www.antonideiraola.es

No son Vacaciones.Es un Stop.

Siempre me he considerado alguien positivo y muy resiliente. Capaz de mucho e impulsor de otros, pues así me lo han hecho saber algunas de las personas con las que trabajo y he trabajado, además de una persona experimentada y conocedor de mi trabajo, y amante de este.

Pero debo reconocer y ya lo hice en privado con @xavi-roca-cusachs-pericas, en una conversación mucho más que interesante no hace más de un mes, que estaba colapsando, el me lo hizo ver. ¿Me estaré desenamorando? ¿Se acabo mi amor con las redes ? ¿ Será tontería pasajera o el calor de estos días?. Puede!

La verdad de todo esto, es que sufro un colapso no por exceso de trabajo ni de ideas. Estas me siguen fluyendo y mucho, pero solo se está convirtiendo en eso, ideas. Sino un colapso motivacional en lo que hago.

El mercado se ha descontrolado, y busca magos lowcost. Alguien que barra, aspire, cocine y sirva a bajo coste. Que al mismo tiempo de beneficios inmediatos sin inversión y a poder ser, no diga no o te estas equivocando. Esto no gusta. Son 22 años de experiencia, tres países donde he vivido, un proceso de fallida empresarial y personal, un divorcio y una enfermedad que casi me envía al hoyo,  y eso no es gratuito.

Vivimos un momento donde demasiados expertos que crean expectativas que solo terminan en eso, expectativas y no realidades, me llevan a trabajar de bombero no de lo que soy. Y yo con todos mis respetos, no oposite para ello.

Pero ya no es solo eso. Sino que es justo cuando decido pasar del 1 al 2, para ir subiendo de nivel en mis acciones que pierdo el interés de manera fulgurante. Mi cuerpo dice Stop. Y automáticamente me detengo. Es alucinante.

www.antonideiraola.es

Será que estos últimos once años, he apretado demasiado, y no hice las vacaciones  cuando tocaba pensando en la inmortalidad. ¿ Me habré  olvidado de mí, para atender a todos los demás ?. Podría ser y seguro que es eso, pues hay algo en mí que me lo repite en voz baja día tras día, de manera reiterada. Y es que todo y estar inmerso en varios e interesantes proyectos, tengo la sensación de que la energía vital mía está al límite, y lo más importante; me canse de estirar.

· No son problemas económicos. ( no los tengo, siempre fui pobre, jejejeje )
· No es falta de trabajo. ( proyectos tengo, unos mejores otros no )
· No es el verano. ( por decir algo más )

Son y parece ser que va en serio, unas enormes ganas de dejar de hacer lo que hago, y he estado haciendo los últimos 22 años. En definitiva " pirarme " a otro sector, otra actividad. Otro país no,..ya no puedo.

Pero si, un lugar donde sumar sea motivante y valorado…en definitiva, mucho más satisfactorio para mí, y a poder ser NUEVO. No me importan aprender. Todo lo contrario, me encanta aprender.

Ya No es una cuestión retributiva sino personal y mental.

No son las ganas ni el conocimiento los que harán que me marche. Son las redes, sus plataformas y la vorágine descontrolada y desinformativa, en la que estamos todos inmersos, la que me tiene cansado. El mundo necesita otras cosas, y para nada no me asusta el cambio. Pues el cambio que estamos viviendo todos es tan sumamente grande, que necesitaremos décadas para remontar.

Lo dicho…no son vacaciones, solo voy a probar de tomarme un respiro, observar des de la distancia y escuchar. A ver que sucede.

Feliz e increíble verano y vacaciones a todos.

¡¡¡Seguimos!!!


denegación de servicio

Ataque de denegación de servicio al sitio web. Por Antoni de Iraola.

Ataque de denegación de servicio al sitio web.

 

En seguridad informática, un ataque de denegación de servicio, también llamado ataque DoS (siglas en inglés de Denial of Service) o DDoS (de Distributed Denial of Service), es un ataque a un sistema de computadoras o red que causa que un servicio o recurso sea inaccesible a los usuarios legítimos. Normalmente provoca la pérdida de la conectividad de la red por el consumo del ancho de banda de la red de la víctima o sobrecarga de los recursos computacionales del sistema de la víctima.

 

Este tipo de ataques suceden cuando alguien, y en mí caso está perfectamente identificado, no quiere o intenta que no puedas avanzar, mediante el ataque al Login de tu acceso web, esperando que, mediante cientos de ataques repetitivos y continuados de manera sistemática, vulnerar y lograr el acceso a la misma, para hacerla caer o publicar según sus intereses para hacer más daño.

