reinventarse

Reinventarse no es LinkedIn. Por Antoni Iraola.

Me encanta ver como todos somos grandes especialistas en nuestro sector, vuestro sector. Y yo el primero en esta magnífica red, LinkedIn.

Vamos...que todos somos la leche, pero no paramos de mostrar nuestros logros, y lo " majos " que somos. ¿Verdad? Mala señal...

Algo está fallando. ¿Qué es lo que no está llegando a nuestra cuenta de explotación? Lo sabéis…. Yo creo que sí.

Y es que a mí me empieza a preocupar más el “con que medios “ las compañías van a gestionar toda nuestra sabiduría y experiencia, si estas están sin recursos o recursos muy limitados, aplazando pagos, retardándolos o sencillamente han desaparecido, para no volver, aun que algunos crean que sí volverán. Siento ser tan oscuro.

Estamos a punto de ver el nacimiento de una nueva manera de trabajar y no hablo de low-cost o teletrabajo. Esta ya existía, yo llevo 10 años practicándola, pero ahora me va a tocar reinventarme como a todos. Hasta la cadena más exitosa de comida rápida del mundo, cambiará o desaparecerá. ¿Lo dudas? Yo no.

Pues toda aquella compañía que no aprendió de la crisis del 2008, y sus costes de estructura les esté superando un porcentaje muy elevado como es la mayoría, mermando ya su viabilidad y pagos inmediatos, restándoles capacidad de maniobra, deberían empezar a pensar en cambiar de acera...su futuro está ya claro, y para ello no es necesario ser vidente. Un ICO, no les salvara del a debacle. Es muy sencillo,...la cadena esta rota. Estamos ante la ultima gran maniobra del sistema bancario a nivel especulativo,  ante la apropiación masiva de activos devaluados a corto y medio plazo. pues si hoy ya no puedes pagar, que te hace pensar que en Julio, por decir algo si podrás?

Algunos hablan ya de insolidaridad de la Europa presente hacia países como España o Italia, para no aceptar su parte de culpa. Yo hablo de poca determinación y falta de objetivos de un país cansado de tanto mangante, que nuevamente nos lleva al colapso financiero.

Pero la verdad es que no están los deberes hechos, y nuestra administración ha vivido del crédito sin ser gestionada correctamente. Sin escuchar nada, sin abrir la ventana y observar los vientos cambiantes y copiar modelos de negocio de países exitosos.

Y es que es mucho más fácil acogerse al crédito comisionado que decir basta. Marcar un punto final, o un punto y aparte. Aceptar para volver a empezar no es fracasar y alargar la agonía no es necesario cuando se sabe que la muerte está cerca solo por orgullo.

Por eso decir la verdad y afrontar cada uno su responsabilidad, empezando por los ciudadanos que no hemos sido capaces de escoger los políticos, administradores y entes de trabajo administrativos correctos de este país la última década, y en estos me incluyo yo. Siendo ya no una cuestión del PSOE, PP, C’s etc.…, los cambios son necesarios de arriba a bajo no de abajo arriba como va a volver a suceder aun que los de arriba, poco van a notar nada. Nosotros volveremos a ser los derrotados en esta nueva guerra 4.0.

El endeudamiento ha seguido creciendo, impulsado por una banca “Monopolista” y condicionada a sus elevados costes de estructura. Bajo el paraguas de que aun quedaba un tanto por ciento de l población por crujir, llegando a nuestros hijos. Todos ellos mucho más listos que nosotros, los de la franja 40/50. Pues no les interesa la política. No les interesa la banca y sus hipotecas o préstamos. Y mucho menos no les interesa el sistema. ¿Y te preguntarás por qué? Sencillo. Llevan años viendo sufrir a sus padres, madres, abuelos y familiares. Mientras deambulan buscando una solución a su insolvencia, que por fin va a llegar. Pues la fiesta llego a su fin.

reinventarse

Y ahora qué; sencillo.

El COVID19, es la excusa perfecta para el control de todos a través de nuestros Smartphones, para la videovigilancia masiva y el pago por uso masivo una vez adiestrados como ovejas.

· Es la excusa perfecta para eliminar el dinero Negro y el no pago con efectivo. ¡Todo digital!

· Es la excusa perfecta para la condonación de deuda y eliminación de intermediarios como los agentes de bolsa, o acreedores entre países.

· Y si, todos a trabajar en entornos online. E-comerce, etc…pero quien ha pensado en el coste de implementar todo ello, o creéis que Amazon, ¿etc…les ha salido gratis ser el nº1 en ventas online?

