Uno sigue a Npersonas y a uno le siguen Npersonas. Ha publicado Nnúmero de mensajes en Ndías, meses o años. Cada mensaje ha recibido Ncantidad de aplauso o se ha compartido N número de veces. La conclusión, pues, está cantada. Todo es un juego y quien tiene números más altos gana. Pero esta percepción, como se ha ido demostrando a lo largo de los años, es falsa. Las redes sociales no son cuestión de números porque los números pueden responder a compromisos o a caprichos o modas. Lo que sí son las redes sociales es cuestión de influencia. Y en ese terreno, el más lacónico usuario puede ser quien firme el comentario más determinante de todos en un momento dado. Y por esta regla de tres, la fórmula más fácil de parecer irrelevante es seguir la ley de los números y publicar mucho.

Ver más No por mucho Twittear, se consiguen más seguidores. Antoni de Iraola.