 

denegación de servicio

 

 

Una vez realizada la introducción pertinente cabe decir que, dicho  individuo que carece de moralidad alguna y que a día de hoy cree que así me detendrá en el que es sin duda mí gran objetivo de este año, resta soñando en su mundo día a tras día, en la que su vida llena de fantasías, realidades desproporcionadas y facturaciones fantasmagóricas que intenta por todas la gente crea como si fuéramos todos estupidos, y en las que hasta los niños de P3 dudarían de la veracidad de las mismas, pues son insostenibles, persiste e insiste todo y que puedo demostrar que, están basadas todas en mentiras, traiciones y desconfianzas, siempre en pro de su interes.

Decirte que; mientras continuas con tus labores de testaferro de otros, blanqueas dinero y realizas multitud de actuaciones ilícitas fuera de los marcos legales, creyendo en tu inmortalidad, ya pronto veras como  tu tiempo de gozo, disfrute e inmunidad, se habrá terminado. ¡Apúntatelo!

A ti, que continuamente actúas como actúas. Que viertes todo lo que estas vertiendo de mí, de mi familia, de mis hijos, de mi pasado, sin fundamento alguno, sin prueba alguna, y sin tener los huevos de trasladarlo a un juzgado, pues si fuera verdad lo habrías hecho, como así lo he hecho yo sobre tus irregularidades, y no en la red, escondido y de manera cobarde, pues en definitiva es lo que eres, un cobarde y un mentiroso. Sería entonces cuando demostrarías, que eres un hombre de verdad y no alguien despreciable, no solo para mí, sino ya para muchos otros.

Puedes ir vendiendo que eres un gran emprendedor, puedes ir de gran empresario y seguir presumiendo de tus trajes de miles de €uros, tus logros que en sí, no son logros sino bulos, que sostienen a un hombre de paja, de ser un gentleman cuando eres un incompetente con mayúsculas, además un incompetente sin estudios ni formación alguna. Deberías saber que pronto nos veremos, muy pronto, antes de lo que crees y piensas.

 

Te deseo tengas un grandísimo y hermoso día, de corazón.

 

Pdta; (Y si, si lo que querías es saber si estoy molesto, te diré que si…pero más que molesto, quería darte las gracias, por que un día confié en ti y gracias a quien fuera, descubrí como ibas a joderme, suerte que me di cuenta, pero me subestimaste).

 

¡Lo dicho, nos veremos muy pronto! Apúntatelo. Antoni de Iraola.

denegación de servicio

 

 


autoestima

No vales nada, sigue así! Por Antoni de Iraola.

Cuántas veces hemos oído, o nos hemos visto implicados en esta situación.

 

“Esto es así o así, si no te gusta, ahí está la puerta “ y es que no vales nada, sigue así. Situación muy común en tiempos de crisis como la actual, en la mayoría de grandes compañías y en diversos y variados cargos de responsabilidad de las mismas.

 

Y es que las relaciones de poder entre jefe-empleado, no son normalmente nada agradables y en la gran mayoría de casos, los objetivos establecidos no pueden ni son posibles llevarlos a cabo, y lo saben. Porque la realidad de hoy, supera con creces y claramente la ficción.

Las disputas o dificultades en nuestras relaciones personales con quienes nos mandan y que se establecen entre ambos, dificultan enormemente en gran mayoría de casos el avance de una compañía hacia nuevos resultados, retos y sobre todo hacia la satisfacción de nuestros clientes, quienes son los que al final perciben la calidad de aquello que envuelve un producto o servició.

Unos, los jefes, se sienten con pleno derecho de usar el poder con autoritarismo, mientras que los otros, los empleados, obedecen por temor, pierden la autoestima. Dejando de lado el valor humano que constituye una compañía, y que al final hacen y constituyen las personas, pues hacen que mejor o peor al responder al teléfono, atender físicamente a los clientes o simplemente la barren, mucho mejor o peor aquella compañía y marca.

Los que están en posición de poder suelen confundir con “servilismo “ lo que es normal y cotidiano en servició o trabajo entre ambas partes, establecidos contractualmente por una relación basada en el temor del empleado a perder su trabajo o en su necesidad de tener un sueldo, sí o sí. Véase la mayoría de ofertas o entrevistas de trabajo publicadas a día de hoy, en que los objetivos y circunstancias imposibles, llevan al desespero de aquellos que la solicitan ante la criba de miles de posibles candidatos frente a un sueldo miserable y promesas ilusionantes que nos hacen perder de vista la realidad de la misma.