Hahn amigo, volvemos a la cuenta de explotación de tu compañía, al principio de mi nota. ¿Cuánto valdrá que tu empresa sea vista, bien vista o encontrada por tus posibles compradores o futuribles clientes? ¿Qué decides, `parar ventas, invierto en online y paralelamente sigo con el offline ( equipos comerciales )?

¿Y qué coste tendrá para ti todo ello? ¿Y Google? Esta ante uno de los mejores años de su historia o los próximos 10. Todos ellos ya de por sí, excelentes.

Señores…sigan mostrando capacidades. Mostrando conocimientos y voluntades, pero si al otro lado no hay posibilidades. La formula por todos conocida “oferta, demanda y equilibrio. “, llego a su fin. Llego la hora de reinventarse. Y Reinventarse, no es LinkedIn.

¡¡¡Conviene reflexionar!!!

Saludos, Antoni Iraola.


Reinventarse

Toca reinventarse cada día. Antoni de Iraola.

Reinventarse

Estamos ya a mitades de febrero,

y en breve llegaremos a su fin, y con él nos acercaremos a la primavera. Cabe decir que está siendo un mes peculiar, de tirones y frenadas, de momentos en los que pensar y en que estos, nuestros pensamientos ocupan la mayoría de nuestro tiempo, y en los que observar acompaña nuestro pensamiento y condicionan sin duda nuestra manera de hacerlo.

Hablas con uno o con otro, y la palabra reinante es inseguridad. Y es que vivimos una época en que la inseguridad planea por encima de todas nuestras acciones, además que son multitud de noticias las que no alientan para nada el positivismo, ni a corto o medio plazo.

¡No miréis la tele, hacedme caso!

Muchos lo muestran en sus rostros, otras personas en sus acciones o aptitudes y hay quien inherente respira y anda con paso firme, temiendo desplazarse para un lado u otro, evitando caer con sensación de desequilibrio. Y es que da igual si tienes 29, 32, o 40 años, la edad empieza a no ser lo más importante, y si la aptitud o aptitudes ante las cosas. A todos nos ha tocado vivir ahora y en este tiempo, ni al vecino menos, ni a tu jefe más. Tenlo en cuenta.

 

Son momentos de aprender a controlar los tiempos, de saber ser paciente, de mirar objetivamente pensando en la realidad, dejando de lado la fantasía adquirida de niños, pero sin dejar de soñar, nunca.

 

Y a mí pensar Antoni de Iraola, pues la verdad nunca es certera, pero sí muy objetiva, cierto es que a todos nos gustaría volver a momentos pasados, ya 10 años después de ese 2006 loco, de presupuestos indecentes, presiones relativas, objetivos más que cumplidos antes de finalizar una navidad llena de excesos y sueños, a veces con muy poco esfuerzo…pero es que los tiempos han cambiado. Y no querer verlo, es no vivir en la realidad.

También hay que decir que, a todo ello, nuestras principales necesidades y productos que las acompañan, se han encarecido desproporcionalmente a lo que rendamos laboralmente los que rendimos algo, pues hay quien ya no renda nada, dolencia de un presente, que nuestros gobernantes son incapaces de resolver, sus egoísmos partidistas y capacidades cognitivas, se encuentran obstruidas, ante un país enfermo de futuro.

Señores, vivimos un inmenso cambio, las nuevas tecnologías nos están llevando a un nuevo mundo, en el que no me vaticinaría a decir que si mejor o peor que lo conocido hasta ahora, pero sí muy diferente. Donde el voy a estudiar una carrera, para luego trabajar 25 años en la misma compañía, al lado de casa, mi hipoteca y mi familia, mi coche y mis vacaciones de 30 días, es cuestión de un pasado, que no queremos olvidar, y que ya no es posible hoy.

 

Reinventarse

 

Toca reinventarse cada día, toca renacer cada mañana, dar lo mejor, y esperar llegar a la base y mantenerse, solo e únicamente eso, pues la cima es peligrosa y el éxito empresarial o laboral, sinónimo de envidia en mucha gente. Cabe y debemos reflexionar, pues sin unidad, humildad y objetividad, no hay futuro posible.

Estos tiempos, los nuevos tiempos, son veloces y conllevan pausas breves. Pero queremos correr demasiado y perdemos el sentido de la realidad, y es que alomemos será que es momento de dejar ir lastre o cargas, renunciar y aceptar, para volver a construir. Observar nuestras vidas y dejar de compararnos, buscando sentirse realizados y lo más importante, felices y satisfechos con nuestro hacer diario, siendo no estando.

 

 

¡Son breves reflexiones, aunque a mí parecer certeras…y es que todo avanza tan rápido que alomemos cuando nos demos cuenta, nos habremos estrellado, todos!

 Antoni de Iraola.