Y es que, a este estilo de jefes, que recurren en el autoritarismo con el fin de sacar ventaja, des de su posición dominante y lograr que su voluntad sea cumplida sin ser cuestionada, hay que decirles y hacerles ver, que podría ser el entre muchas otras cosas, que algún día estuvieran en el otro lado además de que se equivoca, a mí parecer. También hay que decir que de empelados hay de muchos tipos, pero hoy no es el tema, ya llegará. ¡Prometido!

 

autoestima

 

“Pero hay que decir que lo peor en este mundo, es educar por métodos basados en el temor, la fuerza y la autoridad, por que destruye la sinceridad y la confianza, llevándonos a una falsa sumisión, sin reversión alguna posible “.

 

Por qué solo generan conductas agresivas, de odio o ineficacia ante los clientes. Y es que no hay percepción más dañina para una compañía y el futuro de la misma, que aquella que notan los clientes, con el descontento, inseguridad y la falta de estima, determinación o autonomía del empleado, hacia la compañía que uno representa.

Toda compañía, grande o pequeña al final es formada por personas. Personas con familia o sin ella. Personas con valores, autoestima y cualidades diversas, aptitudes adquiridas o por adquirir y aprender. Y todas ellas por encima de cualquier preció, cultura o menospreció o desvalorización de los trabajos a desempeñar, son y serán personas, siempre. Sea bien en un trabajo como maquinista, barriendo, limpiando cristales, manejando grandes cuentas, o despachando dinero en un banco, al final todas ellas suman y constituye la grandeza de una marca y compañía.

 

Vivimos tiempos de cambios, convulsos y sobretodo de egoísmos muy intensos por parte de muchos. Todos ellos, los egoísmos junto nos llevan a la división y al enfoque a mí parecer erróneo de nuestro hacer diario, por eso estamos como estamos (véase la clase política de este país).

 

 

autoestima

 

Y hoy, resulta que este apunte en mí bloc va dirigido al mundo laboral. Pero de manera idéntica podría ir enfocado al ámbito personal y de uno mismo dado que es perfectamente extrapolable y comparable. Y es que en estas, nuestras relaciones personales a día de hoy, ya sucede o se vislumbra en el futuro más inmediato, mostrandonos que dicha posibilidad a que suceda, exista.

Sinceramente y ante todo ello, creó yo, debemos reflexionar. ¡Feliz e increíble semana a todos!!

Antoni de Iraola.

 

 


horizonte

El horizonte. Por Antoni de Iraola.

El horizonte (del griego ορίζοντας, "orizonta": limitar) es la línea que aparentemente separa el cielo y la tierra. Vista desde cualquier ángulo esta línea siempre aparece a la altura de los ojos del espectador. Esta línea es en realidad una circunferencia en la superficie de la Tierra centrada en el observador.

Arrancamos trimestre, legislatura, año laboral y el nuevo periodo escolar. Sin duda alguna ante nosotros y ante mí, grandes retos se avecinan, es momento de arremangarse, luchar y confiar en uno mismo.

Marcarse objetivos, definir estrategias y tener muy clara la línea a seguir para sin duda alguna lograr llegar ya no vencer, será nuestra tarea en todas nuestras facetas de nuestra vida amenos este trimestre que empezamos.

En el horizonte, albergamos esperanzas, ilusiones y visualizamos si observamos solo un poquitín, situaciones que asoman a la dificultad del momento que nos a tocado vivir.

Contemos los pasos, establezcamos control sobre el tiempo y mantengamos la calma. Observar, escuchar, atender y luego sin duda actuar, serán pautas a seguir muy recomendables.

El sentido de la realidad y más aún el sentido de la posibilidad, debe ir sin duda unido al de la motivación y la constancia.

Hemos de autoeducarnos en la toma de decisiones, la inseguridad y la incertidumbre nos acompañaran de por vida, acostumbrémonos a coexistir con ellas, a convivir, pues la búsqueda de la seguridad total, es un enorme error de principios.

Recuerda.

Ser humilde para reconocer y asumir errores y valiente para afrontar retos. Sin estas premisas, el horizonte nos quedará aún más lejos.

Antoni de Iraola.

horizonte